Menú
Conejo al vino tinto
45 minutos | Media

Conejo al vino tinto

La carne de conejo es una de las más saludables, tanto por su alto contenido en proteínas como por su bajo aporte calórico. Además, está buenísima cuando se preparara estofada al vino tinto.

Receta archivada en: Carnes, Patatas, Guisos, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

    Receta paso a paso

  1. Trocea el conejo y aderezaro con sal y pimienta al gusto.
  2. Cubre el fondo de una cazuela con aceite de oliva y rehoga el conejo en él hasta que adquiera un bonito tono dorado por todas partes.
  3. Pela y pica los dientes de ajo, la cebolla, la zanahoria y el puerro y añádelos a la cazuela con el conejo. No olvides remover para evitar que las verduras se peguen.
  4. Lava y corta en pequeños cuadrados el tomate e incorpóralo a la cazuela cuando el resto de las verduras ya se hayan pochado perfectamente. Añade también un poco de tomillo.
  5. Deja que todos los ingredientes se rehoguen durante 2 minutos y, a continuación, añade los 300 ml. de vino tinto.
  6. Tapa la cazuela y deja a fuego bajo durante 15 minutos para que el alcohol del vino se evapore completamente.
  7. Luego retira la cazuela del fuego y vierte las verduras y el líquido en otro recipiente. Tritura todo con una batidora de vaso para hacer la salsa del conejo.
  8. Para preparar el puré de patata, lava las 3 patatas y ponlas en una olla totalmente cubiertas de agua y con un poco de sal.
  9. Deja que se cocinen durante 20 minutos y, después de comprobar que están hechas, reserva para que se templen antes de pelarlas.
  10. Quítales la piel y pásalas por un pasapurés. Por último, incorpora los 40 gramos de mantequilla.

Receta completa

Receta completa

El conejo es una de las carnes más saludables que se pueden encontrar hoy en día en el mercado, ya que se encuentra dentro de las clasificadas como carnes blancas. Entre sus beneficios se encuentra su alto aporte de proteínas y potasio, lo que convierte al conejo en un ingrediente ideal para deportistas al ayudar al mantenimiento del perfecto estado de los músculos y a evitar la aparición de calambres durante la actividad física. Por otra parte, la carne de conejo también es una de las que más se recomienda en caso de personas que quieran bajar de peso o reducir sus niveles de colesterol gracias a que tiene un nivel de grasa muy bajo. Además, su aporte calórico también es mínimo (aproximadamente 140 calorías por cada 100 gramos del producto).

Sin embargo, el conejo no sólo es muy apreciado por todos los beneficios que tiene para la salud y el organismo, sino que además es un ingrediente de lo más versátil que permite elaborar muchas recetas a la hora de cocinarla. En la gastronomía española es muy común utilizar la carne de conejo, sobre todo en recetas como es el conejo al ajillo, el conejo con arroz o el conejo con tomate. A continuación, desde Bekia Cocina traemos otra receta un poco más diferente pero que también está deliciosa y que, por supuesto, tiene al conejo como protagonista: el conejo al vino tinto.

Elaboración

Para preparar este delicioso conejo estofado al vino tinto, lo primero que tendrás que hacer es trocear el conejo y sazonarlo con sal y pimienta al gusto. A continuación, cubre el fondo de una cazuela amplia con un par de dedos de aceite y ponlo a calentar. Cuando el aceite haya adquirido temperatura, agrega el conejo ya troceado y salpimentado y deja que se dore. Tendrás que ir removiéndolo cada poco tiempo para que el conejo se cocine de manera uniforme por todos lados. Mientras tanto, pela y pica la cebolla, el puerro, la zanahoria y los ajos. Cuando compruebes que la carne ya se ha dorado, agrega el resto de los ingredientes ya picados y asegúrate de remover de vez en cuando para evitar que éstos se peguen.

Disfruta de esta sabrosa receta de polloDisfruta de esta sabrosa receta de pollo

Cuando las verduras ya se hayan pochado será el momento de incorporar el tomate ya lavado y troceado y el tomillo, mejor si éste último es fresco. Deja que se rehogue todo durante 2-3 minutos y, a continuación, añade los 300 mililitros de vino tinto. Después tapa la cacerola y deja que todo hierva a fuego bajo durante aproximadamente 15 minutos para que el alcohol del vino se evapore completamente. En caso de querer sustituir en vino, éste puede intercambiarse por caldo de verduras que aportará un sabor un poco más suave a la carne. Cuando haya pasado el tiempo indicado, retira la cazuela del fuego. Para hacer la deliciosa salsa que acompañará al conejo tendrás que vertir las verduras y el líquido en otro recipiente y triturar todo con una batidora de vaso. Cuando hayas conseguido una salsa homogénea y sin grumos, échala por encima del conejo en la fuente en la que se lo vayas a servir a tus comensales.

Lo más común a la hora de preparar este plato de conejo estofado al vino tinto es acompañarlo de un puré de patata. Para prepararlo deberás lavar las 3 patatas, mejor si éstas son de tamaño grande, e introducirlas en una olla. A continuación, cúbrelas de agua y échales sal al gusto. Luego tapa la olla y deja que las patatas se cuezan a fuego medio durante 20 minutos. Cuando haya pasado el tiempo, comprueba que las patatas están perfectamente hechas pinchándolas con un cuchillo. Si éste se hunde con facilidad es que ya están listas, sino deja que se cocinen en el agua durante un par de minutos más y vuelve a comprobar su punto. Cuando las retires del agua, pon las patatas en un plato o cuenco para que éstas se vayan templando. En el momento en el que ya se hayan enfriado un poco (no debes dejar que se enfríen completamente), quítales la piel con los dedos y pásalas por un pasapuré para triturarlas de manera uniforme y que no queden grumos. Por último, dale el toque final al puré añadiendo los 40 gramos de mantequilla, que se derretirán fácilmente siempre y cuando las patatas todavía estén calientes. Si lo prefieres, también puedes incorporar algunas especias como pimienta o perejil para darle más sabor. Ahora ya podrás servir este delicioso plato de conejo al vino tinto acompañado de puré de patata a tus comensales, que seguro que se chuparán los dedos y rápidamente te pedirán la receta.

Te puede interesar

Comentarios