Menú
Cómo hacer croquetas

Cómo hacer croquetas

Las croquetas son unos de los aperitivos que más gusta a la gente. Aquí te explicamos paso a paso sus componentes y todo lo que tienes que saber antes de hacer croquetas.

Un aperitivo por excelencia en los bares españoles son las croquetas. Según la cantidad que se quiera realizar conllevará más tiempo o menos pero, aun así, la satisfacción de disfrutar de ese manjar tras realizarlo es única.

Las croquetas tienen la gran particularidad de que muchos alimentos que se tiene por el frigorífico o la despensa sirven para hacer el relleno de las mismas. Incluso las sobras de platos de puchero como el cocido, albóndigas o carnes y pescados de guisos pueden servir tras haber sido bien desmenuzados.

Cómo hacer croquetasCroquetas de jamón

El gran desafío que conllevan las croquetas es la elaboración de la bechamel. Si estás empezando a hacerlas y no quedan a tu gusto no te desanimes. La práctica hace la perfección cuando se trata de la bechamel. La cantidad de leche y de harina que se utilice determina la consistencia y el espesor de la masa. También el alimento que se utilice para el relleno fomentará el espesor o, por lo contrario, hará que la bechamel sea mucho más ligera.

Ingredientes generales de las croquetas: Relleno

Cebolla: Su utilización es opcional. Hay personas a las que le gusta su sabor y a otras a las que no por lo que su uso en la elaboración de croquetas puede ser prescindible. En el caso de decidir utilizarlas, deben estar bien pochadas en una sartén con aceite de oliva o mantequilla (también al gusto) sin que lleguen a tostarse.

Leche: su utilización determina por una parte la cantidad de bechamel que se va a hacer y también su consistencia. Su cantidad también está determinada por la que utilicemos de harina.

Harina: otro de los ingredientes esenciales para elaborar las croquetas. Con el fin de que no se generen grumos durante la mezcla, es mejor que se tamice la harina antes de incorporarla a la cazuela/sartén donde se vaya a proceder a cocinar la bechamel. Su elaboración requiere tiempo por lo que se necesita que el fuego esté bajo y que se esté removiendo continuamente la harina antes y después de incorporar la leche.

Nuez Moscada: También es de uso opcional. Con una pizca de nuez moscada se proporciona a la bechamel un sabor dulce y a la vez picante, que potencia además el sabor del ingrediente principal del relleno de las croquetas.

Cómo hacer croquetasLa cantidad de bechamel determinará la consistencia de la croqueta

Sal: la cantidad de sal viene marcada tanto por la cantidad de bechamel que se vaya a hacer así como el ingrediente con el que se haga el relleno. Productos como el jamón o el bacalao son salados por sí mismos, por lo que la cantidad de sal que se eche debe ser menor. Otros productos más dulces como boletus, merluza o el pollo requerirán más cantidad de sal.

El relleno debe estar frío antes de proceder al rebozado. Se debe esperar de cuatro horas en adelante.

Rebozado

Harina: Al igual que utilizamos la harina durante el proceso de la bechamel, en el rebozado se utiliza para ayudar a darle forma de "croqueta" al relleno. La harina servirá para homogeneizar la bechamel mientras se amasa entre las manos.

Huevo: este producto sirve como adherente entre la harina y el pan rallado. No por rehogar la croqueta durante mucho tiempo en el huevo va a hacer que se adhiera más pan rallado. Lo importante es que se quede todo cubierto.

Cómo hacer croquetasEl aceite debe estar muy caliente antes de poner las croquetas

Pan rallado: es el responsable de que la croqueta quede crujiente tras pasarla por la sartén con aceite o freidora. Si se quiere que esté mucho más crujiente, se tendrá que hacer dos veces el proceso del huevo y el pan rallado.

Ahora sólo tienes que probar a hacerlas en casa con las recetas de croquetas que te proponemos como la de bacalao o las de jamón. ¿Te atreves?

Te puede interesar