Menú
Tarta de piña
1 hora | Baja

Tarta de piña

Esta fruta es perfecta para los días de calor, ya que es de lo más fresquita y está deliciosa. Además, es el ingrediente que le da el toque perfecto a esta tarta fría con yogur con la que te chuparás los dedos.

Receta archivada en: Tartas, Frutas, Comida vegetariana, Microondas, Postres

Ingredientes para Menos 0 Más 1

Receta paso a paso

  1. Para preparar la base de la tarta, tritura los 300 gramos de galletas con un robot de cocina o bien de forma manual con un rodillo.
  2. Derrite los 100 gramos de mantequilla en el microondas durante 10 segundos y luego júntalo con la galleta. Mezcla hasta conseguir una masa homogénea y cubre con ella el fondo del molde de la tarta.
  3. Mete la base de galleta en la nevera para que se enfríe mientras preparas el relleno.
  4. Pon a hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría.
  5. Comienza a montar los 200 mililitros de nata líquida. Lo mejor es que esté recién sacada de la nevera, ya que la textura óptima se logra cuando la nata está muy fría.
  6. Incorpora los 4 yogures naturales, que si prefieres puedes sustituir por yogures con sabor a piña, y vuelve a batir.
  7. Agrega al relleno el endulzante que más te guste -caramelo, caramelo salado, leche condensada, dulce de leche...- y bate para ligar todos los ingredientes.
  8. Saca la piña de la lata y reserva 3 rodajas. El resto córtalo en pequeños trozos e incorpóralos al bol con el relleno.
  9. Saca las láminas de gelatina del agua y escúrrelas bien. Luego ponlas en un bol con una cucharada de agua sopera y métela en el microondas durante 10-15 segundos. Una vez derretida, incorpórala al resto de los ingredientes.
  10. Bate el relleno para lograr una textura homogénea y viértelo sobre la base de galleta que estaba en la nevera. Decora la parte superior con las rodajas de piña que habías reservado.
  11. Deja que cuaje en el frigorífico durante aproximadamente 6 horas. Luego desmolda y espolvorea un poco de lima rallada por encima antes de servir.

Receta completa

La tarta de piña lleva una base de galletaLa tarta de piña lleva una base de galleta

El verano está llamando a la puerta y con él la subida de las temperaturas, momento en el que lo que apetece son comidas frescas y ligeras. La piña es una de las frutas estivales por excelencia y no sólo está deliciosa, sino que tiene múltiples propiedades beneficiosas para el organismo. Su alto porcentaje de agua -en torno al 85%- permite reponer la pérdida de líquido que conlleva el calor, mientras que también es una gran fuente de vitamina C, A, B1 y de ácido fólico. Además también contiene una enzima, llamada bromelina, que estimula la secreción de jugos gástricos para ayudar a tener una mejor digestión. Esta fruta está buenísima al natural, pero también es perfecta para incluirla en postres como el que te enseñamos a hacer en esta receta: una tarta de yogur y piña con base de galleta que hará que te chupes los dedos.

Elaboración

Para comenzar a preparar esta deliciosa y fresquita tarta de piña y yogur, lo primero que tendrás que hacer es triturar los 300 gramos de galletas para hacer la base del postre. Pueden ser las galletas que más te gusten, ya sean del tipo galleta María o integrales. Para triturarlas puedes utilizar una máquina -como una picadora o un robot de cocina- o bien hacerlo de forma manual. Si optas por esta última opción, mete las galletas en una bolsa de plástico de las que se utilizan para congelar y machácalas con un rodillo de cocina. Cuando ya tengas las galletas listas, derrite la mantequilla en un bol de tamaño mediano. Introduce los 100 gramos de mantequilla en el microondas durante 10 segundos a máxima potencia y, si cuando la saques no se ha derretido del todo, bate con un tenedor hasta que esté completamente líquida. Entonces echa la galleta pulverizada en el bol con la mantequilla y mézclalo hasta que ambos ingredientes se liguen.

Una vez hecha, la tarta debe reposar 6 horas en la neveraUna vez hecha, la tarta debe reposar 6 horas en la nevera

A continuación, pon la base de galleta en el molde donde vayas a hacer la tarta -mejor si es redondo- y presiona con los dedos para que ésta se extienda de forma regular por toda la superficie. Si quieres un resultado más perfecto puedes utilizar un vaso o una cuchara para extender la masa. Cuando tengas la base hecha, mete el molde en la nevera para que se enfríe mientras preparas el relleno de la tarta. Pon las láminas de gelatina a hidratar en un recipiente con agua fría y, mientras tanto, comienza a montar la nata. Para conseguir que ésta llegue al punto perfecto será necesario que esté reciente sacada de la nevera. Vierte los 200 gramos de nata líquida en un bol y comienza a montarla con una batidora de varillas eléctrica hasta lograr la textura deseada. Una forma de comprobar que la nata está en su punto es dándole la vuelta al bol; si la nata no se cae es que ya está, pero si todavía resbala tendrás que montarla durante unos minutos más. A continuación, deberás incorporar los 4 yogures naturales que también podrás sustituir por yogures de sabor piña. Vuelve a batir hasta integrar los yogures con la nata y después incorpora el endulzante que más te guste; por ejemplo, caramelo, dulce de leche, leche condensada... Mezcla todo de nuevo.

Ahora ya llegado el momento de incorporar el ingrediente estrella al relleno de la tarta: la piña. Reserva 3 rodajas y el resto córtala en pequeños trozos que deberás agregar al bol con el resto del relleno. El último paso será añadir la gelatina para lograr que el relleno quede firme. Sácala del agua y escúrrela con cuidado con las manos, luego ponlas en un pequeño bol con una cucharada sopera de agua y métela en el microondas durante aproximadamente 10-15 segundos. Cuando la saques verás como ya se ha derretido y ya podrás incorporarla al relleno. Bate todo de nuevo con la batidora. A continuación, saca el molde con la base de galleta de la nevera y vierte el relleno sobre ella. Por último, coloca encima las rodajas de piña que habías reservado a modo de decoración. En este momento seguro que te estás muriendo de ganas de probar la tarta, pero antes de hacerlo deberás dejarla en el frigorífico durante 6 horas hasta que el relleno haya cuajado perfectamente. Pasado ese tiempo, desmolda y sirve con un poco de lima rallada espolvoreada por encima. ¡Que aproveche!

Te puede interesar

Comentarios