Menú
Spaghettis con gulas y gambas
30 minutos | Baja

Spaghettis con gulas y gambas

Los spaghettis con marisco son una de las recetas más ricas y sencillas de consumir pasta y ahora puedes aprender cómo hacerlos.

Receta archivada en: Pastas, Mariscos, Pescados, Cocina rápida, Italiana, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

1 Poner agua a calentar en una cazuela y en un cazo. Mientras tanto, pelar y cortar los ajos en láminas y reservarlos en un plato. Cuando el agua cueza, echar en la cazuela la hoja de laurel, un chorrito de aceite de oliva, sal y verter los spaghettis. Hacer lo propio con el cazo, donde pondremos las gambas a cocer junto con la sal durante 5 minutos.

2 Cuando estén cocidas las gambas, enfriar en agua fría y pelar. Poner a calentar en una sartén grande una cucharada de aceite de oliva virgen extra y echar las láminas de ajo junto con los 100 gramos de tacos de jamón serrano. Cuando estén dorados, añadir las gambas y sofreír un minuto. Después, añadir las gulas y pochar toda la mezcla. Retirar cuando esté cocinado.

3 Una vez que los spaghettis estén cocidos, escurrimos y, sin pasar por agua caliente, los añadimos a la sartén. Volvemos a poner al fuego para calentar y mezclar todo bien con la ayuda de un tenedor de madera. El toque final sería añadir las dos guindillas y mover todo bien para que coja el toque picante exacto que se busca.

4 Servir cada ración de spaghettis con gulas y gambas en los platos y espolvorear queso por encima al gusto del comensal.

Receta completa

La pasta es uno de los alimentos más recurrentes en nuestra dieta. Además, son muchas las formas de prepararla más allá de cocinarla con tomate y carne picada como casi todo el mundo suele hacer para una salida rápida en la cocina. Aunque esta sea la receta más recurrente y sencilla, existen muchas otras posibilidades, como la que hoy os presentamos con gulas y gambas.

La pasta es uno de los alimentos más consumidos y son muchas las formas de prepararlaLa pasta es uno de los alimentos más consumidos y son muchas las formas de prepararla

Un plato fácil de elaborar con el que sorprender un día cualquiera en casa. Además, es ideal para aquellos que gustan de un toque picante, aunque también se pueden eliminar las guindillas que le dan ese regusto chispeante si nuestros comensales no son amantes de estos sabores. ¿Preparado para cocinar spaghettis con gulas y gambas? ¡Ponte el delantal y vamos para la cocina!

Elaboración

A la hora de preparar los spaghettis con gulas y gambas, en primer lugar tenemos que poner a calentar agua en una cazuela y en un cazo, con el objetivo de cocer la pasta y las gambas que utilizaremos en la receta. Aunque se pueden utilizar gambas congeladas ya peladas, lo mejor es utilizarlas frescas, ya que el gusto que aportan al plato es mucho más intenso. Una vez que el agua esté hirviendo, cocer durante 5 minutos las gambas y hacer lo propio con los spaghettis. Para intensificar el sabor, poner un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y una hoja de laurel al agua de la pasta, mientras que a las gambas simplemente le añadimos el toque de sal.

Mientras se cuecen estos dos principales ingredientes, podemos ir pelando los dientes de ajo, laminándolos y reservándolos en un platito para usarlos posteriormente en la preparación de las gulas. Por su parte, estas vienen ya preparadas directamente, por lo que simplemente hay que sacarlas del envase. Una vez que tenemos las gambas cocidas, las enfriamos con agua del grifo, las pelamos y las reservamos unos minutos.

Cuando la pasta esté hecha tan solo hará falta rehogarla bien en una sartén con un tenedor de maneraCuando la pasta esté hecha tan solo hará falta rehogarla bien en una sartén con un tenedor de manera

El siguiente paso consiste en calentar una cucharada o dos de aceite de oliva virgen extra en una sartén grande donde prepararemos la base para los spaghettis. Para ello, añadimos los dientes de ajo laminados y los 100 gramos de tacos de jamón serrano. Una vez que se han dorado, añadimos las gambas peladas para que se sofrían durante un minuto o dos, para posteriormente verter a la sartén los 200 gramos de gulas. No es necesario echar sal, puesto que los tacos de jamón serrano tienen el toque suficiente para la mezcla que estamos preparando. No obstante, conviene catar siempre por si fuera necesario añadir un punto más de sal a la receta.

Una vez que la pasta esté cocida, dejándola al punto de cocción que al comensal guste, la escurrimos bien y, sin pasar por el grifo de agua fría, la ponemos directamente a la sartén, para mezclar todo bien con un tenedor de madera. Los spaghettis irán cogiendo un ligero color anaranjado fruto del aceite de oliva y las gambas. Sin embargo, todavía falta añadir el ingrediente final a nuestra receta, las guindillas. Se pueden utilizar dos cayenas para dar un sabor picante a los spaghettis, aunque siempre se puede reducir a una si los comensales no son muy amantes de estas especias.

Para servir los spaghettis con gulas y gambas, colocar las dos raciones en sus respectivos platos y espolvorear queso en polvo por encima. Un tenedor, una cuchada y una copa de vino blanco, los tres complementos perfectos para poder hincarle el diente a este plato de pasta. ¡Que aproveche!

Te puede interesar

1 Comentario

driadex

22/07/2018 13:53

Dónde están el jamón y las gulas en la foto?