Menú
Tarta de pera
60 minutos | Media

Tarta de pera

Esta receta es fácil de preparar y lo mejor de eso, podrás sorprender con un postre que es realmente espectacular.

Receta archivada en: Tartas, Frutas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más porciones

Receta paso a paso

  1. Precalentar el horno a 190-200 grados
  2. Extendemos la masa de hojaldre en una superficie con harina
  3. Colocamos la masa de hojaldre en el molde donde hornearemos
  4. Preparación del relleno, pelando y cortando las peras
  5. Elaboración de la crema, mezclando azúcar, mantequilla y huevo
  6. Verter la mezcla sobre la base de peras
  7. Hornear durante 15 minutos, aproximadamente
  8. Sacar del horno
  9. Colocar otra base de peras para decorar la tarta
  10. Con una brocha, mojar esa base de peras con la crema anteriormente elaborada
  11. Dejar hornear otros 15-20 minutos
  12. Sacar del horno y dejar reposar
  13. Degustar la tarta de pera

Receta completa

La pera es una fruta que podemos ver en los supermercados casi a lo largo de todo el año, es decir, es un alimento de temporada. Sin embargo, en esta época es cuando realmente gana presencia y cuando más se compra. Por eso, si eres uno de los amantes de la pera te vamos a proponer una alternativa en la forma de comerla.

Se tarta de la tarta de pera, en la que el ingrediente principal es esta fruta, como no podía ser de otra manera. Debes saber que la pera es un alimento muy jugoso y refrescante, pues contiene un 80% de agua, lo que hace que también sea fácil de digerir. Con todo esto, la tarta que vamos a proponer que elabores se transformará en un delicioso postre con el que dejar impresionados a todos tus comensales e invitados.

Elaboración

Como en la mayoría de las recetas de repostería, el primer paso suele ser precalentar el horno, de manera que cuando vayamos a introducir nuestra tarta ya haya estado unos minutos calentándose, justo lo que hemos tardado en preparar la elaboración. Por eso, al inicio debes encenderlo a unos 190 o 200 grados de temperatura. Ahora comienza la elaboración de la tarta, un postre muy socorrido.

Procura que te quede jugosaProcura que te quede jugosa

Una vez hecho este sencillo paso, vamos a comenzar de lleno con la elaboración de nuestra tarta de peras. Aunque primero hay que preparar lo que va a ser la base de la receta. Para ello debes coger la masa de hojaldre que se va a convertir en la base de la tarta y estirarla sobre una superficie plana en la que hemos espolvoreado un poco de harina para que no se pegue. Ahora debes alisarla bien, puedes ayudarte de un rodillo de cocina, hasta que compruebes un grosor adecuado y liso. A continuación y con mucho cuidado, debes trasladar la masa sobre el molde, que debemos tener muy cerca. Intenta que quede lo más estirada posible, sin arrugas, aunque no será un problema que esto ocurra, pues nova a influir en el sabor final de la tarta. Una vez encajada en el molde, puedes recortar los trozos de masa sobrante y que consideres que no tienen sentido. Te recomendamos que hagas unos cuantos agujeritos con un tenedor en la base para que transpire en el horno.

Si no eres un gran amante del hojaldre, te proponemos una tarta sin este ingrediente. Para ello tienes que elaborar una crema con tres huevos, cinco cucharadas de harina y diez de azúcar. Además, deberás añadir levadura. Cuando tengas todos estos ingredientes bien mezclados y tenga aspecto de una crema, añade los trozos de pera y echa todo sobre el molde, previamente impregnado con mantequilla. Asegúrate de que toda la tarta queda con trozos de pera, para que al comerla no haya trozos vacíos. También puedes decorar la superficie con algunas láminas finas de pera.

Ahora sí, llega el momento de comenzar con el relleno de la tarta, lo que va a dar ese sabor intenso a pera. Para ello tenemos que coger todas las frutas y pelarlas como primer paso. Una vez que hayas quitado toda la piel, córtalas por la mitad para dejarlas limpias de pepitas y cualquier cosa que pueda interferir en su degustación. Cuando estén limpias del todo tendrás que cortarlas en láminas finas, aunque esto puedes hacerlo a tu gusto y cortarlas más gruesas en función de cómo te guste comerlas después en la tarta. Cuando tengas suficientes, puedes ir colocándolas en la base de la masa de hojaldre que tenemos en el horno. Lo lógico es situarlas en forma de rosetón, de manera que se vayan solapando un poquito unas con otras, para que no queda ningún hueco de la tarta vacío y sin pera. No gastes todos los trozos de pera, ya que te vamos a proponer una forma de utilizar algunos. Eso sí, te lo vamos a desvelar un poco más adelante.

El almíbar de la pera dará un toque muy especialEl almíbar de la pera dará un toque muy especial

El siguiente paso es elaborar la crema espumosa que va a ir situada encima de la base de peras que ya hemos colocado. Para ello tienes que batir el huevo y el azúcar, hasta que vayas viendo una mezcla perfecta. Será entonces cuando añadas la mantequilla, que tendrá que estar derretida para que se impregne bien con los otros ingredientes. Una vez listo, procederemos a verter esta crema sobre la base de peras que tenemos en el molde, aunque igual que anteriormente, guarda un poquito de crema. Ahora, la receta va cogiendo forma de una deliciosa tarta de pera.

A continuación, es el momento de introducir la tarta en el horno, para que coja ese aspecto tan apetecible. Como ya teníamos el horno precalentado, bastará con que permanezca dentro alrededor de 15 minutos. Trascurrido este tiempo, abre el horno, saca la tarta y coloca encima las láminas de pera que habíamos reservado. Así, el aspecto será más bonito, ya que la parte superior estará decorada con el propio ingrediente principal. Para que quede más jugosa, con una brocha de cocina debes volver a bañar esas rodajas con un poco de la crema que también hemos elaborado y utilizado para el interior de la tarta. Hecho esto, vuelve a introducirla en el horno y dejala otros 15-20 minutos aproximadamente, hasta que veas que el hojaldre tiene el color dorado, al igual que las peras.

Finalmente, queda sacar la receta recién hecha del horno y dejarla reposar y enfriar en una encimera, ya que es una tarta que no se come muy caliente. Sin embargo, ya sabes que es a gusto de todos y puedes degustarla cuando más te apetezca.

Te puede interesar

Comentarios