Menú
Tarta Sacher
120 minutos | Alta

Tarta Sacher

La tarta Sacher, un exquisito bizcocho relleno de mermelada de albaricoque y recubierto con un glaseado de chocolate negro... ¿quieres aprender a cocinarla en casa? No te pierdas la receta.

Receta archivada en: Tartas, Chocolate, Mermeladas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

  • 6 huevos grandes
  • 130 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 gramos de chocolate para fundir (70% cacao)
  • 130 gramos de harina de trigo
  • 340 gramos de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de vainilla (esencia)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 200 gramos de mermelada de albaricoque (sin trozos de fruta)
  • 130 mililitros de agua
  • 200 gramos de chocolate negro (70% cacao)

Receta paso a paso

1 Cubre las paredes del molde para tartas con un poco de harina y mantequilla para que no se pegue el bizcocho. Puedes cubrirlo también con papel de horno para retirarlo fácilmente.

2 Precalienta el horno a 170 ºC con calor arriba y abajo.

3 Derrite 130 gramos de chocolate al baño maría o al microondas y resérvalo.

4 Tamiza la harina con la levadura. Resérvalo.

5 Separa las claras de las yemas de los huevos y colócalas en un recipiente. Añade sal y móntalas. Cuando estén a medio montar, coge 220 gramos de azúcar y echa la mitad. Una vez montadas, resérvalas.

6 En otro recipiente, bate el resto de azúcar con la mantequilla hasta obtener una mezcla esponjosa y de color amarillo pálido.

7 Incorpora a la mezcla las yemas de los huevos una a una mientras sigues batiendo. Agrega la esencia de vanilla y el chocolate fundido y bate hasta conseguir un aspecto homogéneo. Incorpora también la harina tamizada y mézclala con suavidad.

8 Añade las claras montadas. Lo haremos en tres veces, mezclando con la espátula con suaves movimientos. Vierte la masa en el molde y alisa la superficie con una cuchara o una espátula.

9 Introduce el bizcocho en el horno y cocina durante 45 minutos a 170 ºC. Comprueba que está hecho clavando una aguja en la parte central y observando que sale limpia.

10 Cuando esté listo, sácalo del horno y déjalo reposar unos minutos. Cuando no queme, desmóldalo, ponlo boca abajo sobre una rejilla y déjalo enfriar.

11 Una vez frío, córtalo por la mitad. Calienta la mermelada un poco en el microondas y cubre con ella una de las mitades de la tarta. Tápala con la otra.

12 Para el glaseado, calienta el agua y 120 gramos de azúcar blanca hasta que se disuelva por completo.

13 Derrite 200 gramos de chocolate negro al baño maría o al microondas.

14 Vierte la mezcla del agua y el azúcar en el chocolate y remueve para obtener una mezcla homogénea y fluida. Deja reposar unos minutos (con cuidado de que el chocolate no se ponga duro).

15 Coloca el bizcocho ya relleno sobre una rejilla con una bandeja debajo. Deja caer poco a poco el glaseado sobre el centro de la tarta. Se repartirá solo sobre toda la superficie.

Receta completa

La tarta Sacher es considerada una de las mejores tartas del mundo. Rivaliza directamente con el brownie de chocolate clásico y el coulant de chocolate. Y es que este denso bizcocho de chocolate relleno de mermelada y recubierto de un delicado glaseado le quita el hipo a cualquiera. Es toda una explosión de dulzor e intenso sabor a chocolate, un placer para los más golosos.

¿De dónde viene esta receta? Si quieres degustar la original, deberás viajar hasta el Hotel Sacher, en Viena, donde guardan la receta original de la tarta Sacher. Y es que fue creada por Franz Sacher en el año 1832, en Viena. Franz era aprendiz de repostero por entonces, pero cuando enfermó su jefe, tuvo que sustituirlo para crear un postre con motivo de una fiesta para el príncipe Klemens Wenzel von Mettimich, y con la hoy bautizada tarta Sacher, Franz pasó a la historia.

La tarta Sacher, considerada una de las mejores del mundoLa tarta Sacher, considerada una de las mejores del mundo

Es una de las recetas mejor guardadas y más clásicas de la repostería. Su receta original nunca ha sido revelada, pero esto no ha impedido que muchos se hayan lanzado a prepararla en casa, pues la versión que te ofrecemos es igualmente deliciosa. Para conseguir un resultado lo más parecido al original, el secreto está en usar un chocolate de calidad, con al menos un 70% de cacao, y una buena mermelada de albaricoque.

Pero otra parte del éxito de esta tarta es la textura del bizcocho. Debe ser firme y ligeramente esponjoso. La receta original no incluye levadura, por lo que dejamos en tu mano añadirla o no. Sin embargo, si no dispones de una batidora potente para conseguir un buen merengue, recomendamos añadir una cucharadita.

