Menú
Tarta de fresa y chocolate
75 minutos | Media

Tarta de fresa y chocolate

Con esta receta podrás preparar una riquísima tarta de chocolate y fresa, una de las combinaciones por excelencia con la que podrás sorprender a tus invitados y hacer que se chupen los dedos.

Receta archivada en: Tartas, Chocolate, Frutas, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más porciones

Receta paso a paso

  1. Fundir la mantequilla al baño María y engrasar un molde cuadrado con un poco de ella. Reservar el resto.
  2. Precalentar el horno a 180º.
  3. Fundir el chocolate al baño María.
  4. Batir los huevos y añadir el azúcar y un poco de la piel de la naranja rallada. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea de color claro.
  5. Incorporar la mantequilla y el chocolate fundidos y remover.
  6. Añadir la harina y batir hasta que todos los ingredientes se hayan ligado.
  7. Verter en el molde y hornear durante 30 minutos con el horno a 180º.
  8. Lavar las fresas y quitar los tallos. Reservar 2 y picar el resto.
  9. Juntar en una cazuela las fresas picadas, el azúcar moreno y el agua y cocer a fuego alto hasta conseguir una mezcla espesa.
  10. Retirar del fuego, añadir el agua de azahar y dejar enfriar.
  11. Sacar el bizcocho del horno y dejar que se enfríe. Cuando esté templado, dividirlo horizontalmente en dos.
  12. Cubrir la base con la compota de fresa y azúcar y volver a colocar la tapa.
  13. Montar la nata, añadiéndole el azúcar glas al final, y decorar con ella la parte superior de la tarta.
  14. Cortar en láminas las dos fresas reservadas y decorar las esquinas y el centro. Añadir el cacao en polvo por toda la parte de arriba.

Receta completa

Una tarta es un postre excelente con la que terminar una reunión con amigos, una comida familiar o con la que celebrar un cumpleaños. Las tartas de chocolate son las que más éxito tienen, ya suelen ser las preferidas de los más golosos. Además, el chocolate da mucho juego al poder combinarse con una gran variedad de frutas que le darán un toque diferente. El plátano o la naranja con un poco de chocolate está para chuparse los dedos, pero la combinación por excelencia es con unas fresas. Estas dulces frutas son las protagonistas de esta tarta de chocolate que hará que tus invitados se la terminen en un abrir y cerrar de ojos.

El chocolate y la fresa son dos ingredientes que van muy bienEl chocolate y la fresa son dos ingredientes que van muy bien

Elaboración

El primer paso será fundir la mantequilla, ya sea al baño María o metiéndola en el microondas durante unos segundos. Si optas por hacerlo a la manera tradicional, tendrás que poner una olla mediana llena de agua al fuego. Cuando ésta esté hirviendo, coloca la mantequilla en un recipiente más pequeño y ponlo sobre el agua caliente. Poco a poco, la mantequilla se irá derritiendo y adquirirá un tono transparente. Cuando esté perfectamente liquida y sin ningún grumo, ya podremos retirarla del fuego y reservarla. Ahora es el momento de poner a precalentar el horno a 180º y de engrasar un molde cuadrado con un poco de la mantequilla derretida.

A continuación, habrá que fundir el chocolate. Esta vez sí tendrás que hacerlo al baño María, ya que en el microondas no serás capaz de controlar perfectamente el chocolate y éste podría terminar quemándose y adquiriendo un sabor amargo. Eso sí, recuerda que si has decidido utilizar una tableta de chocolate tendrás que trocearla antes de empezar a derretirla. Tampoco dejes nunca de remover con una cuchara de palo, así evitarás que se pegue. Cuando el chocolate esté derretido lo reservaremos con la mantequilla.

El siguiente paso será batir los 3 huevos y añadirle los 150 gramos de azúcar y un poco de piel de naranja rallada. Ten cuidado de ir girando la naranja a medida que la rallas, ya que la piel blanca interior podría amargar la mezcla si cae sobre ella. Deberemos mezclar todo con una batidora o bien con ayuda de una espátula de silicona hasta conseguir una masa homogénea y de color blanquecino. A continuación, añadiremos el chocolate y la mantequilla que hemos fundido y mezclaremos hasta que todos los ingredientes se hayan ligado perfectamente. Luego, añadiremos los 50 gramos de harina y, después de volver a batir, verteremos la mezcla en el molde previamente engrasado. Ya podemos meterlo en el horno durante 30 minutos calentado previamente a 180º.

Este tipo de tarta es muy vistosa por los coloresEste tipo de tarta es muy vistosa por los colores

Mientras el bizcocho se hornea es el momento de preparar las fresas, que deberás lavar y cortar el tallo. Reserva dos fresas enteras y trocea el resto. A continuación, echa todas las fresas en una cazuela y añade los 100 gramos de azúcar moreno y el agua. Pon la mezcla a calentarse a fuego alto y remueve hasta que se forme una especie de compota espesa de color oscuro. Cuando todo esté perfectamente fundido, retira la cazuela del fuego y añade la cucharada de agua de azahar. Remueve hasta que esté todo mezclado y deja que se enfríe.

Es el momento de sacar el bizcocho del horno, pero antes de hacerlo debes asegurarte de que no se ha quedado ninguna parte cruda. Para ello, abre ligeramente la puerta del horno y pincha la parte superior por varios sitios con la ayuda de un palillo o de la punta de un cuchillo. Si al retirarlo éste sale limpio es que el bizcocho ya está listo para salir del horno. Cuando esté templado divídelo horizontalmente en dos, para lo cual es mejor utilizar una cuchillo largo y fino de estilo jamonero. En este paso es crucial tener mucha paciencia, ya que si sale mal puede quedarnos irregular o incluso romperse alguna de las mitades. Una vez ya hayamos separado la parte de arriba, podremos echar la compota de fresa hasta cubrir toda la base del bizcocho y volver a taparlo.

Para la decoración, montaremos los 200 mililitros de nata líquida y añadiremos el azúcar glas cuando esté espera y firme. Luego, con ayuda de una manga pastelera, podremos cubrir la parte superior de la tarta con ella. Las esquinas y el centro de la tarta las decoraremos con las dos fresas que habíamos reservado, troceándolas en láminas finas. El último toque será espolvorear un poco de cacao en polvo con un colador pequeño. Ya tendrás tu tarta lista para servir a tus invitados. ¡Seguro que te pedirán la receta!

Te puede interesar

Comentarios