Menú
Pastel de manzana y nueces
45 minutos | Baja

Pastel de manzana y nueces

Este bizcocho es ideal para servir en el desayuno o en la merienda y, además, la manzana y las nueces tienen grandes beneficios en el organismo. Aprende a prepararlo con esta sencilla receta.

Receta archivada en: Tartas, Frutas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

Receta paso a paso

  1. Con unas varillas eléctricas bate los 4 huevos junto a los 200 gramos de azúcar hasta que la mezcla doble su volumen. Luego agrega los 150 mililitros de nata líquida.
  2. Lava la naranja bajo el agua del grifo y añade la ralladura a la masa. Mezcla con la batidora.
  3. Agrega a la masa un poco de sal, los 50 gramos de mantequilla previamente derretida en el horno y los 50 mililitros de aceite de oliva. Bate hasta que la mezcla no tenga grumos.
  4. En un recipiente a parte mezcla los 250 gramos de harina de trigo con los 15 gramos de levadura en polvo y luego incorpora al resto de la mezcla. Remueve todo bien y deja reposar durante 10 minutos.
  5. Pela las 4 manzanas grandes y córtalas en trozos irregulares. Luego agrega a la manzana 1 cucharada de canela en polvo y los 100 gramos de nueces ya picadas. Remueve y reserva.
  6. Forra el molde del horno con un poco de papel de hornear o unta con unas gotitas de aceite y luego vierte la mezcla de forma que se reparta homogéneamente. Echa por encima la manzana y las nueces.
  7. Hornea durante 40 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo, colocando el molde a media altura y cubriéndolo con un poco de papel de aluminio si comienza a tostarse por fuera.
  8. Cuando esté perfectamente hecho, saca el bizcocho del horno y deja que se enfríe durante un par de horas.
  9. A la hora de servirlo espolvorea un poco de azúcar glass por encima.

Receta completa

Un dulce no amarga a nadie y con este delicioso bizcocho de nueces y manzana podrás darle a tus desayunos o meriendas un toque delicioso. Y es que, además, sus dos ingredientes estrella no sólo son deliciosos, sino que aportan grandes beneficios para el organismo. Por un lado, la manzana es una fruta que es rica en antioxidantes y ayuda a contra las enfermedades inflamatorias gracias a su contenido en quercetina. Además, su aporte calórico es mínimo y tiene un efecto adelgazante, por lo que es perfecta para aquellas personas quieran bajar de peso o cuidar su alimentación. Pero, ¿y las nueces? Éstas son el fruto seco más saludable, con un alto contenido en ácidos grasos omega 3 que son esenciales para prevenir riesgos cardíacos. La nuez también aporta otros beneficios como proteínas, vitamina B y E y otros minerales como el fósforo, el magnesio o el hierro. Así que, como puedes ver, este pastel de manzana y nueces no sólo está delicioso, sino que es perfecto para mantener una alimentación saludable. Toma mucha nota porque a continuación te enseñamos a prepararlo en casa.

Este postre es ideal para las meriendas y desayunosEste postre es ideal para las meriendas y desayunos

Elaboración

Para empezar a preparar este delicioso pastel de manzana y nueces lo primero que tendrás que hacer es cascar los 4 huevos en un recipiente grande y batirlos con unas varillas eléctricas junto a los 200 gramos de azúcar. Bate hasta que la masa doble su volumen y, a continuación, agrega los 150 mililitros de nata líquida sin dejar de remover. Agrega también a la masa una pizca de sal, los 50 gramos de mantequilla derretida previamente en el microondas durante unos segundos y los 50 mililitros de aceite de oliva, que te recomendamos que sea de sabor suave para que luego no se note en el bizcocho a la hora de comerlo. Cuando todos los ingredientes se hayan integrado por completo, agrega la ralladura de piel de naranja y mezcla. Eso sí, recuerda lavarla antes bajo el agua del grifo para eliminar cualquier resto de suciedad que pueda quedar en la piel y, a la hora de rallarla, ten cuidado de no llegar a la parte blanca del interior de la cáscara ya que podría añadir un toque amargo al bizcocho.

En otro recipiente a parte junta los 250 gramos de harina de trigo con los 15 gramos de levadura -un sobre- y mezcla. Luego incorpora al resto de la masa y vuelve a batir con las varillas eléctricas. Finalmente deja reposar la mezcla durante 10 minutos, tiempo que podrás aprovechar para empezar a preparar las manzanas. Pela las 4 manzanas grandes -que también puedes sustituir por 6 pequeñas- y quítales el corazón.

No importa la forma del molde puede ser redondo o cuadradoNo importa la forma del molde puede ser redondo o cuadrado

Luego córtalas en láminas sin importar que éstas sean irregulares. A la manzana troceada añade 1 cucharada de canela en polvo y los 100 gramos de nueces ya picadas. Remueve y luego reserva para utilizar más adelante en la receta. En este punto también puedes añadir otros ingredientes que te gusten -por ejemplo, esencia de vainilla- o, incluso, sustituir las nueces por otros frutos secos que te gusten más.

A continuación, es el momento de verter la masa del bizcocho en el molde en el que lo vayas a hornear. Puedes optar por la forma que a ti más te guste, teniendo un pastel redondo o cuadrado. Si el molde es de silicona tan solo tendrás que untarlo con un poco de aceite de oliva, pero si es de otro material quizá sea necesario que lo cubras con un poco de papel vegetal o papel de hornear para evitar que el bizcocho se te pegue mientras se hornea. A continuación, vierte la mezcla del bizcocho en el molde y, en caso de que sea necesario, ayúdate de una cuchara para extender toda la masa de forma homogénea. Pon a calentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y, mientras adquiere la temperatura, reparte la manzana y las nueces por encima de la masa.

Hay personas a las que le gusta la masa poco hecha, solo hay que dejarla menos tiempo en el hornoHay personas a las que le gusta la masa más cruda, solo hay que dejarla menos tiempo en el horno

Mete el bizcocho en el horno con el molde colocado a media altura durante 40 minutos. Si ves que a lo largo del horneado la superficie empieza a tostarse demasiado, cúbrelo con un trozo de papel de aluminio y baja un poco la temperatura. De esta forma evitarás que la parte exterior del pastel se queme mientras que el interior se queda crudo. Pasados los 40 minutos comprueba que el bizcocho está perfectamente horneado pinchándolo varias veces con un tenedor. Si la punta sale con mancha deberás dejarlo unos minutos más, mientras que si sale completamente seca es que ya puedes sacarlo del horno. Luego déjalo enfriar durante unas horas, ya que consumir el bizcocho caliente es indigesto. A la hora de servirlo espolvorea un poco de azúcar glass por encima -que puedes preparar tú en casa triturando un poco de azúcar normal en una picadora- o bien un poco de mermelada del sabor que a ti más te guste.

Te puede interesar

Comentarios