Menú
Mermelada de fresa sin azúcar
45 minutos | Baja

Mermelada de fresa sin azúcar

Una tostada de mermelada para desayunar o merendar debería ser imprescindible en nuestra dieta, con esta receta podrás aprender a mermelada de fresa sin azúcar de un manera sencilla y rápida.

Receta archivada en: Mermeladas, Frutas, Desayunos

Ingredientes para Menos 1 Más tarro

Receta paso a paso

  1. Lava y trocea las fresas. Si no hay fresas frescas pueden usarse congeladas.
  2. Exprime medio limón.
  3. Extrae las semillas de vainilla y reserva.
  4. Echa en un bol las fresas, el zumo de limón y las semillas de vainilla junto a la vaina. Envuelve todos los ingredientes y deja macerar treinta minutos aproximadamente.
  5. Quita las semillas y la vaina de vainilla y echa las fresas en una cazuela junto al agua.
  6. Una vez que han cogido temperatura las fresas, bajar a fuego lento y dejar consumir durante 20 minutos aproximadamente. Ir aplastando con un tenedor las fresas hasta conseguir la textura deseada.
  7. Cinco minutos antes de retirar del fuego la mermelada, añadir las dos cucharadas de semillas de chía.
  8. Dejar reposar y enfriar. Guardar en un tarro hermético de cristal en la nevera.

[cimg][img=La mermelada de fresa pega tanto con las tostadas como con tartas y bollitos]https://img.bekia.es/cocina/0000/762/1.jpg[/img]La mermelada de fresa pega tanto con las tostadas como con tartas y bollitos/cimg]

Receta completa

Las mermelada es una de las conservas estrella de la dieta mediterránea aunque, la receta original lleva grandes cantidades de azúcar que no son nada recomendables en una dieta saludable. Por ello hemos cambiado el azúcar por ingredientes como la stevia, que hace que podamos disfrutar de esta confitura ya sea en el desayuno, en un tarta o de acompañamiento en un merienda. Gracias a la gran variedad de frutas que podemos encontrar en España, la mermelada puede elaborarse con infinidad de variedades, obteniendo todo tipo de sabores: frutas del bosque, manzana, melocotón. Se pueden aprovechar las frutas de temporada que ya estén maduras y se nos vayan a pasar. A la hora de hacer una receta de mermelada debemos de saber la pectina que contenga la fruta. Dependiendo de la cantidad que lleve, la mermelada espesará antes o necesitará más agua para conseguir la textura deseada. Por ejemplo, en el caso de las fresas, contienen bastante cantidad por lo que necesitaran hervir durante más tiempo para espesar. Además, si a esta mermelada le añades los beneficios de las semillas chía como su poder saciante y antioxidante, alto contenido en fibra, fuente de omega 3, ya no tienes excusas para no comer esta delicia sin remordimiento.

Elaboración de la mermelada de fresas

Preparar esta deliciosa confitura de fresas sólo te llevará unos minutos. Lo primero que tendrás que hacer es lavar, trocear las fresas y echarlas en un bol. A continuación extrae las semillas de la vaina de vainilla y exprime medio limón. Añade todo al bol y déjalo macerar durante treinta minutos. Una vez que haya pasado la media hora, calienta el agua y añade la mezcla de las fresas. Una vez que empiece a hervir, baja el fuego al mínimo y deja reducir durante 15 minutos. Recuerda que las fresas contienen bastante pectina, lo que hace que tarden en espesar.

Lamina las fresas para un mejor resultadoLamina las fresas para un mejor resultado

Si quieres hacer la recete más sana, ahora es el momento de añadir las dos cucharadas de semillas de chía. Con ellas la mermelada espesará antes y la textura será más gelatinosa. Remueve durante cinco minutos más y retira del fuego. Deja reposar y enfriar durante una hora. Una vez que ha enfriado puedes echarlo en bote hermético y guardarlo en la nevera entre siete y diez días. Como ves, en menos de una hora hemos conseguido una confitura saludable para acompañar las tostadas, tu tarta favorita o hacer unos emparedados. Si quieres darle un toque especial a esta mermelada puedes añadir un puñado de frutos del bosque como arándanos o en caso de no disponer de vaina de vainilla, puedes echar un chorrito de esencia de vainilla o un poco canela en polvo. En caso de no convencerte la estevia o cualquier edulcorante de mesa, puedes sustituirlo por panela o sirope de ágave. Recuerda que siempre puedes usar fruta congelada si no es temporada de fresas.

Te puede interesar

Comentarios