Menú
Porras con chocolate
30 minutos | Baja

Porras con chocolate

Este es el desayuno perfecto para empezar con alegría un fin de semana, sobre todo si se preparan en casa y se comen todavía calentitas. ¡Atrévete a hacerlas con esta sencilla receta!

Receta archivada en: Bollería, Masas y rebozados, Sartén, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon los 400 mililitros de agua en una cazuela y caliéntala.
  2. Cuando el agua rompa a hervir, añade 300 gramos de harina y remueve con unas varillas eléctricas hasta que se integre por completo con el líquido.
  3. Agrega una pizca de sal, un poco de bicarbonato y un poco más de harina. Vuelve a batir y sigue incorporando harina poco a poco hasta que la masa tenga la textura adecuada y sin grumos.
  4. Rellena una manga pastelera de boquilla redonda con la masa y deja que repose durante 10 minutos.
  5. Prepara el aceite para freír llenando una sartén o una freidora con abundante aceite de girasol.
  6. Cuando el aceite esté bien caliente, añade la masa haciendo forma de espiral con la ayuda de la manga pastelera.
  7. Dale la vuelta a las porras para que se doren de forma homogénea y, cuando las saques, deja que reposen sobre un poco de papel de cocina que absorba el exceso de aceite.
  8. Pon el litro de leche entera en una cazuela y caliéntala. Añade también el chocolate troceado junto a una pizca de sal y una rama de canela.
  9. Remueve hasta que el chocolate se haya fundido y mezclado perfectamente con la leche. En el momento en el que rompa a hervir, retíralo del fuego. Si ha quedado demasiado líquido, espera unos minutos y luego ponlo en el fuego de nuevo hasta que llegue a ebullición.
  10. Espolvorea un poco de azúcar por encima de las porras y sírvelas calentitas junto al chocolate caliente.

Receta completa

Las porras son típicas en EspañaLas porras son típicas en España

¿A quién no le gustan unas deliciosas porras con chocolate caliente para desayunar? A pesar de que éstas pueden parecerse a los churros, no sólo cambia su forma sino también los ingredientes de su masa. Una masa que es de lo más sencillo de hacer y que a penas necesita más ingredientes que agua, harina y bicarbonato y abundante aceite para freírlas. Si quieres sorprender a toda tu familia con un desayuno de rechupete, sólo tienes que seguir la receta que tienes a continuación.

Elaboración

Hacer la masa de las porras es de lo más fácil y el primer paso será poner los 400 mililitros de agua en una cazuela y calentarla. En el momento en el que rompa a hervir, incorpora 300 gramos de harina en el agua. Hazlo de golpe, pues no es necesario que lo hagas a cucharadas. Luego remueve con unas varillas eléctricas hasta que la harina se haya integrado por completo con el líquido. A continuación, añade a la masa una pizca de sal, un poco de bicarbonato y un poco más de harina. Luego vuelve a batir y empieza a añadir cucharadas de harina poco a poco hasta que la mezcla tenga la textura adecuada. Es decir, que no esté muy compacta pero tampoco demasiado líquida. Si no incorporas toda la harina no pasa nada, pero deberás asegurarte de que la masa esté perfectamente batida y sin ningún grumo.

Puedes tomar las porras con chocolate o con lo que más te gustePuedes tomar las porras con chocolate o con lo que más te guste

El siguiente paso será rellenar una manga pastelera de punta redonda con la masa y dejarla reposar durante unos minutos, mientras preparas el aceite en el que hervir las porras. Para ello puedes utilizar una freidora o una sartén grande, pero deberás echar el suficiente aceite de girasol como para que cubra más de la mitad de su altura. Ponlo a calentar y, cuando el aceite esté bien caliente, vierte la masa en el aceite haciendo forma de espiral. Dale la vuelta con una espumadera para que las porras se doren de forma homogénea por todos sus lados y luego sácalas del aceite. Deja que reposen durante unos minutos en un trozo de papel de cocina para que eliminen el exceso de aceite y luego espolvoréalas con un poco de azúcar.

Mientras que las porras reposan y se templan un poco (acuérdate de que hay que servirlas todavía calentitas) puedes aprovechar para hacer el chocolate caliente en el que mojarlas. Pon el litro de leche entera en una cazuela y caliéntala, añadiendo tras unos minutos los 400 gramos de chocolate troceado y una pizca de sal junto a la rama de canela para que le de un toque de sabor. Ahora también puedes añadir un poco de azúcar si te gusta que el chocolate esté especialmente dulce. Remueve con una cuchara de palo hasta que el chocolate se haya fundido por completo y esté perfectamente integrado con la leche. Cuando tengas una mezcla homogénea y ésta rompa a hervir, retira el chocolate del fuego. Si ves que todavía está demasiado líquido, cuando deje de burbujear ponlo de nuevo en el fuego y retíralo cuando vuelva a hervir. Eso sí, no te olvides de remover para que el chocolate no se pegue. Ahora tan solo te quedará servirlo en una taza junto a las porras calentitas.

Te puede interesar

Comentarios