Menú
Harira
50 minutos | Baja

Harira

Con esta sencilla receta descubrirás el increíble sabor que alberga la gastronomía de Marruecos.

Receta archivada en: Verduras y hortalizas, Legumbres, Carnes, Vapor, Marroquí, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. La noche anterior a preparar la harira deja los 100 gramos de lentejas y los 100 gramos de garbanzos a remojo en agua templada y por separado. A estos últimos añade también un par de cucharadas de bicarbonato para luego poder quitarles la piel fácilmente frotándolos con las manos.
  2. Pela y pica la cebolla en cuadrados pequeños, haciendo lo mismo con las 2 ramas de apio y el cilantro y el perejil fresco. Reserva todos los ingredientes por separado.
  3. Limpia los 250 gramos de carne de ternera de posibles pellejos y luego córtala en cuadrados medianos. Reserva para más adelante.
  4. Pela los 5 tomates y córtalos también en cubos. Resérvalos en un recipiente a parte.
  5. Echa un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una cazuela amplia y pon a calentarlo a fuego medio-bajo. Luego pocha en él la cebolla.
  6. Cuando la cebolla empiece a estar tierna, incorpora el tomate troceado y sazona con sal y pimienta negra al gusto. Remueve con una cuchara de palo y deja que se cocine durante 5 minutos antes de incorporar la carne y el jengibre rallado.
  7. Pasados un par de minutos, añade a la harira los garbanzos ya pelados y el litro de caldo de pollo y sube el fuego hasta que empiece a hervir.
  8. Cuando la harira llegue a ebullición, baja el fuego un poco y agrega el apio, el perejil y el cilantro ya picados y deja que se cueza todo durante 30 minutos.
  9. Incorpora las lentejas y vuelve a dejar el guiso otros 20 minutos en el fuego antes de agregar los 150 gramos de tomate triturado natural y dejar cocer otros 20 minutos más.
  10. Pasado ese tiempo, añade los 150 gramos de fideos y deja que se cocinen durante 15 minutos. Luego sirve la harira bien caliente con un poco de cilantro picado por encima.

Receta completa

La harira es una sopa originaria de Marruecos que se prepara a base de legumbres, carne y alguna que otra hierba y especia como el cilantro y el jengibre. Es un plato que se cocina durante todo el año pero que es especialmente tradicional durante el Ramadán, ya que su alto poder nutritivo lo convierte en la receta perfecta para romper el ayuno durante ese mes tan señalado. Además, también es costumbre servirlo con otros ingredientes para acompañarlo como es huevo duro, dátiles, higos o un postre llamado shebbakiyya y que consiste en tiras de pasta cubiertas con miel y sésamo. Sin duda, la harira es el plato perfecto para entrar en calor durante estos días de frío y una opción perfecta con la que sorprender en una comida familiar con una sopa llena de sabores diferentes. Si te animas a prepararla tan solo tienes que seguir los pasos que te mostramos a continuación.

Elaboración de harira

Al igual que ocurre siempre que se prepara cualquier receta con legumbres, es imprescindible poner éstas a remojo la noche anterior para que se hidraten. En este caso tendrás que hacerlo con las lentejas y los garbanzos, poniendo cada uno de los ingredientes en dos cazos distintos llenos de agua templada para que reposen durante, como mínimo, 12 horas antes de empezar a preparar la harira. En el caso de los garbanzos también tendrás que añadir un par de cucharadas de bicarbonato al agua para que éstos se puedan pelar fácilmente antes de incorporarlos a la sopa. Para ello tan solo tendrás que frotarlos con las manos para ver cómo la piel se va cayendo sola gracias al efecto del bicarbonato, y es que es esencial que no se encuentre ninguna de esta pielecilla del garbanzo en la harira.

La harira es el palto perfecto para entrar en calor en los días de fríoLa harira es el palto perfecto para entrar en calor en los días de frío

Para empezar a preparar la receta como tal, primero pela la cebolla, córtala en dados muy pequeños y resérvala. Luego lava las 2 ramas de apio y pícalo finamente, haciendo lo mismo con el cilantro y el perejil frescos. Reserva cada uno de los ingredientes por separado. A continuación, comprueba que la carne está perfectamente limpia de pellejos y luego córtala en cubos pequeños. Por último, quítale la piel a los 5 tomates y córtalos en dados de tamaño mediano. En este momento ya puedes echar un chorrito de aceite de oliva virgen extra en la cazuela en la que vayas a hacer la harira y ponerla a calentar a fuego medio-bajo. Luego sofríe en él la cebolla durante unos minutos y, cuando empiece a estar tierna, incorpora los tomates troceados. Sazona con sal y pimienta negra al gusto, remueve con una cuchara de palo y deja que se cocine durante 5 minutos.

Pasado ese tiempo, añade los trozos de carne y el jengibre ya pelado y rallado. Ten cuidado de no pasarte con éste último, ya que aporta un toque muy característico que no es del agrado de todo el mundo. Tras unos minutos más en el fuego será el momento de añadir a la cazuela los garbanzos ya hidratados y pelados y cubrir todos los ingredientes con el litro de caldo de pollo. Remueve y deja en el fuego hasta que comience a hervir, entonces bájalo y agrega el apio, el perejil y el cilantro ya picados. Luego deja que se cocine todo durante 30 minutos antes de incorporar las lentejas ya hidratadas y dejar reposar otros 20 minutos en el fuego. El siguiente ingrediente que hay que añadir son los 150 gramos de tomate natural triturado, remueve con la cuchara de palo para que se integre con el resto de los ingredientes y vuelve a dejar en el fuego durante otros 20 minutos. Por último, agrega los fideos -siendo lo más recomendable que éstos sean lo más finos posible- y deja la harira unos últimos 15 minutos más hirviendo antes de sevirla bien caliente con un poco de cilantro picado por encima.

Te puede interesar

Comentarios