Menú
Paella de pollo
70 minutos | Baja

Paella de pollo

Este plato es uno de los más tradicionales dentro de la gastronomía española. De marisco o de carne, todas las versiones están deliciosas pero esta de pollo hará que te chupes los dedos.

Receta archivada en: Arroces, Carnes, Sartén, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Comienza preparando las verduras. Lava los pimientos y elimina los posibles restos de semillas y pellejos. El pimiento grande rojo córtalo en tiras y las mitades roja y verde en pequeños trozos.
  2. Pela la ½ cebolleta y los 2 dientes de ajo y pícalos en trozos muy menudos.
  3. Lava los tomates y córtalos en pequeños cubos.
  4. Comprueba que los 4 contramuslos de pollo están perfectamente limpios y sazónalos al gusto con sal.
  5. Pon los 250 gramos de guisantes a cocer en agua hirviendo con un poco de sal.
  6. Echa un chorro de aceite de oliva virgen extra en la paellera y ponla a calentar a fuego medio. Primero incorpora los pimientos, que deberás dejar pochar hasta que veas que la piel empieza a desprenderse. Luego sácalos y resérvalos.
  7. Fríe el pollo de forma homogénea hasta que empiece a dorarse y luego apártalo hacia los laterales de la paellera.
  8. En el centro de la paellera añade la cebolla y los ajos picados y pocha hasta que la cebolla empiece a adquirir un tono transparente. Agrega el tomate picado y remueve el sofrito hasta lograr una pasta.
  9. Echa los 400 gramos de arroz bomba y deja que se sofría durante unos minutos y luego junta el pollo con el resto de los ingredientes.
  10. Incorpora el azafrán y el litro de caldo de pollo, remueve y deja que reposar en el fuego hasta que el líquido rompa a hervir.
  11. Agrega los trozos pequeños de pimiento y los guisantes cocidos y remueve para que se integren.
  12. Deja cocer la paella durante 20 minutos, moviéndola de vez en cuando para que el arroz no se pegue.
  13. Tras ese tiempo prueba el arroz y, si está blando, apaga el fuego. Deja reposar 10 minutos antes de servir decorada la paella con las tiras de pimiento rojo cocidas y unas rodajas de limón.

Receta completa

Receta completa

La tortilla de patatas, el gazpacho, el pulpo a la gallega o la fabada asturiana son algunos de los platos estrella dentro de la cocina tradicional española. Pero, por su puesto, tampoco se puede dejar fuera de la lista a la paella. Sin duda, una de las recetas que más atraen a los extranjeros y de la que nosotros tampoco nos cansamos nunca. Se dice que la paella, que es originaria de la Comunidad Valenciana, tiene una serie de ingredientes básicos entre los que se encuentran el pollo, el conejo, las judías verdes o el azafrán, además del arroz. Actualmente se pueden encontrar muchas versiones de esta receta, siendo lo más normal que sea de marisco, de carne o mixta. La de pollo es la más tradicional y con esta receta podrás aprender a prepararla fácilmente en casa y sorprender así a toda tu familia.

Elaboración de la paella de pollo

A la hora de comenzar a cocinar esta deliciosa receta de paella de pollo lo primero que hay que hacer es preparar las verduras. Comienza lavando el ½ pimiento verde y los pimientos rojos bajo el agua del grifo, con cuidado de eliminar todas las pepitas y los posibles pellejos que puedan quedar. A continuación, corta el pimiento rojo entero en tiras -que serán las que pondrás en la parte superior para decorar- y luego la mitad del rojo y del verde en pequeños trozos. Luego pela y pica la ½ cebolleta y haz lo mismo con los 2 dientes de ajo, que deberás laminar muy finamente. Por último, lava y corta los 2 tomates en trozos muy pequeños o, si lo prefieres, también puedes optar por rallarlos.

Puedes cambiar los guisantes por habichuelas verdes, ambos aportan mucho saborPuedes cambiar los guisantes por habichuelas verdes, ambos aportan mucho sabor

Una vez hayas terminado con las verduras es el momento de comenzar con el pollo. Asegúrate de que los 4 contramuslos están totalmente limpios de pellejos y sin piel -aunque hay gente que prefiere dejársela-. Luego sazona con sal al gusto y resérvalo para usarlo más adelante. Antes de comenzar a pochar las verduras pon a cocer los 250 gramos de guisantes en un poco de agua hirviendo con sal. Luego vierte un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra en la paellera, que deberás poner a calentar a fuego medio. A continuación, añade el pimiento verde y el pimiento rojo picado y fríelo de forma homogénea dándoles vueltas con una cuchara de palo. El pimiento estará listo cuando veas que la piel se desprende fácilmente, momento en el que deberás retirarlo de la paellera y reservarlo.

Ahora es el momento de añadir los 4 contramuslos de pollo, dejando que se doren por ambas partes. Cuando veas que está listo, apártalo un poco y agrega la cebolla y los ajos en el centro de la paellera para empezar a hacer el sofrito. La cebolla comenzará a volverse de un tono transparente, siendo ese el momento en el que deberás agregar los 2 tomates ya troceados. Remueve y deja que el sofrito se haga poco a poco hasta tener una especie de pasta. A continuación, agrega los 400 gramos de arroz y sofríelo durante unos minutos y luego júntalo con el pollo que habías apartado. Por último, agrega el litro de caldo y un poco de azafrán o de colorante. Remueve para que todos los ingredientes se integren y luego deja que la paella repose hasta que el líquido rompa a hervir, siendo ésta la señal de que ha llegado el momento de incorporar los trozos pequeños de pimientos ya cocidos -reservando aún las tiras- y los guisantes escurridos.

La paella de pollo es típica de la gastronomía españolaLa paella de pollo es típica de la gastronomía española

Vuelve a remover para que los ingredientes se integren y luego deja que la paella repose durante 20 minutos, momento en el que ya debería estar lista. Eso sí, durante ese tiempo no te olvides de mover la paellera para que el arroz no se pegue y asegúrate de que el líquido está perfectamente repartido. Cuando hayan pasado los 20 minutos de cocción prueba el arroz, si está blando ya puedes apagar el fuego, pero si aún está un poco duro deberás dejarlo unos minutos más e ir probando cada poco tiempo hasta que esté tierno. Una vez hayas apagado el fuego, la paella deberá reposar durante unos 10 minutos aproximadamente, momento que puedes aprovechar para decorar con las tiras de pimientos que habías reservado y con algunas rodajas de limón.

Te puede interesar

Comentarios