Elaboración

Coge un molde para tartas de 22 cm dediámetro y cubre sus paredes con un poco de harina y mantequilla para que el bizcocho no se pegue. También puedes cubrir el molde con papel de horno para retirar el bizcocho después con más facilidad. Precalienta el horno a 170 ºC con calor arriba y abajo. Derrite 130 gramos de chocolate al baño maría o al microondas y resérvalo. Tamiza a continuación la harina junto con la levadura y reserva también.

Separa las claras de las yemas de los huevos y colócalas en un recipiente. Añade una pizca de sal y móntalas. Cuando estén a medio montar, coge 220 gramos de azúcar y echa la mitad. Si quieres un resultado óptimo, móntalas con un robot de cocina o varillas eléctricas. Una vez montadas, resérvalas. En otro recipiente, coge el resto del azúcar de esos 220 gramos y bátelo con la mantequilla hasta obtener una mezcla esponjosa y de un color amarillo pálido.

Incorpora a la mezcla las yemas de los huevos una a una mientras sigues batiendo. Espera que se integre por completo la yema anterior antes de añadir la siguiente. Agrega la esencia de vainilla y el chocolate fundido y bate hasta que consiga tener un aspecto homogéneo. Incorpora también la harina tamizada y mézclala con suavidad. Si utilizas varillas eléctricas, realiza este paso a baja velocidad. También puedes mezclarla con ayuda de una espátula.

El secreto de la receta está en usar un buen chocolateEl secreto de la receta está en usar un buen chocolate

A continuación, añade las claras montadas que habías reservado. Lo haremos en tres veces, mezclándolo con la espátula con suaves movimientos. Una vez hecho esto, vierte la masa en el molde y alisa la superficie con una cuchara o una espátula. Introdúcelo en el horno y cocina el bizcocho durante 45 minutos aproximadamente a 170 ºC. Para comprobar que está perfectamente hecho, ya que el tiempo puede variar según el horno y el diámetro del molde, clava una aguja en la parte central y comprueba que sale limpia. Cuando esté listo, sácalo del horno y déjalo reposar unos minutos hasta que pierda un poco de calor. Cuando no queme, desmóldalo, ponlo boca abajo sobre una rejilla y déjalo enfriar.

Ahora pasaremos a rellenar nuestro bizcocho. Cuando esté totalmente frío, córtalo por la mitad. Calienta ligeramente la mermelada en el microondas para conseguir una textura más fluida. Cubre con ella una de las mitades de la tarta y tápala con la otra.

Llegamos al final de la receta, pues solo nos queda preparar el delicioso glaseado de nuestra tarta. Para ello, calienta el agua y 120 gramos de azúcar blanca hasta que se disuelva por completo. Derrite 200 gramos de chocolate negro al baño maría o microondas. Vierte la mezcla del agua y el azúcar en el chocolate y remueve rápidamente para obtener una mezcla homogénea y fluida. Dejalo reposar unos minutos, pero no demasiados, ya que el chocolate comenzará a endurecerse.

Con ayuda de una manga pastelera, escribe la palabra SacherCon ayuda de una manga pastelera, escribe la palabra Sacher

Coloca el bizcocho relleno con la mermelada sobre una rejilla y pon debajo una bandeja para recoger el chocolate sobrante. Deja caer poco a poco el glaseado sobre el centro de la tarta. Se irá repartiendo solo por toda la superficie. Mueve un poco el bizcocho para que se asiente el chocolate si fuera necesario, pero no la toques demasiado porque no quedará uniforme. Puedes ayudarte con una espátula o cuchillo para recubrir las paredes del bizcocho. Una vez cubierto, deja que el chocolate se solidifique a temperatura ambiente.

Si quieres imitar la receta tradicional, calienta un poco más de chocolate, que en este caso puede ser blanco, y con ayuda de una manga pastelera con una boquilla fina, escribe la palabra Sacher en la superficie de la tarta. ¡Y listo! A disfrutar de este manjar.

Consejos de preparación

- Un buen truco para cortar las capas de la tarta es congelar el bizcocho previalmente durante, al menos, 6 horas. Así evitaremos que la miga se rompa cuando cortamos las capas.

- Para conseguir un merengue firme, comienza batiendo las claras con la sal a velocidad baja. Cuando se hayan espumado un poco añade el azúcar y aumenta la velocidad de la batidora hasta que al levantar el brazo de esta el pico que forman las claras no se caiga.

- Corta y baña el bizcocho del revés, así la parte superior se verá más lisa y los bordes más definidos.

Te puede interesar

Comentarios