Menú
Fatayers
90 minutos | Baja

Fatayers

Estos deliciosos pasteles de carne son uno de los platos tradicionales de la cocina árabe, una especie de empanadilla que también se puede rellenar de otros ingredientes como espinacas o queso.

Receta archivada en: Masas y rebozados, Carnes, Horno, Árabe, Platos principales

Ingredientes para Menos 6 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon los 350 gramos de harina de trigo en un recipiente amplio junto con el sobre de levadura en polvo. Remueve para que se integren.
  2. Corta los 50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente en pequeños cubos y añádelos a la harina junto a 100 mililitros de agua. Trabaja con las manos hasta que los ingredientes se hayan ligado entre sí y hayas conseguido una masa homogénea y elástica.
  3. Haz una bola con la masa y deja que repose durante 1 hora a temperatura ambiente cubierta con un paño de cocina limpio.
  4. Mientras la masa reposa, comienza a hacer el relleno. Pon los 300 gramos de carne picada de ternera en un recipiente y añádele la cebolla y el pimiento rojo picados, así como 1 cuchara de aceite de oliva.
  5. Mezcla el relleno con las manos y luego agrega las especias: 1 cucharada pequeña de pimentón dulce, ½ cucharada de comino, 2 cucharadas de perejil y de cilantro, una pizca de pimienta negra molida y sal al gusto. Remueve hasta que todos los ingredientes se hayan integrado.
  6. Divide la masa en 12 o 14 porciones y haz pequeñas bolas con cada una de ellas. Luego estira cada porción de masa con un rodillo de cocina hasta que ésta tenga forma de oblea. Pon una cucharada generosa de relleno en el medio de la masa.
  7. Cierra el fatayer doblando ambos lados como si fuera un caramelo, pero el relleno del centro debe quedar sin cubrir por la masa. Asegúrate de que los lados están bien cerrados presionando con un tenedor.
  8. Coloca los fatayers en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y mete durante 15 minutos en el horno previamente calentado a 180ºC.
  9. Cuando la masa haya adquirido un ligero tono dorado, sácalos del horno y sírvelos calientes o en frío.

Receta completa

El fatayer es una especie de pastel de carne pequeño que tiene mucha semejanza a las empanadillas tradicionales. Un plato de origen árabe que se suele consumir en países como Irak, Egipto, Jordania o Palestina. A pesar de que no se conoce el momento exacto en el que el fatayer nació, se cree que durante la Edad Media esta receta se popularizó como una forma de conservar la carne durante más tiempo una vez ya estaba cocinada. La receta tradicional de fatayer cuenta con un relleno de carne de ternera que se acompaña de otros ingredientes como cebolla, pimiento y diferentes especias. Sin embargo, también se pueden encontrar otras variantes que sustituyen la carne por las espinacas -sabanekh- o por el queso -jibnah-. Si quieres aprender a preparar tus propios fatayers caseros, aquí tienes la receta con la que conseguirás un resultado delicioso garantizado.

El fatayer es una especie de empanadilla de carne de origen árabeEl fatayer es una especie de empanadilla de carne de origen árabe

Elaboración

Para empezar a preparar la masa de estos fatayers, lo primero que tendrás que hacer es poner los 350 gramos de harina de trigo en un recipiente amplio y añadirle el sobre de levadura en polvo. Remueve para que ambos ingredientes se integren y luego trocea los 50 gramos de mantequilla antes de añadirla a la masa. Es importante que la mantequilla la hayas sacado de la nevera un par de horas antes de haber empezado con la receta, ya que sino estará demasiado dura como para que la puedas trabajar. Por último, añade 100 mililitros de agua y mezcla todo con las manos, trabajando la masa hasta que ésta tenga una textura homogénea y elástica. Luego haz una bola con ella y déjala en el recipiente tapado con un trapo de cocina limpio para que repose a temperatura ambiente durante 1 hora.

Mientras tanto prepara la mezcla con la que vas a rellenar los fatayers. En esta ocasión se trata del relleno clásico de carne, aunque también se pueden encontrar otras versiones con espinacas o con queso. Pela y pica finamente la cebolla y ponla en un bol junto a los 300 gramos de carne de ternera ya picada. A continuación, lava el pimiento rojo con abundante agua del grifo, quítale el pedúnculo y córtalo en pequeños trozos asegurándote de que está perfectamente limpio de semillas y pellejos. Ponlo en el recipiente con el resto del relleno y agrega también 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada pequeña de pimentón dulce, ½ cucharada de comino y 2 cucharadas de perejil y cilantro. Incorpora también una pizca de pimienta negra molida y sal al gusto. Mezcla todo con las manos o con una cucharada hasta que los ingredientes se hayan integrado por completo.

Los fatayers se pueden comer tanto calientes como fríosLos fatayers se pueden comer tanto calientes como fríos

El siguiente paso será sacar la masa del recipiente en el que ha estado reposando y que ya habrá crecido por efecto de la levadura. Córtala en pequeñas porciones, dependiendo del tamaño que quieres que tengan los fatayers. Con esta receta tendrás masa suficiente para hacer entre 12 y 14. Da forma redondeada a cada una de las porciones con ayuda de las manos y luego estíralas con un rodillo de cocina hasta que tenga forma de oblea. Luego coloca una cucharada generosa de relleno en el centro de la masa y cierra el fatayer doblando cada uno de los extremos hacia dentro como si fuera un caramelo. El relleno que quede en el centro no debe estar cubierto por la masa y tendrás que asegurarte de que los extremos no se abrirán presionando un poco con un tenedor como se haría en el caso de las empanadillas tradicionales.

Si lo prefieres también pues darles forma triangular haciendo la forma de un tricornio. A medida que vayas dando forma a los fatayers ve colocándolos en una bandeja de horno previamente cubierta con papel vegetal o papel de hornear. Por último, pon a calentar el horno a 180ºC y, cuando haya alcanzado la temperatura indicada, mete los fatayers durante 15 minutos. Pasado ese tiempo comprobarás que la masa habrá tomado un ligero color dorado, momento en el que ya podrás sacarlos del horno y servírselos a tus comensales bien calientes. Si se sobran no te preocupes, pues podrás comerlos en otro momento ya que fríos también están deliciosos.

Te puede interesar

Comentarios