Menú
Lubina a la espalda
45 minutos | Media

Lubina a la espalda

Esta receta se basa en uno de los pescados más finos y sabrosos: la lubina. Un plato perfecto para sorprender a tus invitados o seguir una dieta equilibrada.

Receta archivada en: Pescados, Mariscos, Verduras y hortalizas, Horno, Verano, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon el horno a precalentar a 200 grados
  2. Lavamos, pelamos y cortamos las patatas a la panadera
  3. Colocamos en una bandeja, salamos y las introducimos al horno
  4. Esperamos unos 10-15 minutos
  5. Sacamos la bandeja y ponemos encima de las patatas las lubinas abiertas
  6. Salamos, añadimos el vino blanco por la bandeja
  7. Volvemos a introducir al horno otros 15 minutos a unos 180 grados
  8. Mientras, corta los ajos en láminas y sofríelos en una sartén y lo echamos por encima de las lubinas cuando estén hechas
  9. Añadimos el perejil bien cortado por encima
  10. Servimos en cada plato y disfrutamos con la lubina

Receta completa

Hoy te traemos una receta de pescado al horno, una de esas sencillas, rápidas de hacer pero con un resultado verdaderamente fabuloso, rico y sano. Este plato se elabora con unos ingredientes muy básicos que puedes encontrar en cualquier supermercado. Eso sí, recuerda que si el pesado es fresco, el resultado final será más notable que si no lo es.

En esta ocasión, desde Bekia te vamos a contar cómo hacer lubina a la espalda, pero es una receta que la puedes adaptar a otros tipos de pescados, como la dorada o la merluza. Lo único que debes tener en cuenta es el punto de cocción de cada uno para que queden bien sabrosas.

Elaboración de la lubina a la espalda

Cuando acudas a la pescadería a comprar las piezas de pescado, pide al pescadero que te las prepare a la espalda, es decir, abiertas por la mitad, sin la espina central y con la cabeza. Te recomendamos una lubina salvaje, aunque su precio sea algo superior al resto, pero lo notarás en su calidad. Una vez que las hayas comprado, puedes irte a casa para comenzar a preparar este delicioso plato de lubina a la espalda.

Lo primero que te recomendamos que hagas es encender el horno a 200 grados para que se vaya calentando mientras preparas lo demás. Mientras tanto, vas a coger las patatas, las vas a lavar y pelar. A continuación, tienes que cortarlas a la panadera, es decir, en rodajas de medio centímetro de grosor, aproximadamente. Según las cortas las puedes ir colocando en la bandeja que vas a introducir al honor. Añade sal y un choro de aceite de oliva virgen extra. Introdúcelas al horno y deja que se cocinen durante unos 15 minutos.

Las patatas se cortan a la panadera, en rodajas de medio centímetro de grosorLas patatas se cortan a la panadera, en rodajas de medio centímetro de grosor

Como las lubinas las has pedido limpias en la pescadería, no tienes ni que perder tiempo en preparar el pescado. Por eso, una vez que el tiempo de las patatas haya acabado, debes sacar la bandeja del horno y colocar encimas las lubinas. Acuérdate que están abiertas, por lo que la parte de la piel quedará hacia abajo, tocando a las patatas. En este paso puedes optar por dos opciones: quitar o no la cabeza del pescado. Si no lo haces, soltará jugo y dará más sabor al plato. Si las quitas, será más fácil comerlas después. De nuevo, añade sal al gusto y otro chorrito de aceite de oliva virgen extra. Por último, añade el vino blanco por la bandeja, aunque si lo prefieres también puedes usar caldo de pescado.

Las lubinas deben hornearse otros 15 minutos a unos 180 grados. Ya sabes que en función del tamaño del pescado y de la potencia del horno, puede variar mucho este tiempo. Más o menos, para una lubinas que pesen un kilo, el tiempo será ese. Una vez que ha pasado ese tiempo, apagamos el horno y dejamos reposar un par de minutos, justo el tiempo que vas a tardar en preparar el sofrito. Tan solo tienes que coger los ajos y cortarlos en finas láminas, echar un chorrito de aceite en una sartén y dorarlos, pero sin quemarlos.

Una vez horneada se pone por encima el sofrito de ajos y el perejil, poniendo el pescado abierto por la mitadUna vez horneada se pone por encima el sofrito de ajos y el perejil, poniendo el pescado abierto por la mitad

Cuando haya pasado el tiempo de horneado de las lubinas, sacamos la bandeja y ponemos por encima el sofrito de ajos, bien repartidos para que cojan sabor las lubinas. Añadimos también el perejil espolvoreado por encima. Servimos en el plato, pero de una forma concreta, ya que una de las cosas que caracteriza la lubina a la espalda es la forma en la que se presenta en el plato. El pescado se pone abierto por la mitad, sin cabeza y limpia. Puedes añadir por encima unos cuantos trozos de ajo y el perejil espolvoreado.

Te puede interesar

Comentarios