Menú
5 bebidas refrescantes y bajas en calorías para el verano

5 bebidas refrescantes y bajas en calorías para el verano

Si no sabes qué beber además de agua cuando sales en verano, disfruta en probar estas 5 bebidas refrescantes.

Llega el verano, las altas temperaturas y una necesidad imperiosa de refrescarse sea como sea. Las terrazas y las cañas son una de las opciones más recurrentes cuando no podemos soportar el calor, pero ¿realmente es saludable tomar tanta cerveza? Es verdad que una caña bien fresquita es de lo mejor que hay para quitar la sed, pero no se puede sobrevivir el verano a base de cerveza.

Además, hay otra serie de bebidas muchos más saludables que nos refrescan igual o mejor que la caña. Son bajas en calorías, por lo que son más recomendables. Antes de entrar a repasarlas ten en cuenta que, aunque pueda parecerlo porque se suele servir frío, el alcohol no nos quita la sed ni nos hidrata. Puede hacer lo contrario.

Aunque pueda parecer increíble podemos disfrutar de bebidas refrescantes durante los días de calorAunque pueda parecer increíble podemos disfrutar de bebidas refrescantes durante los días de calor

Aunque pueda parecer increíble podemos disfrutar de bebidas refrescantes durante los días de calor sin miedo a que se dispare nuestro consumo de calorías. Eso sí, ya te advertimos que lo mejor para quitar la sed y mantenernos hidratados es el agua. Lo más recomendable es tomar dos litros al día. Qué otras bebidas refrescantes podemos consumir que son bajas en calorías. Ahora mismo lo vemos.

La clara, con gaseosa

Vale, te acabo de decir que no puedes sobrevivir el verano a base de cañas y ahora te digo que sí puedes tomar claras. ¿La diferencia? Aquí entra el componente gaseosa, que no tiene calorías. La proporción que sirven en los bares suele ser de dos partes de gaseosa por una de cerveza, así que date cuenta de la diferencia que existe.

La clara es igual de fresca que la caña y, además, mucho menos pesada para el estómago. Tiene otra ventaja: que te permite no renunciar a una tarde de cañas con los amigos. Eso sí, has de tener cuidado y a la hora de pedirla especificar que la quieres con gaseosa y no con limón.

La diferencia es que esta última suele estar elaborada con refrescos de limón que contienen mucho azúcar, con lo que acabarás sumando muchas más calorías con cada vaso que te tomes. Si optas por la de gaseosa estarás tomando una de las bebidas más refrescantes que puedes encontrar en cualquier bar.

El tinto de verano

Pocas cosas hay más míticos del verano que, precisamente, el tinto de verano. Presenta similitudes con la clara y es que su ingrediente fundamental es la gaseosa, de nuevo. Aquí se cambia la cerveza por vino tinto.

Por lo general no lleva más que esos dos ingredientes, y un par de cubitos de hielo, pero para quedarte más tranquilo puedes preguntar al camarero si le echan algo más. No es raro que en algunos sitios turísticos confundan tinto de verano con sangría que, en este caso, lleva azúcar y refrescos azucarados y no es nada recomendable para nuestro propósito. El azúcar, además de sumarte calorías, no te quitará la sed.

Zumos y granizados naturales

¿A quién no le apetece un buen granizado en verano para calmar la sed? Son muy recomendados cuando están hechos con productos naturales y no se les añaden refrescos ni azúcar, algo de lo que no siempre estamos seguros cuando los pedimos fuera de casa. Lo mismo ocurre con los zumos de frutas, puesto que la mayor parte de los que se comercializan sí la tienen.

Puedes consultar en el establecimiento antes de pedirlo, pero también puedes prepararlos en tu casa y degustarlos sin mayor problema. Tan sólo necesitas fruta, hielo y una máquina para exprimir el zumo. Y tienes una de las bebidas más refrescantes, sanas y baratas que puedas imaginar. Puedes probar a mezclar distintos sabores, añadirle menta...

Puedes optar por los clásicos tés con hielo o buscar infusiones específicas para consumir en fríoPuedes optar por los clásicos tés con hielo o buscar infusiones específicas para consumir en frío

Infusiones con hielo

Si alguna vez te has puesto a dieta con un profesional seguro que una de sus primeras recomendaciones fue tomar infusiones. Son diuréticas y depurativas, ayudan a consumir agua y calman el hambre en determinados momentos. Aunque solemos asociarlas con agua hirviendo no tienen que tomarse siempre calientes, en verano con una excelente opción en versión fría. Puedes optar por los clásicos tés con hielo o buscar infusiones específicas para consumir en frío, que desde hace unos años se comercializan. Y para endulzarlas hazlo con sacarina o stevia, descarta el azúcar.

Refrescos light

No cabe duda que los refrescos son la opción más recurrida por muchos de nosotros cuando tenemos sed. Están elaborados con mucho azúcar, por lo que no son nada recomendables, sobre todo cuando se consumen de forma diaria. Pero hay que tener en cuenta que esta industria no permanece ajena a las demandas de la sociedad, cada vez más preocupada por el consumo excesivo de calorías.

Por ello cada vez son más las marcas que ofrecen una versión light de sus refrescos más populares. Repetimos que no son lo más recomendable, pero si te apetece es mejor elegir la versión sin azúcar que aquella que sí la contiene. La oferta actual es muy variada.

Te puede interesar