Menú
Churros con chocolate
30 minutos | Baja

Churros con chocolate

Estos lazos de masa frita espolvoreados con azúcar son uno de los postres más típicos de la gastronomía española, los acompañantes perfectos a una taza de chocolate caliente para desayunar o merendar.

Receta archivada en: Bollería, Chocolate, Masas y rebozados, Comida para niños, Cocina rápida, Española, Celebraciones, Postres

Ingredientes para Menos 6 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon los 250 mililitros de agua a calentar a fuego medio junto los 10 gramos de mantequilla y una pizca de sal.
  2. Tamiza los 250 gramos de harina de trigo y échala en un recipiente amplio.
  3. Cuando el agua rompa a hervir, viértela sobre la harina y remueve para integrar todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea.
  4. Deja reposar la masa en un bol durante 15 o 20 minutos para que se atempere.
  5. Comienza a preparar el chocolate vertiendo 225 mililitros de leche en un cazo y calentándola a fuego medio.
  6. En los 25 mililitros de leche restantes disuelve la maicena o la harina de maíz. Reserva.
  7. Cuando la leche rompa a hervir, agrega los 100 gramos de chocolate troceados y remueve con unas varillas.
  8. Cuando el chocolate se haya derretido incorpora la leche con la maicena y sigue removiendo hasta que vuelva a hervir, momento en el que tendrás que bajar el fuego al mínimo y seguir removiendo hasta que el chocolate tenga la textura que desees. Reserva hasta el momento de servir.
  9. Introduce la masa de los churros en una churrera o manga pastelera con boquilla de estrella y comienza a hacer porciones de churros sobre un paño de cocina limpio.
  10. Vierte abundante aceite de girasol en una sartén y ponlo a calentar, momento en el que deberás bajar el fuego a nivel medio y comenzar a freír los churros por tandas.
  11. Cuando los churros se hayan dorado de forma homogénea, sácalos del aceite y colócalos sobre un papel de cocina.
  12. A la hora de servirlos, pon los churros en una bandeja o fuente y espolvorea por encima un poco de azúcar.

Receta completa

Los churros, o sus primas hermanas las porras, son uno de los dulces por excelencia de España. Ya sea en las churrerías tradicionales o bien en cualquier bar de cualquier zona del país, estos deliciosos lazos espolvoreados con azúcar son el desayuno o la merienda perfecta. La forma más tradicional de comerlos es acompañados de una buena taza de chocolate caliente, aunque también es perfecto para tomar junto a un café o incluso con un poco de horchata. Aunque el origen exacto de los churros se desconoce, se cree que su origen es morisco y ya se hacía referencia a ellos en obras literarias del siglo XVI o XVII por parte de escritores de tanto renombre como Lope de Vega o Quevedo. Si eres quieres darte un capricho en un desayuno de domingo pero no tienes ganar de salir de casa o de quitarte el pijama aquí tienes la solución: ¡la receta para preparar unos deliciosos churros caseros con chocolate caliente!

Elaboración

Para comenzar a preparar esta receta de chocolate con churros el primer paso será poner los 250 mililitros de agua en una cazuela con una pizca de sal y los 10 gramos de mantequilla y calentarla a fuego medio. Mientras se calienta pon los 250 gramos de harina de trigo en un recipiente amplio pasándola por un colador o por un tamizador para asegurarte de que la harina queda suelta y sin grumos. Cuando el agua empiece a hervir viértela directamente sobre la harina. Luego remueve con una cuchara de palo para que el agua y la harina se integren completamente y formen un masa espesa y bastante pegajosa. Déjala reposar en el bol durante aproximadamente 15 o 20 minutos para que se atempere y puedas empezar a trabajar con ella para dar forma a los churros.

El chocolate caliente es un imprescindible para comer churrosEl chocolate caliente es un imprescindible para comer churros

Mientras la masa se atempera puedes empezar a preparar el chocolate caliente. Para ello vierte 225 mililitros de leche en un cazo y reserva los 25 mililitros restantes en un vaso o recipiente pequeño donde tendrás que disolver los 10 gramos de harina de maíz o de maicena. Calienta la leche del cazo a fuego medio hasta que llegue a ebullición, momento en el que deberás incorporar los 100 gramos de chocolate negro (o chocolate con leche, si lo prefieres) ya troceados. Remueve con ayuda de unas varillas hasta que el chocolate se haya disuelto por completo, incorporando entonces la leche con la maicena disuelta. Déjalo en el fuego mientras sigues removiendo y, cuando empiece a hervir otra vez, baja el fuego al mínimo. Sigue batiendo con las varillas hasta que el chocolate comience a espesar y a adquirir la textura adecuada. El espesor del chocolate depende del gusto de cada persona, si prefieres que sea espeso bátelo con el fuego al mínimo hasta que adquiera la textura que deseas. Por el contrario, si lo prefieres un poco más líquido tendrás que agregar un poco de leche y batir hasta que se haya integrado por completo. Cuando tengas el chocolate preparado, resérvalo y continúa con la preparación de los churros.

Una vez reposada, la masa estará lista para amasar y dar forma de churrosUna vez reposada, la masa estará lista para amasar y dar forma de churros

Introduce la masa que has dejado reposar en una churrera o, si no tienes, en una manga pastelera. En caso de optar por una máquina especial para hacer churros, tan sólo tendrás que rellenarla con la masa. En cambio, si optas por una manga pastelera asegúrate de que ésta tenga boquilla de estrella para que los churros salgan con sus típicos bordes estriados que los caracterizan. A continuación, coloca un paño de cocina limpio sobre una superficie plana y comienza a hacer los churros haciendo porciones con la masa cruda. Aprieta la manga pastelera y corta la masa en el momento en el que el churro haya alcanzado la longitud que desees. Repite el proceso con toda la masa hasta terminarla por completo.

Ahora es el momento de empezar a freírlos. Vierte abundante aceite de girasol (o aceite de oliva muy suave) en una sartén y ponla en el fuego. Cuando el aceite haya adquirido una temperatura de aproximadamente 170ºC (más caliente podría hacer que los churros se quemasen) vete introduciendo por tandas los churros de masa cruda, cocinándolos a fuego medio para así asegurarte de que no se quedan crudos en el interior. Tendrás que ir dándoles la vuelta con la ayuda de una espumadera o de una espátula para que vayan dorándose homogéneamente por todos sus lados. Cuando ya estén listos, retíralos del aceite y colócalos sobre un trozo de papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Una vez tengas todos los churros ya fritos, colócalos sobre una fuente o bandeja y espolvorea un poco de azúcar o azúcar glas por encima. Ahora tan solo tendrás que calentar el chocolate en un cazo o en el microondas y ya podrás disfrutar de estos deliciosos churros con chocolate. ¡No te olvides de invitar a todos tus amigos o familiares para que alucinen con tus churros caseros!

Te puede interesar

Comentarios