Menú
Costillar de cordero con miel
45 minutos | Baja

Costillar de cordero con miel

Si la carne de cordero ya tiene un sabor delicioso por sí misma, con el toque de miel y romero que añade esta receta se consigue un sabor espectacular. Atrévete a prepararlo y sorprende a toda tu familia.

Receta archivada en: Carnes, Verduras y hortalizas, Horno, Celebraciones, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Limpia las costillas de cordero bajo el agua del grifo, escúrrelas y sécalas con un poco de papel de cocina. Luego úntalas con un poco de miel de romero y sazona con sal y pimienta al gusto. Reserva.
  2. Pela y lava las 2 zanahorias y córtalas en rodajas. Haz lo mismo con las 4 patatas medianas, los 2 tomates, la cebolla y el diente de ajo.
  3. Cubre la bandeja del horno con una primera capa de patata y luego pon por encima la zanahoria, los tomates, la cebolla y el ajo picado.
  4. Riega con 400 mililitros de vino tinto y espolvorea por encima con un poco de romero. Mete en el horno previamente calentado a 200ºC durante 45 minutos.
  5. Cada 10 minutos, baña el cordero en su propio jugo para evitar que quede demasiado seco.
  6. Una vez pasado el tiempo de horneado, saca la carne del horno y déjala reposar durante 10 minutos antes de servirla.
  7. Para preparar la salsa que acompaña al cordero, pon el jugo que la carne ha soltado en el horno en una cazuela y ponla a hervir.
  8. Disuelve una cucharada de café de maicena en ½ vaso de agua y, cuando el jugo de la carne rompa a hervir, agrégala y remueve hasta que todos los ingredientes se hayan ligado por completo.
  9. Cuela la salsa para eliminar cualquier resto o grumo.
  10. Sirve la carne acompañada de la guarnición y la salsa y decorada con unas hojas de romero.

Receta completa

El costillar de cordero asado con miel es un plato que es perfecto para preparar en ocasiones especiales como la Navidad, la celebración de un cumpleaños o una comida en familia. Sin embargo, no hace falta buscar excusas para preparar este delicioso plato que te encantará en cuanto lo pruebes. El cordero es una carne que no sólo tiene un sabor espectacular, sino que aporta una gran cantidad de nutrientes. Eso sí, los expertos recomiendan que no se consuma con demasiada asiduidad debido a que contiene un elevado nivel de grasa, sobre todo en aquellas personas que tienen el colesterol elevado. La preparación de este plato apenas te llevara unos minutos, aunque las costillas de cordero deberán estar en el horno durante, aproximadamente, 45 minutos. El toque de miel y romero le dará un sabor espectacular y diferente a la carne y en esta receta hemos decidido acompañarla de patatas al horno, aunque puedes poner la guarnición que a ti más te guste.

Elaboración

Antes de comenzar con la receta deberás limpiar el costillar bajo el grifo y luego escurrirlo y secarlo perfectamente con un poco de papel de cocina. Luego úntalo con unas cucharadas de miel de romero -la cantidad dependerá del gusto de cada persona- y aderézalo con un poco de sal y pimienta. Reserva la carne y comienza a preparar la guarnición. Lava las 2 zanahorias, quítales la piel y pícalas. Haz lo mismo con la cebolla, las 4 patatas medianas y los 2 tomates. Por último, pela y pica el diente de ajo. Cuando tengas todas las verduras cortadas, ponlas en la bandeja del horno que vayas a utilizar para asar el cordero.

Baña el cordero en su propio jugo para evitar que quede secoBaña el cordero en su propio jugo para evitar que quede seco

Primero pon una primera capa con las patatas, siendo lo más recomendable que éstas las hayas cortado en láminas o por mitades. A continuación, cúbrelas con las zanahorias, la cebolla, los tomates y los ajos. Luego pon el costillar de cordero ya untado en miel encima. El último paso será regar todo con los 400 mililitros de vino tinto y con un poco de romero. Pon a calentar el horno a 200ºC y, cuando éste haya alcanzado la temperatura, mete el cordero. Tardará aproximadamente 45 minutos en estar listo y cada poco tiempo tendrás que regarlo con su propio jugo para evitar que el resultado final quede demasiado seco. Una vez haya pasado el tiempo indicado, saca el cordero del horno y déjalo reposar durante 10 minutos.

Ahora puedes aprovechar para preparar la salsa con la que vas a acompañar a este delicioso costillar de cordero a la miel. Cuela el jugo que ha soltado la carne durante su cocción en el horno y ponlo en una cazuela que deberás calentar hasta que lleve a hervir. Mientras llega a ebullición el caldo, diluye una cucharada de café de maicena en ½ vaso de agua. La maicena, también conocida como harina de maíz, se utiliza en salsas y cremas para espesar y dar una textura con más cuerpo. Cuando el caldo de la carne rompa a hervir, agrega la maicena mientras remueves con una cuchara de palo para que ésta se diluya perfectamente. Cuando tengas una salsa perfectamente ligada, retira del fuego. Prueba el punto de sal y rectifica si es necesario. Por último, cuélala y viértela en una salsera para servir.

Puedes acompañar el costillar con una guarnición de verduras o patatasPuedes acompañar el costillar con una guarnición de verduras o patatas

Además de la tradicional guarnición de verduras, otra propuesta es acompañar el costillar de cordero con un pastel de patata que puedes hacer antes de hornear la carne. Para prepararlo necesitarás un pimiento rojo que deberás lavar y meter en el horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos para que se ase. Cuando esté preparado, sácalo y deja que se temple un poco hasta que puedas pelarlo fácilmente con las manos. Luego trocéalo y reserva para más adelante. Prepara las patatas: pélalas, lávalas con abundante agua para retirar cualquier resto de tierra o suciedad y luego córtalas en rodajas finas. Por último, fríelas en una sartén con abundante aceite. Para montar el pastel tan solo tendrás que forrar un molde con un poco de papel film y cubrirlo con las rodajas de patatas. Luego cúbrelas con los pimientos y repite la operación hasta terminar. Mételo en la nevera y deja que repose durante unas 2 horas. Cuando haya pasado el tiempo, desmóldalo y córtalo en porciones cuadradas que deberás dorar en la sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Sirve el pastel de patata como acompañamiento del costillar de cordero a la miel y decora con unas hojas de romero.

Te puede interesar

Comentarios