Menú
Ensalada de tomate y pepino
10 minutos | Baja

Ensalada de tomate y pepino

La ensalada de tomates y pepino es una manera ideal de comer sano y de una forma rápida y sencilla.

Receta archivada en: Ensaladas, Verduras y hortalizas, Cocina rápida, Aperitivos

Ingredientes para Menos 1 Más personas

Receta completa

Cada vez son más las personas que optan por llevar una dieta sana y equilibrada. Comer fruta y verdura no tiene por qué ser aburrido. Al estar cada vez más de moda hace que sean muchas las recetas que se comparten por las redes y muchos los restaurantes y establecimientos de alimentación que han incorporado una mayor cantidad de platos frescos y saludables en su menú o en sus estanterías.

Por lo tanto, podemos encontrar en la actualidad una mayor variedad de ingredientes para crear platos sabrosos, más o menos elaborados y con productos sanos, sin procesar, e idóneos para cuidar no solamente de nuestra línea, sino también de nuestra salud a corto y a largo plazo. Por eso, cocinarlos no tiene que ser una ardua tarea y muchos de estos platos son sencillos, frescos y perfectos para cualquier época del año.

Es recomendable no aplastarlo para que no pierda su jugoEs recomendable no aplastarlo para que no pierda su jugo

Una ensalada puede ser una comida perfecta para un día de mucho calor, pero también si queremos tomar algo ligero, por ejemplo antes de acostarnos, o queremos llevárnosla al trabajo. Ingredientes tan comunes como el tomate o el pepino combinados pueden ayudarnos a realizar un plato sublime. Debemos solamente aprovecharnos de algunas opciones de aliños sanos y equilibrados con tal de terminar de darles un toque perfecto y que esta ensalada sea el plato ideal para acompañar el resto de nuestra comida. Recuerda que deberás incluir grasas saludables, carbohidratos y proteínas en tus platos con tal de conseguir una dieta sana y equilibrada, pudiendo cuidar de tu cuerpo como te mereces.

Cómo preparar una ensalada de tomate y pepino, paso a paso:

Lo primero que deberemos hacer será lavar bien el tomate y el pepino. Si adquieres un cepillo especial para lavar la fruta y la verdura te asegurarás de que siempre esté bien limpia, evitando así poder comerla en el mejor estado, ya que pasa por diferentes estados y manos hasta que llega a tu plato. A continuación puedes proceder a pelar el pepino, si lo deseas, o bien ponerlo en la ensalada con piel.

Puedes exprimirlo directamente o en un cuenco a partePuedes exprimirlo directamente o en un cuenco a parte

Cortaremos el pepino y el tomate a dados, realizando diferentes secciones y con un cuchillo que corte, con tal de no aplastar el tomate ni perder parte de su jugo o su pulpa mientras lo cortas. A continuación colocaremos el tomate y el pepino cortados en un recipiente hondo. Recuerda que mientras más hondo sea mejor, ya que podrás mezclar así con más facilidad todos los ingredientes, de manera que el resto de ingredientes líquidos o las especias lleguen bien a todos los trozos que has cortado.

A continuación cogeremos el medio limón pequeño y exprimiremos su jugo. Puedes hacerlo dentro del cuenco directamente o a parte. Ten cuidado si lo haces directamente de que las semillas del limón no te caigan dentro del cuenco, ya que podrías hacerte daño en las muelas al masticarlas sin esperártelo mientras te estés comiendo la ensalada.

Le añadimos una cucharada de aceite de Oliva Virgen ExtraLe añadimos una cucharada de aceite de Oliva Virgen Extra

Después añade la cucharada de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal al gusto y remueve bien con dos cucharas todos los ingredientes que se encuentran ahora mezclados en el plato hondo. Posteriormente deberás lavar bien las hojas de perejil y de hierbabuena y cortarlas, con mucho cuidado, en trozos muy pequeños. Los añadirás al recipiente donde estás haciendo la ensalada y lo removerás bien para que ambas hojas lleguen perfectamente a todos los trozos de tomate y pepino y le den un sabor delicioso.

Finalmente, puedes servir la ensalada en este mismo cuenco o bien puedes colocarla en otro plato, llano si se prefiere ya que todos los ingredientes y la salsa están bien mezclados y no hay necesidad de volver a hacerlo, decorando la ensalada con un trozo o bien de perejil o una hoja de hierbabuena encima. Si no la vas a consumir al momento, lo mejor será que la guardes en la nevera y la sirvas preferentemente en frío.

Te puede interesar

Comentarios