Menú
Migas del pastor
30 | Baja

Migas del pastor

Este plato tan típico de la gastronomía española es de lo más sencillo de preparar, tan solo necesitar freír un poco de pan desmigajado y acompañarlo de ajo, chorizo y panceta. ¡Te encantará!

Receta archivada en: Pastas, Carnes, Verduras y hortalizas, Cocina rápida, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Desmigaja el pan cortándolo primero en rebanadas, luego en tiras y, por último, en pequeños cuadrados.
  2. Pon el pan en una fuente y vierte por encima 1 vaso de agua, calculando una cantidad suficiente para que todo el pan se empape de forma homogénea. Déjalo a remojo mientras continúas con la receta.
  3. Corta los 150 gramos de chorizo o longaniza en rodajas y los 150 gramos de panceta en pequeños cubos.
  4. Cubre el fondo de una cazuela amplia con abundante aceite de oliva virgen extra y ponlo a calentar a fuego medio.
  5. Pela los ajos y mételos enteros en la cazuela cuando el aceite ya esté caliente. Sofríe durante unos minutos y, en el momento en el que ya hayan adquirido un tono dorado homogéneo, sácalos de la cazuela y reserva.
  6. Echa el chorizo en la cazuela y sofríe, sacándolo luego y repitiendo la operación con la panceta.
  7. Cuando ya tengas la carne lista, incorpora una cucharada de pimentón de la Vera en el fondo de la cazuela y sofríelo durante unos minutos sin dejar de remover.
  8. Incorpora las migas y deja que se fríen durante unos minutos, removiendo cada poco tiempo con una cuchara de palo.
  9. Agrega los ajos, la panceta y el chorizo y remueve para que todos los ingredientes se integren.
  10. Apaga el fuego y deja reposar las migas durante 5 minutos con la tapa puesta. Aprovecha para freír los 5 huevos con los que acompañarás a las migas.
  11. A la hora de servir estas migas del pastor, repártelas en cazuelas pequeñas y corona cada una de ellas con un huevo frito y una pizca de sal.

Receta completa

Las migas del pastor, también conocidas como migas ruleras o simplemente migas, es uno de los platos más típicos de la gastronomía española. Su origen es árabe y con grandes influencias de la cocina andalusí, por lo que se cree que pudieron llegar a la península con la llegada de los mismos en el siglo XVIII. Se trata de una comida que, en el primer momento, se preparaba por la clase trabajadora como lo eran los pastores o los campesinos. Al igual que ocurre con las recetas tradicionales que llevan siglos pasando de generación en generación, se pueden encontrar diferentes versiones de migas dependiendo de la zona de España en la que se preparen. Por ejemplo, en Almería suelen hacerse con trigo o sémola y se acompañan de sardinas, boquerones fritos o pimientos fritos, mientras que las migas andaluzas se suelen combinar con productos más frescos como el pepino, las aceitunas o el rábano. La receta que traemos hoy desde Bekia Cocina se asemeja más a las que se preparan en Castilla- La Mancha, donde se utiliza panceta y chorizo. Aunque deliciosas, estas migas son muy contundentes, por lo que suelen servirse como plato único o bien como un principal seguido de una ensalada ligera. Eso sí, se trata de un plato que hay que probar y, ¿qué mejor que hacerlo con una versión casera?

Las migas del pastor aunque parezca que no, es un plato bastante laboriosoLas migas del pastor aunque parezca que no, es un plato bastante laborioso

Elaboración de Migas del Pastor

Lo primero que tendrás que hacer para preparar estas migas del pastor es desmenuzar los 500 gramos de pan. Éste deberá ser duro, pero no demasiado. Lo ideal es que sea del día anterior. Aunque si prefieres ahorrar un poco de tiempo también puedes comprar una bolsa de preparado especial para migas y saltarte este paso. Desmenuza el pan en pequeños cuadraditos cortándolo primero en rebanadas, luego en tiras y, por último, en cubos de más o menos 1 centímetro. Cuando tengas las migas listas, colócalas en una fuente y remójalas con 1 vaso de agua de forma que el pan se empape de forma homogénea. Deja el pan a remojo durante un rato y comienza a preparar la carne.

Corta los 150 gramos de chorizo para cocinar -que también puedes sustituir por longaniza- en rodajas. Por otro lado, parte en cubos los 150 gramos de panceta. Cubre el fondo de una cazuela amplia con aceite de oliva virgen extra y ponlo a calentar. Mientras tanto, pela los dientes de ajo e incorpóralos enteros al aceite cuando éste haya alcanzado la temperatura adecuada. Rehoga durante un par de minutos hasta que adquieran un tono dorado, momento en el que deberás sacarlos e incorporar el chorizo troceado. Sofríelo durante unos minutos removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo y, cuando esté listo, retíralo de la sartén. Repite la misma operación con la panceta.

Se puede sustituir el huevo frito por uvas verdes, gajos de mandarina o un poco de granadaSe puede sustituir el huevo frito por uvas verdes, gajos de mandarina o un poco de granada

Cuando tengas la carne lista, incorpora una cucharada de pimentón de la Vera en la cazuela y remueve para evitar que se queme. Tras sofreírlo un poco, echa el pan desmigado y troceado y remueve durante unos minutos hasta que se fría. A continuación, incorpora a la cazuela con las migas el chorizo, la panceta y los ajos ya dorados y remueve con una cuchara de palo para integrar todos los ingredientes. Luego apaga el fuego y deja reposar durante 5 minutos con la tapa puesta. Aprovecha este ratito para freír los 5 huevos con los que coronarás las migas. Lo bueno es que la yema quede cruda para que, a la hora de partirlo, se impregnen las migas con ella. Por último, tan solo te quedará servir las migas en cazuelas individuales y poner un huevo encima de cada unas con un poquito de sal antes de servírselas a tus invitados.

Esta es solo una de las variantes que se pueden encontrar de la receta de migas del pastor, siendo también muy común sustituir el huevo frito por uvas verdes, gajos de mandarina o un poco de granada. Además, también se pueden encontrar otro tipo de ingredientes, tanto vegetales como cárnicos. Y es que se puede agregar desde pimientos asados, tomates o setas a embutidos variados o trozos de cerdo provenientes de la matanza. Como puedes comprobar, es un plato en el que prácticamente cabe cualquier tipo de ingrediente, lo que es señal de ser un plato originalmente campesino en el que se utilizaba cualquier ingrediente que pudiera conseguirse en ese momento.

Te puede interesar

Comentarios