Menú
Tarta de naranja
30 minutos | Baja

Tarta de naranja

Este postre no sólo es delicioso y sencillo de hacer, sino que es perfecto para refrescarse durante los meses de calor que trae el verano. Prepárala en casa y ya verás como encanta a toda tu familia.

Receta archivada en: Frutas, Bollería, Cocina rápida, Postres

Ingredientes para Menos 1 Más personas

Receta paso a paso

  1. Hidrata 9 láminas de gelatina o 15 gramos de gelatina en polvo en agua fría.
  2. Pon los 175 gramos de galleta en una trituradora y pica hasta que se haya convertido en polvo. Pon la galleta en el molde de la tarta.
  3. Mete los 120 gramos de mantequilla en el microondas para que se derrita y luego vierte por encima de la galleta triturada.
  4. Amasa hasta que la galleta se haya empapado por completo y luego reparte la masa por toda la base del molde asegurándote de tapar bien los bordes.
  5. Mete la base de la tarta en la nevera.
  6. Echa los 400 gramos del zumo de naranja en una cazuela y vierte la gelatina ya hidratada. Pon a calentar a fuego lento sin dejar de remover hasta que se haya disuelto por completo. Retira del fuego y reserva.
  7. Echa los 500 gramos de queso de untar en un recipiente y poco a poco ve añadiendo otros 400 mililitros de zumo sin dejar de remover.
  8. Agrega los 100 gramos de azúcar al relleno y luego la gelatina disuelta. Bate hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y tengas una crema homogénea y lisa.
  9. Vierte el relleno por encima de la galleta con cuidado de no romper la base. Vuelve a meter en el frigorífico hasta que la gelatina cuaje.
  10. Para preparar la cobertura, hidrata el resto de la gelatina en los 200 mililitros de zumos de naranja que han sobrado.
  11. Vierte la gelatina y el zumo en un cazo y ponlo a calentar a fuego lento sin dejar de remover. Ahora puedes añadir el zumo de limón.
  12. Cuando la gelatina esté disuelta, retira del fuego y deja que se atempere. Cuando esté bien fría, echa la gelatina por encima de la tarta y reserva en la nevera durante 2 horas hasta que se cuaje.

Receta completa

La naranja es una de las frutas que mejor se presta a la hora de hacer postres con ellos. Desde mermeladas y compotas a sorbetes o bizcochos. Además, la naranja no sólo es una gran fuente de vitamina C, sino que su consumo también tiene otros muchos beneficios para la salid como es la fibra o el ácido fólico que aporta o bien su capacidad para reforzar el sistema inmunitario o de ayudar en casos de anemia. La tarta de naranja es una forma deliciosa de prepararla y, además, con esta sencilla receta a penas tardarás tiempo. Sin horno, con una textura suave y cremosa y con un potente sabor cítrico, este dulce seguro que encanta a toda tu familia y amigos.

Elaboración

Para comenzar a preparar esta deliciosa tarta de naranja, lo primero que tendrás que hacer es hidratar la gelatina. Llena un vaso o un recipiente pequeño de agua fría y pon en ella 9 láminas de gelatina neutra. En caso de usar gelatina en polvo, vierte en el agua 15 gramos de la misma y déjala reposar sin remover de forma que vaya absorbiendo el agua poco a poco. A continuación, es el momento de picar las galletas. Éstas no tienen por que ser María, puedes utilizar cualquiera que tenga un cierto parecido. Coloca los 175 gramos en una picadora y tritura hasta que se hayan pulverizado por completo y no quede ningún tropezón. Vierte la galleta en el molde en el que vayas a hacer la tarta.

Las puedes triturar con una trituradora o con un rodilloLas puedes triturar con una trituradora o con un rodillo
Deberás colar bien el zumo para que no queden restos de pulpa Deberás colar bien el zumo para que no queden restos de pulpa

Cuando compruebes que el relleno de la tarta ya está firme es el momento de preparar la cobertura con el resto del zumo de naranja que ha sobrado. Hidrata las 3 láminas de gelatina que te quedan (o los 5 gramos de gelatina en polvo), pero esta vez en los 200 mililitros de zumo de naranja. Cuando se haya disuelto por completo, ponla en un cazo a calentar a fuego lento hasta que se derrita sin dejar de remover. En este momento también puedes añadir al zumo de naranja el jugo de un limón para que le de un toque más ácido a la tarta. Luego retira el fuego y, una vez se haya enfriado, vierte por encima de la tarta. Es muy importante que la cobertura se haya enfriado totalmente para que no derrita la parte superior del postre y se filtre. El último paso antes de probar esta deliciosa tarta es dejarla reposar en la nevera durante 2 horas hasta que la gelatina de la cobertura haya cuajado.

Te puede interesar

Comentarios