Menú
Tartiflette
90 minutos | Baja

Tartiflette

Este plato tradicional de Saboya es una especie de lasaña hecha a base de patata cocida cubierta de nata, queso, cebolla y bacon. Una receta que volverá locos a los amantes del queso gratinado.

Receta archivada en: Quesos, Lácteos, Patatas, Francesa, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

  1. Lava las patatas con abundante agua y ponlas a cocer en agua hirviendo durante, aproximadamente, 35 minutos. Luego pincha para comprobar si están blandas y retíralas del agua para que se enfríen.
  2. Pela las 3 cebollas y córtalas en juliana. Pon una sartén en el fuego y derrite los 25 gramos de mantequilla, luego incorpora la cebolla para que se poche.
  3. Cuando la cebolla esté tierna y haya adquirido un tono transparente, retírala de la sartén y resérvala.
  4. Fríe el bacon sin aceite -ya que suelta su propia grasa-hasta que esté bien dorado. Luego agrega la cebolla e incorpora un chorrito de vino blanco. Deja que repose durante un par de minutos para que el alcohol se evapore y retira del fuego.
  5. Comienza a montar la tartiflette. Corta las patatas en rodajas de 1 centímetro de grosor y cubre el fondo del molde o bandeja que vayas a utilizar. Mejor si éste es cuadrado o rectangular.
  6. Cubre la patata con la mitad de la mezcla de cebolla y bacon y haz una segunda capa de patata. Incorpora el resto de la mezcla de cebolla y cubre todo con los 100 mililitros de nata líquida para cocinar.
  7. Corona con unas rodajas gruesas de queso Reblochon, el toque estrella del plato.
  8. Pon a calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y cubre la tartiflette con papel de aluminio antes de meterlo durante 30 minutos.
  9. Pasado el tiempo indicado, retira el papel de plata y pon el horno en la posición de grill para que el queso se dore durante 10 minutos.
  10. Saca la tartiflette del horno y sirve bien caliente acompañada de una ensalada ligera.

Receta completa

Saboya no sólo es un escenario único al comprender parte de la zona occidental de los Alpes, sino que es una de las regiones francesas con mayor tradición histórica. Saboya formó parte del Sacro Imperio Romano Germánico durante la Edad Media, hasta que la coronación de Juan Peral supone que la tierra se convierta en el nuevo feudo de la casa de Saboya -de la cual forman parte personalidades como Amadeo o Eugenio de Saboya- durante los siglos XI y XIV. Finalmente, el territorio se anexiona al Francia en 1860. Con influencias de Italia, Suiza y el propio país francés, la gastronomía saboyana se compone principalmente de quesos y vino, aunque también tienen platos tan deliciosos como la tartiflette. Esta receta tiene su origen en la zona de Alta Saboya, una zona de montaña especialmente fría donde los campesinos entraban en calor con este tipo de platos. Con una base de patata cocida que se cubre con nata, cebolla y bacon, esta tartiflette es perfecto para los días de invierno.

Elaboración

La base del tartiflette es una capa de patatas cocidas, por lo que el primer paso será prepararlas. Pon una cazuela con agua al fuego y, mientras esperas a que rompa a hervir, lava las patatas con abundante agua para eliminar los restos de tierra y suciedad. Luego mete las patatas en el agua para que se cuezan, no siendo necesario que eches sal. Tras 30 o 35 minutos en el agua, pincha las patatas con un cuchillo para ver si están hechas. Si la punta se hunde fácilmente ya podrás sacarlas del agua, sino deja que se cuezan durante unos minutos más. Luego deja que se templen antes de quitarles la piel con los dedos.

Este es un plato tradicional de SaboyaEste es un plato tradicional de Saboya

Continúa pelando las 3 cebollas y luego cortándolas en rodajas más o menos gruesas. Pon a calentar una sartén con los 25 gramos de mantequilla y, cuando se haya derretido, incorpora la cebolla para que se poche. Cuando ésta ya esté tierna y haya adquirido un tono transparente, retírala de la sartén y resérvala para utilizar más adelante en la receta. A continuación, sofríe los 200 gramos de bacon en taquitos -en caso de que lo hayas comprado en tiras tendrás que trocearlo- hasta que empiece a dorarse. Entonces incorpora la cebolla a la sartén y un chorrito de vino blanco, dejando todo reposar al fuego durante un par de minutos para que el alcohol se evapore. Pasado ese tiempo, retira la sartén del fuego y reserva mientras montas la tartiflette.

Cuando ya tengas las patatas peladas, córtalas en finas rodajas de más o menos 1 centímetro de grosor. Elige el molde o fuente que vayas a utilizar para hacer el plato -siendo lo mejor que utilices uno rectangular o cuadrado-. Cubre toda la base con las rodajas de patata y luego sazona por encima con un poco de sal y pimienta negra molida. A continuación, incorpora la mitad de la mezcla de bacon y cebolla y reparte de forma homogénea. Vuelve a hacer una segunda capa de patata y recúbrela de nuevo con el resto de la cebolla y el bacon. Por último, cubre todo con los 100 mililitros de nata para cocinar y los 200 gramos de queso Reblochon cortado en rodajas gruesas. El queso Reblochon es tradicional de Saboya y está compuesto por una mezcla de queso curado, Brie, Camenbert y queso Arzua. El Reblochon es, sin duda, el toque estrella de este plato pero, en caso de que no lo encuentres en el supermercado, también puedes sustituirlo por queso Brie.

Pon a calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo y, mientras alcanza la temperatura, cubre la bandeja del horno con papel de aluminio. Mete en el horno a media altura durante 30 minutos y, pasado ese tiempo, coloca en posición de grill durante otros 10 minutos para que el queso se gratine. Quita también el papel de plata. Por último, tan solo te quedará servir la tariflette recién sacada del horno y disfrutar de este plato que vuelve totalmente locos a los amantes del queso. Además, si lo prefieres también puedes acompañarlo de una ensalada ligera.

Te puede interesar

Comentarios