Menú
Garbanzos con espinacas
60 minutos | Baja

Garbanzos con espinacas

Además de estar delicioso, este plato aporta una gran cantidad de proteínas al organismo y es una estupenda fuente de hierro y calcio.

Receta archivada en: Legumbres, Verduras y hortalizas, Comida vegana, Guisos, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

1 Poner a remojo los garbanzos 12 horas antes de cocinarlos.

2 Escurrir los garbanzos antes de empezar la receta. Ponerlos en una olla exprés junto con las espinacas, echar sal y cubrir de agua. Cocer durante 20 minutos.

3 Cuando estén cocidos los garbanzos y las espinacas, coger una sartén y calentar aceite de oliva virgen extra. Mientras tanto, machacar en un mortero los dientes de ajo y el perejil fresco en rama. Trocear también la cebolla.

4 Requemar en la sartén el ajo, el perejil y la cebolla. Cuando esté pochado, añadir el pimentón dulce, remover con la ayuda de una tenedor de madera y añadir un chorrito de vinagre de vino blanco al gusto. Retirar la sartén del fuego y reservar unos minutos.

5 Reducir de agua la olla hasta dejar unos tres o cuatro dedos para poner de nuevo a cocer los garbanzos y las espinacas junto al requemado que hemos hecho en la sartén. Incorporar la hoja de laurel y hervir durante 12 minutos más. Catar el toque de sal y servir.

Receta completa

La receta de garbanzos con espinacas que se presenta en Bekia Cocina es muy completa para cualquier día de la semana, en parte a la perfecta unión que forman estos dos alimentos desde el punto de vista nutricional. Por un lado, los garbanzos, aunque no tienen todos los aminoácidos esenciales, son, dentro de la familia de las legumbres y junto con la soja, los que más proteínas aportan a nuestro organismo. Es por ello que se han convertido en el producto estrella de la pirámide alimenticia de las personas que siguen un estilo de vida vegetariano o vegano, tan de moda en nuestros días. Además, son también una buena fuente de hierro y calcio, al igual que el resto de legumbres. Por su parte, las espinacas son una de las verduras de hoja verde más recomendadas y utilizadas en cualquier dieta, gracias a la vitamina K que aportan, su alto contenido en calcio y sus propiedades antioxidantes. No hay más que repasar las escenas de Popeye El Marino para comprobar la fuerza y energía que este rico alimento aportaba a este conocido personaje animado.

Elaboración

A la hora de elaborar los garbanzos con espinacas, lo primero que tenemos que hacer es poner a remojo la legumbre 12 horas antes de llevar a cabo la receta. De este modo, su cocción será mucho más rápida, lo cual se hace también con otras clases como lentejas, alubias o fabes. Después de haberlas escurrido antes de empezar a preparar este contundente plato, las colocamos en la olla junto con las espinacas.

Los grabnazos con espinacas son una estupenda fuente de hierro y calcioLos grabnazos con espinacas son una estupenda fuente de hierro y calcio

Es recomendable que sean frescas, al igual que los garbanzos, evitando las que vienen congeladas, que no aportarán tanto sabor como las que podemos comprar directamente en nuestra frutería o mercado de confianza. Junto al agua, y antes de poner la tapa, añadimos un poco de sal y cocemos durante 20 minutos, aproximadamente.

Una vez que los garbanzos están cocidos, abrimos la olla para que salga todo el vapor y dejamos reposar. Mientras tanto, troceamos la cebolla y en un mortero ponemos los dientes de ajo y las ramas de perejil fresco. Siguiendo el consejo que nos daría una abuela, echa un poco de sal en el recipiente, pues te resultará más sencillo machacarlo todo. Cuando tenemos estos ingredientes preparados, en una sartén calentamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, donde los freiremos. Una vez que estén pochados, bajamos el fuego y añadimos la cucharadita de pimentón dulce, retirando la sartén del calor rápidamente para evitar que se queme, lo que provocaría que el requemado amargara. Sin embargo, todavía falta el toque de vinagre de vino blanco, echando un buen chorro en la sartén, aunque esto depende del gusto de los comensales por este aliño.

Este debe ser el aspecto final de tus garbanzos con espinacasEste debe ser el aspecto final de tus garbanzos con espinacas

Por otro lado, hay que reducir de agua la olla donde hemos cocido los garbanzos y las espinacas, dejando solamente tres o cuatro dedos. Posteriormente, ponemos a cocer de nuevo, esta vez sin cerrar la tapa, habiendo añadido previamente el requemado que hemos preparado en la sartén y las hojas de laurel. Después de otros 12 ó 15 minutos de cocción, retiramos la olla del fuego y dejamos reposar unos instantes más. Nuestros garbanzos con espinacas están listos para servir, ¡buen provecho!

Para completar la comida, podemos optar por un segundo plato a base de pescado o carne a la plancha, ya que el primero es lo suficientemente contundente, junto con una pieza de fruta de postre. De este modo, cerraríamos un menú para cualquier día de la semana, ya que también es una receta que se puede dejar hecha el día anterior para llevarnos en el tupper en caso de que comamos en la oficina.

Te puede interesar

Comentarios