Menú
Bizcochada manchega
60minutos | Baja

Bizcochada manchega

Este postre típico de Castilla-La Mancha se puede servir en caliente o en frío, por lo que es perfecto para refrescarse durante los días de verano. Además, será la perdición para los amantes de la canela.

Receta archivada en: Bollería, Huevos, Horno, Manchega, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

Receta paso a paso

  1. Para hacer la masa de las tortas de Alcázar, separa las yemas de las claras y reserva éstas últimas para más adelante.
  2. Blanquea las yemas batiéndolas junto a 100 gramos de azúcar hasta que aumenten su tamaño.
  3. Junta los 50 gramos de harina y los 50 gramos de maicena en un recipiente. Remueve y tamízala antes de incorporarla a las yemas. Integra haciendo movimientos envolventes con una espátula de cocina.
  4. Monta las claras a punto de nieve y luego incorpora un poco de sal y unas gotas de zumo de limón.
  5. Mezcla las claras montadas con el resto de la masa, poco a poco y haciendo movimientos envolventes para que no se baje.
  6. Mete la masa de las tortas en una manga pastelera con boquilla redonda y haz la forma de 2 tortas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Hazlo haciendo movimientos circulares de adentro hacia afuera y dejando un poco de espacio para ambas tortas para que no se peguen en el horno.
  7. Calienta el horno a 175ºC y hornea las tortas durante 8-10 minutos.
  8. Cuando empiecen a dorarse, sácalas y colócalas sobre una rejilla para que se enfríen.
  9. Haz la siguiente tanda de tortas hasta que termines con toda la masa.
  10. Cuando las tortas estén frías cúbrelas con el glaseado. Para hacerlo mezcla 160 gramos de azúcar glas con 1 cucharada de agua. Remueve y añade agua hasta obtener una textura pastosa pero no demasiado líquida.
  11. Para preparar la leche infusionada de la bizcochada manchega, lava y pela el limón con cuidado de no llegar a la parte blanca del interior de la cáscara.
  12. Vierte el litro de leche en una cazuela y ponlo a calentar a fuego medio-bajo junto a la piel del limón y a la rama de canela.
  13. Cuando rompa a hervir, retira la cazuela del fuego y deja que la leche repose durante 15 minutos con la tapa puesta.
  14. Cuando haya pasado el tiempo indicado, cuela la leche con un colador de red y reserva.
  15. Coloca una torta de Alcázar en el interior de cada cuenco y luego vierte por encima la leche infusionada.
  16. A la hora de servirlo puedes hacerlo en frío o en caliente y espolvoreando por encima un poco de canela en polvo.
A las tortas podrás darle el grosor que prefierasA las tortas podrás darle el grosor que prefieras

Receta completa

La cocina de Castilla-La Mancha se caracteriza por ser muy sencilla y austera, pero con platos deliciosos y llenos de sabor que se preparan con productos locales. Con algo de influencia de Andalucía y de la cocina andalusí, Castilla-La Mancha tiene platos tan deliciosos como el atascaburras, las migas o el gazpacho manchego. Sus postres también son dignos de mención, ya que los pestiños y los miguelitos son algunos de los dulces más conocidos de España. Otro de ellos es la bizcochada manchega, también conocida como bizicochá. Se trata de una receta típica del municipio de Alcázar de San Juan en la que se utiliza como ingrediente principal la torta de Alcázar. Si quieres sorprender a toda tu familia y amigos solo tienes que invitarles a una merienda y servirles esta deliciosa bizcochada manchega preparada por ti.

Elaboración

La bizcochada manchega consiste en una crema de leche aromatizada con limón y canela que se vierte sobre las tortas de Alcázar. Éstas puedes comprarlas o hacerlas también en casa tal y como te contamos a continuación. Primero tendrás que separar las yemas de las claras de los 4 huevos grandes, 6 en caso de ser pequeños. Reserva las claras para más adelante y pon las yemas en un recipiente para batirlas junto a 100 gramos de azúcar. Bátelas hasta que se blanqueen y comiencen a aumentar de volumen. Luego junta los 50 gramos de harina y los 50 gramos de maicena y tamízala antes de incorporársela a la masa. Puedes hacerlo con un colador de red de malla.

La canela es el ingrediente fundamentalLa canela es el ingrediente fundamental

Recupera las claras que habías reservado y bátelas hasta punto de nieve. Agrega una pizca de sal y unas gotas de zumo de limón. Luego ve integrando poco a poco la otra mezcla con las yemas y la harina sin batir, haz movimientos envolventes con una lengüeta de cocina para que las claras no se bajen. Cuando tengas una masa homogénea, métela en una manga pastelera. La mezcla te dará para hacer unas 8 tortas medianas. Coloca un trozo de papel vegetal o papel de hornear en la bandeja y luego, haciendo movimientos circulares con la manga pastelera de dentro hacia afuera, extiende la masa para hacer las 2 primeras tortas.

Asegúrate de que queda un espacio lo suficientemente grande entre ellas para que luego no se peguen cuando se extiendan en el horno. Calienta el horno a 175ºC y mete las tortas durante unos 10 minutos. En el momento en el que empiezan a adquirir un tono tostado sácalas, ponlas sobre una rejilla para que se enfríen y mete las siguientes 2 tortas en el horno. Cuando las tortas se hayan enfriado completamente es el momento de extender por encima el glaseado. Para prepararlo mezcla 160 gramos de azúcar glass (que puedes hacer triturando el azúcar normal en una picadora) con 1 cucharada de agua. Remueve y agrega más agua hasta conseguir una textura pegajosa. Luego unta la parte superior de las tortas.

La crema debe quedar igual que la del arroz con lecheLa crema debe quedar igual que la del arroz con leche

Ahora ya puedes empezar con la bizcochada manchega. Lava y pela el limón con cuidado de no llegar a la parte blanca del interior de la cáscara, ya que puede amargar. En un cazo vierte el litro de leche entera junto a la piel del limón y el palo de canela. Ponlo a calentar a fuego medio-bajo y, cuando rompa a hervir, apaga el fuego y deja que la mezcla repose tapada durante 15 minutos. Pasado ese tiempo cuela la leche infusionada con un colador de red. Luego prepara 8 cazuelitas de barro y coloca en cada una de ellas una torta. Por último, vierte la leche hasta llenarlos con la leche y espolvorea un poco de canela por encima. A la hora de servir esta bizcochada manchega puedes hacerlo caliente o en frío. Si vas a hacerlo en frío lo mejor es que tapes cada cuenco con un trozo de papel film y los metas en la nevera para que se conserven mejor.

Te puede interesar

Comentarios