Menú
Gofres de queso
20 minutos | Baja

Gofres de queso

Normalmente los gofres suelen ser dulces, aunque también se puede optar por hacer una versión salada de los mismos que también está deliciosa y que enamorará a los amantes del queso.

Receta archivada en: Bollería, Quesos, Cocina rápida, Belga, Aperitivos

Ingredientes para Menos 8 Más personas

Receta paso a paso

  1. Comienza cortando los 200 gramos de queso cheddar en 8 lonchas de, más o menos, 1 centímetro de grosor. Comprueba que estas no son demasiado grandes para el tamaño de la gofrera.
  2. Coge 3 cuencos: en uno bate el huevo, en otro pon 2 cucharadas de harina y en el último 4 cucharadas de pan rallado.
  3. Pasa el trozo de queso por la harina, luego por el huevo batido y, por último, reboza en pan rallado. Repite la operación si quieres asegurarte de que estén bien crujientes.
  4. Pon a calentar la gofrera y, cuando haya alcanzado la temperatura adecuada, ve haciendo los gofres de queso 1 a 1 durante 2 o 3 minutos hasta que estén bien dorados.
  5. Sirve estos deliciosos gofres a tus comensales acompañados de un poco de mermelada, ya sea ésta dulce o salada.

Receta completa

Los gofres son un dulce típico de Bélgica que tiene una textura parecida a la de una galleta o un barquillo. Su origen se encuentra en la época medieval, cuando se utilizaban planchas de metal con forma de rejilla para hacerlos. Ahora su preparación es mucho más sencilla con una simple gofrera. Además, su masa es muy fácil de hacer y parecida a la de las tortitas, siendo sus principales ingredientes la harina o el huevo. Lo más normal es que los gofres, también conocidos como waffle, se sirvan con algún topping dulce por encima como es chocolate, nata, sirope o miel. Sin embargo, ¿por qué no probar una versión salada? Los gofres de queso son perfectos para servir como aperitivo durante una comida familiar, para picar algo cuando llegan invitados a casa o para servir a tus hijos a la hora de la cena. Anímate a prepararlos con la receta que te mostramos a continuación y ya verás como te conquistarán.

Elaboración del gofre de queso

Como podrás comprobar, esta receta de gofres de queso varía un poco respecto a la receta tradicional, aunque el resultado es igual de delicioso (sobre todo para los amantes del queso). Para comenzar a prepararlos, corta los 200 gramos de queso cheddar en 8 láminas de, aproximadamente, 1 centímetro de grosor. Eso sí, tendrás que asegurarte de que no sean excesivamente grandes para que quepan dentro de los huecos de la gofera. Cuando tengas el queso listo, bate el huevo en un recipiente, en otro pon 2 cucharadas de harina y en otro 4 cucharadas de pan rallado.

Los gofres de queso son una variedad salada de este dulce típicoLos gofres de queso son una variedad salada de este dulce típico

El siguiente paso será rebozar el queso, casi como si se tratase de una croqueta. Primero comienza pasándolo por harina, luego por el huevo batido y termina rebozándolo bien en el pan rallado, de forma que esté totalmente cubierto por ambas caras. Si quieres asegurarte de que los gofres de queso estén perfectamente crujientes, un truco es que reboces cada trozo de queso 2 veces. Además, también puedes sustituir el pan rallado por nachos o kikos machacados. Éstos darán al gofre una textura ideal y un toque mucho más crujiente.

Repite la operación con los otros 7 trozos de queso restantes hasta que los hayas rebozado todos y, a continuación, pon a calentar la grofera. Cuando ya haya alcanzado la temperatura adecuada, ve metiendo cada uno de los trozos de queso rebozado de 1 en 1 durante 2 o 3 minutos hasta que adquiera una bonita tonalidad dorada. Finalmente, cuando hayas cocinado todos los gofres, ya sólo te quedará servírselos a tus invitados. Además, si quieres darle un toque diferente a este delicioso gofre de queso puedes optar por servirlo junto a un poco de mermelada, tanto dulce como en su versión salada, para darle un contraste diferente.

Te puede interesar

Comentarios