Menú
Liebre guisada
155 minutos | Baja

Liebre guisada

Además de ser un plato perfecto para toda la familia por lo delicioso que está, la liebre también se caracteriza por ser una fuente muy importante de proteínas al mismo tiempo que a penas contiene grasa.

Receta archivada en: Carnes, Guisos, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon a macerar la liebre el día anterior a la preparación del guiso. Para ello mete los trozos de carne en un recipiente amplio y cúbrelos con los 500 mililitros de vino tinto, un poco de tomillo, un par de hojas de laurel y los 5 dientes de ajo previamente pelados y machacados.
  2. Al día siguiente saca los trozos de carne y sécalos con un poco de papel de cocina. Por otra parte, cuela el líquido del macerado y resérvalo para utilizarlo más adelante.
  3. Echa un poco de harina de trigo en un plato y reboza en ella los trozos de liebre. Luego cubre el fondo de una cazuela con aceite de oliva virgen extra y ponlo a calentar a fuego medio, marcando él la liebre.
  4. Cuando la liebre tenga un tono dorado homogéneo, incorpora a la cazuela los 150 mililitros de brandy o de coñac y deja que repose en el fuego durante unos minutos sin la tapa para que el alcohol se evapore.
  5. Prepara las verduras: pela y pica en trozos medianos las 3 zanahorias, los 2 tomates, el puerro, la cebolla y el pimiento verde. Póchalas durante unos minutos en una olla con un poco de aceite de oliva virgen extra.
  6. Cuando las verduras estén tiernas, agrega a la olla los trozos de liebre ya marcados, el vino colado del macerado y un poco de tomillo. Luego cubre totalmente los ingredientes incorporando la cantidad necesaria de caldo de carne.
  7. En el momento en el que el guiso llegue a ebullición, baja a fuego lento y deja que repose durante 2 horas.
  8. Puedes optar por comerlo en el mismo día o al día siguiente, siendo esta última la opción más recomendable para asegurarse de que todos los sabores se han integrado y ligado perfectamente entre sí.

Haz una salsa para dar jugosidad a la liebreHaz una salsa para dar jugosidad a la liebre

Receta completa

La liebre es una de las piezas de caza que más comúnmente se utilizan en la cocina, siendo un ingrediente muy asentado en la tradición gastronómica española. Entre las ventajas de optar por la liebre en vez de otra pieza de caza mayor es que ésta es bastante más ligera, al mismo tiempo que destaca por ser una fuente muy importante de proteínas con 22 gramos por cada 100 gramos de productos. Además, la liebre también es conocida por su contenido en purinas y en aminoácidos esenciales. También en su valor nutricional destaca el hecho de ser una carne que apenas contiene grasa, al igual que ocurre con el conejo, por lo que está especialmente recomendada para aquellas personas que están buscando bajar de peso. Pero, por su puesto, tampoco hay que dejar de mencionar su delicioso sabor que hace de este guiso de liebre un plato ideal para toda la familia.

Elaboración

A la hora de preparar cualquier producto de caza como la perdiz, el conejo o la liebre, lo más recomendable es macerar la carne el día anterior para conseguir que ésta quede mucho más tierna y tenga un sabor más marcado. En este caso tendrás que poner los trozos de la liebre troceada en un recipiente amplio y añadir los 500 mililitros de vino tinto, un poco de tomillo, un par de hojas de laurel y los 5 dientes de ajo previamente pelados y ligeramente machacados. El tiempo mínimo que la carne deberá estar reposando en el líquido para obtener un buen macerado es de 8 horas.

Al día siguiente, cuando comiences con la receta propiamente dicha, el primer paso será sacar los trozos de libre del recipiente y secarlos con un poco de papel de cocina. En cuanto al líquido en el que ha estado macerando la carne, cuélalo con la ayuda de un colador de red de malla fina y resérvalo para utilizarlo más adelante en la receta. A continuación, echa un poco de harina de trigo en un plato y enharina ligeramente la carne. El siguiente paso ya será marcarla, para lo cual tendrás que echar un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una cazuela y ponerlo a alentar a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, agrega los trozos de carne y remueve de vez en cuando con una cuchara de palo para que se doren de forma homogénea por todos sus lados.

La liebre es una de las mejores carnes para el consumoLa liebre es una de las mejores carnes para el consumo

Cuando la libre ya esté marcada, añade a la cazuela los 150 mililitros de coñac o de brandy y deja que repose el guiso unos minutos sin la tapa puesta para que el alcohol se evapore. Mientras tanto empieza a preparar las verduras. Pela y trocea las 3 zanahorias y la cebolla. Por otra parte, lava los 2 tomates y el pimiento verde -mejor si éste es italiano- y córtalo también. Por último, separa las hojas del tallo del puerro, lávalo bajo el grifo y pícalo en rodajas. Luego echa un poco de aceite en otra cazuela y ponlo a calentar a fuego medio para pochar en él las verduras sazonadas con un poco de sal y pimienta negra molida al gusto. Cuando éstas estén tiernas, agrega a la cazuela los trozos de liebre ya marcados y el vino del macerado.

Por último, añade la suficiente cantidad de caldo de carne como para cubrir la liebre por completo. No hace falta que añadas los 500 mililitros, tan solo la cantidad necesaria para que cubra como tres dedos por encima de la carne. Agrega también un poco más de tomillo y espera a que el guiso comience a hervir. En el momento en el que llegue a ebullición, baja el fuego y deja que el guiso se cocine lentamente durante 2 horas. Además, ahora será el momento de probar el punto de sal por si fuera necesario rectificarlo. Pasado el tiempo de cocinado indicado ya tendrás tu liebre guisada casera lista, aunque lo mejor es esperar a comerla al día siguiente para que los sabores hayan tenido tiempo suficiente para asentarse.

Te puede interesar

Comentarios