Menú
Patatas bravas
45 minutos | Baja

Patatas bravas

Las patatas bravas son, sin duda, una de las tapas más famosas de España y gracias a esta sencilla receta podrás prepararlas en tu propia casa

Receta archivada en: Patatas, Salsas, Cocina rápida, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta completa

Siempre que pensamos en el mundo de las tapas, es muy probable que lo primero que se os venga a la cabeza entre otras cosas sean las patatas bravas. Y es que este exquisito plato, que acepta mil y una combinaciones, es sin duda alguna la tapa más común en muchas provincias de España.

A pesar de que, como hemos comentado antes, podemos encontrar un rico plato de patatas bravas en muchos bares de España, lo cierto es que su origen de se encuentra en Madrid. Allá por los años 50 y 60 se formaban largas colas para consumir este plato que se basaba principalmente en freir la patata cortada a trozos y rociarlas con una buena cantidad de salsa picante.

Las patatas bravas son una tapa típica en muchas provincias españolasLas patatas bravas son una tapa típica en muchas provincias españolas

Sin embargo, tras la facilidad que presenta aparentemente esta receta, se esconde un punto de dificultad con el fin de crear el plato perfecto de patatas bravas. Lo primero a lo que debemos atender es a la calidad de las patatas que utilicemos y a como la friamos posteriormente. El punto está en conseguir una patata crujiente por fuera pero que se nos deshaga en la boca cuando nos la comamos. Si hemos conseguido algo así, debemos sentirnos muy afortunados y satisfechos.

Otro tema importante es la elaboración de la salsa brava. De primeras siempre suele pensarse que se trata de una salsa hecha a base de tomate, pero no es así. El color de nuestra salsa brava se debe únicamente a la utilización del pimentón, que además le aportará un toque picante riquísimo. De igual modo, la espesura de esta salsa brava la conseguiremos esencialmente con harina.

Elaboración de las patatas

Hoy en día existen multitud de utensilios y robots de cocina con los que llevar a cabo deliciosas recetas como esta. Por esta razón, hoy os detallaremos la elaboración de las patatas bravas tanto de la manera tradicional como si usas thermomix. Lo primero que haremos será preparar nuestra salsa brava con el fin de hacer las patatas en último lugar para que nos queden ricas y crujientes. En este primer paso de nuestra salsa brava, pondremos los 2 dientes de ajo y los 80 gramos de cebolla muy bien troceaditos junto al aceite, a fuego medio, aproximadamente durante unos 15 minutos.

Posteriormente, cuando veamos que tenemos dorada la combinación del ajo y la cebolla, le añadiremos la harina mezclándola bien durante unos 5 minutos. Será entonces cuando ya empiece a crearse una masa más homogénea. Lo siguiente se agregar será el pimentón dulce y el picante, y es en este paso en el que debemos tener especial precaución, porque si dejamos sofreír demasiado puede que nuestra salsa tome un sabor amargo nada agradable.

Por último, le añadiremos a nuestra mezcla el caldo de pollo y removeremos hasta que consigamos una salsa espesa y consistente. Lo siguiente será poner la salsa resultante en el vaso de la batidora y triturar hasta conseguir una salsa fina. No son pocas las personas que les gusta la salsa sin pasarla mucho por la batidora, por lo que esto queda más a vuestro gusto.

La 'salsa brava' es un salta picanteLa 'salsa brava' es un salta picante

Por su parte, si te manejas mejor con los robots de cocina como la Thermomix, no te preocupes. para hacer la salsa de esta manera pondremos el aceite junto a la cebolla y el ajo durante 4 segundos a velocidad 5. Abriremos la tapa y rebañaremos todos los restos que hayan quedado las paredes del vaso y pondremos a rehogar durante 8 minutos, temperatura Varoma y a velocidad 1 sin el cubilete.

Una vez pasado este tiempo, añadiremos la harina, el pimentón dulce y el picante, pondremos el cubilete y programaremos nuestro robot a velocidad 4 durante 10 segundos y posteriormente realizaremos un sofrito a temperatura 100º y velocidad 3 durante 2 minutos. Por último, le añadiremos el caldo y programaremos 5 minutos más a temperatura 100º y velocidad 1. Tras esto sólo nos quedará dejar la salsa a nuestro gusto a golpe de tubo para que quede suave y lisa.

Ya tenemos nuestra salsa brava elaborada y ahora es el turno de currarnos nuestras patatas. Como hemos dicho al principio, uno de los aspectos más importantes a la hora de cocinar este plato es conseguir unas patatas perfectas, tiernas por dentro y crujientes por fuera. Para ello pelaremos y partiremos en trozos más bien grandes las patatas. En una buena sartén pondremos el aceite de oliva suficiente como para cubrir las patatas cuando las estemos friendo. Cuando notemos que el aceite esta suficientemente caliente, echaremos las patatas friéndolas a fuego medio durante unos minutos. Debemos estar muy pendientes porque cuando las veamos cocinadas por dentro, tendremos que subir el fuego hasta que se doren y las notemos crujientes. Una vez llegados a este punto, sólo nos quedará colocarlas en un plato con papel absorbente y sal para posteriormente emplatar con la salsa que ya habíamos elaborado.

Te puede interesar

Comentarios