Menú
Gazpacho manchego
30 minutos | Baja

Gazpacho manchego

El gazpacho manchego es un plato típico de la mancha que puede convertirse en el centro de atención de tus comensales, y lo mejor de todo es que es de una elaboración de lo más sencilla.

Receta archivada en: Carnes, Verduras y hortalizas, Cocina rápida, Manchega, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pelar el ajo y la cebolla pícalos muy pequeños, dorándolos en la sartén con el aceite de oliva , añade los champiñones y rehógalos durante cinco minutos.
  2. Pasados los cinco minutos añade el pollo, el conejo, el laurel, el orégano y la pastilla de caldo de pollo dejalo en la sartén veinte minutos más.
  3. Después de este tiempo añade el vino y la torta cortada en trozos, dejalo cocer otros diez minutos y luego reposar.

Receta completa

Vamos a preparar un rico gazpacho manchego que podemos utilizarlo como plato único por ser un plato muy contundente ideal para cualquier época del año, pero sobre todo en los días de mucho frío. Su historia se remonta a muchos años atrás cuando los pastores manchegos lo preparaban. Era un plato que comían bastante sobre todo en los días más fríos. Se le consideraba un plato de origen humilde, y como curiosidad en la historia del Quijote hacen alusión al gazpacho manchego que popularmente lo llaman Galiano. En algunas zonas de la mancha incorporan a sus ingredientes setas.

En este caso hemos utilizado champiñones, no obstante también podemos realizar el gazpacho manchego con diversos tipos de carne de caza como la perdiz, liebre, etc. El gazpacho manchego es un guiso caldoso elaborado con torta de cenceña desmigajada. Esta torta es un pan pero sin levadura que antiguamente se utilizaba la torta de cenceña a modo de plato se servia el gazpacho encima de la torta.

El gazpacho manchego tiene la peculiaridad de servirse calienteEl gazpacho manchego tiene la peculiaridad de servirse caliente

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es cocer el pollo y el conejo en una olla con agua, sal y los ajos. Cuando este cocida la carne la ponemos en un recipiente aparte y reservamos el caldo. Una vez que este fría la carne la desmenuzamos quitándole los huesos y la grasa que pueda tener.

Una vez realizado el paso anterior, cogemos una sartén y preparamos un sofrito. Añadimos un poco de aceite y añadimos la cebolla muy picadita, la refreímos hasta que se vuelva transparente entonces le añadimos el tomate triturado y los champiñones dejándolos cocinar un rato junto a la cebolla. Después añadimos la carne desmenuzada para que se mezclen bien los sabores, ¡toda una delicia! El siguiente paso es añadir el caldo que hemos reservado al cocer la carne. Cocinamos durante unos minutos más y agregamos la torta manchega desmenuzada, remueve bien y deja que hierva todo el conjunto durante unos diez minutos. Cuando observes que el guiso espesa y la torta ha absorbido el caldo ya está.

Consejos de preparación

  • Si quieres que este guiso de gazpacho manchego gane en sabor te recomendamos que lo dejes reposar un día entero en el frigorífico. Al día siguiente solo tienes que calentarlo y listo para comer. Vas a quedar sorprendido con este guiso sabroso de aire tradicional. Asimismo, una de las sugerencias para emplatar este rico guiso es ponlo en un plato hondo, es decir, en un plato sopero. Si añadimos unas uvas por encima a modo de decoración hará que el contraste con el guiso no pueda ser mejor. No obstante, unas hierbas aromáticas también harán que tu plato tenga una presentación de 10.
  • Si quieres darle un aire más tradicional al plato lo puedes emplatar en las típicas cazuelas de barro. Este tipo de cazuelas mantienen el calor y un sabor de lo más original. Las podeis encontrar en cualquier establecimiento donde vendan utensilios de cocina y hogar y no suelen tener un precio muy caro. Otra de las cosas que no pueden faltar cuando se sirve un buen gazpacho manchego es... ¡el pan! No podía faltar en este plato un jugoso trozo de pan para poder disfrutar con el riquísimo gazpacho manchego. Para los que quieran innovar puede apostar por panes de sabores: de ajo, de chorizo, de pizza entre otros. Y sino, con el típico pan de toda la vida conseguiremos disfrutar de este gazpacho manchego.
  • Del mismo modo, se puede emplatar en un plato normal, sin caldo con toquecitos espolvoreados de pimentón. Esta especia potenciará el sabor, pero no hay que olvidar que no podemos abusar de ella, tan solo con una pizca conseguiremos un sabor de lo más exótico y diferente. A su vez, como en el caso anterior se se puede adornar el plato con uvas o unas hiervas aromatizadas. De la manera que sea este es un plato que no dejará indiferente a nadie y seguramente quieran repetir.
Te puede interesar

Comentarios