Menú
Emmental, manchego, roquefort... y otros tipos de queso

Emmental, manchego, roquefort... y otros tipos de queso

No todos los quesos son iguales, eso está claro. Hay infinitas variedades y también múltiples formas de consumirlos y sacarles la máxima rentabilidad.

En muchas culturas el queso es una auténtica maravilla para el paladar, y es que hay tantos como gustos diferentes. Gouda, chédar, azul, manchego, brie... Se pueden comer crudos o cocinados y cada queso sabe de una manera diferente ¿Quieres conocer más sobre cada variedad de queso?

La base principal del queso es la leche, bien de cabra u oveja como de vaca o búfala. Debes saber que, aunque todos los quesos están hechos con leche hay muchas variedades y formas de hacer y dejar madurar un queso. Es un alimento rico en proteínas y minerales por lo que es una forma saludable de aportar energía a nuestro cuerpo. A continuación, te describimos 15 tipos de queso diferentes ¡Empecemos!

1 Queso Gouda:

Su nombre proviene de la ciudad donde se elabora. Debe tener como mínimo 5 semanas de madurez para poder apreciar su sabor. Las piezas de poca maduración se suelen cortar en lonchas para bocadillos o sándwiches. Cuando está bien madurado puede tomarse solo o con unas rebanadas de pan. Suele ser blando con sabor acaramelado muy suave. En su interior suele tener agujeros de diferentes tamaños.

2 Queso Cheddar:

Seguro que has visto este tipo o variedad en los estantes de los supermercados, resalta por su color anaranjado y procede de Inglaterra, concretamente del condado de Someset, aunque ya se produce en todo el mundo. Se elabora con leche de vaca, su curación está entre uno y dos años, aunque se puede comer desde los tres meses desde su elaboración. En lonchas se utiliza para sándwiches o hamburguesas.

3 Queso Azul:

Este resalta por su sabor, desprende olor y su textura es bastante cremosa. Se puede consumir de muchas formas, desde salsas para carnes a solos en una tabla con quesos. Se elabora con leche de vaca, cabra u oveja. Su color y grumos de color azul o gris verdoso vienen del moho que sale a partir de su fermentación gracias al hongo pinicillium roqueforti.

El color del queso azul sale del hongo pincillium roquefortiEl color del queso azul sale del hongo pincillium roqueforti
 

4 Queso Roquefort:

Tiene denominación de origen francesa, suele presentarse en pequeñas porciones para apreciar así su sabor. Con él se elaboran muchas salsas, como la salsa roquefort, tan apreciada en los restaurantes de todo el mundo. Su delicado sabor no ahoga el del resto de ingredientes en el plato. Utilizado en canapés, rellenos de tartaletas y ensaladas.

5 Queso Mozzarella:

Uno de los quesos más famosos de Italia, su leche proviene de la búfala. Es un queso perfecto para ensaladas, pizzas donde se utiliza rallado para hornear. Tiene menos sabor en comparación con otros tipos de quesos, pero al ser tan suave es utilizado para dar un toque de distinción a muchos platos. Puede consumirse fresco o curado, depende de la utilización que le vayamos a dar.

6 Queso Fresco:

Este tipo de queso es uno de los más recomendados para cuidar nuestra línea, no pasa por el proceso de maduración, por lo que contiene mucha agua y poca grasa, aunque sí muchas proteínas. Al igual que ocurre con el queso azul, la leche para elaborarlo puede ser de vaca, cabra y oveja. Las formas más comunes de su consumo son en ensaladas y a la plancha.

El queso fresco contiene mucha agua y poca grasaEl queso fresco contiene mucha agua y poca grasa
 

7 Queso Provolone:

Otro queso italiano, su consumo principalmente es caliente, este queso se derrite y con algunas especias o verduras puede tener un sabor maravilloso. Muchos cocineros lo preparan al horno como aperitivo. Su sabor es perfecto para acompañarlo con una buena copa de vino blanco.

8 Queso de Cabra:

Inconfundible por su sabor fuerte pero cremoso. Es un queso muy utilizado en ensaladas templadas o con mermeladas, se digiere muy fácil y aporta más proteínas que los quesos elaborados con leche de vaca. Es un queso recomendado para aquellas personas que tienen problemas de riñón.

El queso de cabra se digiere muy fácil y aporta mucha proteínaEl queso de cabra se digiere muy fácil y aporta mucha proteína
 

9 Queso Manchego:

El queso español por excelencia, elaborado con leche de vaca y con denominación de origen. Su maduración mínima debe ser de 30 días y máxima de 2 años. Su corteza es dura con el grabado de zigzag y curada con aceite de oliva. Perfecto para acompañar con frutos secos, membrillo o incluso ensaladas. Es el queso más famoso comercializado fuera de España y perfecto para acompañar con un buen vino tinto.

10 Queso Emmental:

De origen suizo y elaborado con leche de vaca. Es uno de los quesos mas conocidos en las series de dibujos, gracias a sus característicos agujeros. Estos se deben al período de fermentación, donde aparecen gracias al monóxido de carbono. Es un queso de gran tamaño y peso. De hecho, puede alcanzar hasta los 52 kilogramos. Es uno de los tipos más consumidos en toda Europa debido a su sabor suave y su infinidad de combinaciones en multitud de platos.

11 Queso Mascarpone:

Uno de los quesos frescos más conocidos en todo el mundo, hablando correctamente no es un queso sino que se le añade a la leche que se utiliza para elaborar el parmesano un cultivo de bacterias. Este producto es el utilizado para elaborar uno de los postres más deliciosos, el tiramisú . Además, podemos hacerlo en casa de una manera bastante sencilla.

12 Queso Brie:

Su elaboración se produce a partir de la leche de vaca cruda, y procede de Francia. Su interior es muy blando, tiene otra capa comestible algo más dura. Tiene un sabor suave pero perfecto para fundir y comer en tostadas o acompañado con cebolla caramelizada.

El queso brie es perfecto para fundirEl queso brie es perfecto para fundir
 

13 Queso Camembert:

Al igual que el queso brie, es elaborado con leche cruda de vaca. Su proceso sigue siendo de fabricación tradicional, se deposita en los moldes con un cucharon y hacen falta como mínimo 5 cucharones para hacer un camembert. Su maduración va desde las tres a las cinco semanas. Es un queso pequeño, su aroma es ligeramente afrutado, puede tener un toque a setas con notas a hierba fresca. Se suele tomar crudo untado en pan.

14 Queso Parmesano:

Su consistencia es dura, perfecto para granular o rallar, muy utilizado en pastas. Su curación mínima para que alcance la dureza deseada no debe ser inferior a los 12 meses pudiendo llegar a los 36. En Italia, se sirve troceado y acompañado de higos o peras, por ejemplo. Su sabor es muy versátil, muy utilizado, también, en ensaladas o carpaccio.

15 Queso Tetilla:

Otro famoso español, originario de Galicia recibe su nombre por la forma de acabado puntiaguda que posee. Su leche es de vaca pasteurizada y su sabor es un poco ácido. Su maduración mínima es de siete días. Su conservación debe ser en un sitio fresco, y puede comerse tal cual o untado en tostadas.

Como has podido observar hay tantos tipos como gustos, solo hace falta probarlos y decantarse por aquellos que más te gusten.

Te puede interesar