Menú
Patatas asadas
20 minutos | Baja

Patatas asadas

Existen infinitas formas de cocinar el producto estrella de la dieta mediterránea: la patata. No te pierdas estas cuatro elaboraciones diferentes y alternativas a la forma tradicional.

Receta archivada en: Patatas, Verduras y hortalizas, Tapas, Comida vegana, Cocina rápida, Platos principales

Ingredientes para Menos 3 Más personas

Receta completa

Las patatas son uno de los productos base de la dieta mediterránea a pesar de proceder del continente americano. Son comunes y económicas y acompañan a multitud de platos. Pero no olvidemos que ¡también pueden ser las protagonistas!

Las patatas asadas son un auténtico manjar: blanditas por dentro y crujientes y doraditas por fuera. El problema es que a veces puede complicarse su preparación. Por ello, a continuación, os contamos cuáles son los mejores métodos para prepararlas.

1. Cortadas en gajos

Este es el mejor modo de preparar las patatas asadas cuando no tienes demasiado tiempo. ¡Están espectaculares! Eso sí, deben comerlas una vez salen del horno porque es cuando mejor están.

Los pasos para que te queden perfectas son los siguientes:

    Precalienta el horno entre 200-230ºC con una bandeja en el tercio superior.

    Corta las patatas en gajos. No es necesario eliminar la piel, si te aseguras de que quedan bien limpias, pero sí intenta que tengan un grosor similar.

    Una vez las tienes cortadas, mezcla las patatas con 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 de de sal y media de pimienta.

    Colócalas en la bandera que tenías preparada en una sola capa. Es muy importante que no se apilen para que se asen bien. Mételas en el horno durante 20 minutos.

    Sácalas y con ayuda de una espátula dales la vuelta. Para que la cocción sea uniforme, pasa las que estaban en el centro a los laterales de la bandera y viceversa.

    Una vez hechos estos cambios, mételas de nuevo en el horno hasta que veas que están cocidas, doradas y crujientes en los bordes.

Las patatas en gajos se pueden tomar solas, a la griega o con salsa rancheraLas patatas en gajos se pueden tomar solas, a la griega o con salsa ranchera

¡Verás que ricas! Además, las más finitas te recordarán un poco a las patatas fritas lo que les da un extra de sabor.

Este método de preparación de patatas asadas está muy bien si queremos prepararlas a la griega (con ajo, orégano, pimentón dulce o picante y caldo de pollo) o con queso gratinado y beicon. Si a estas últimas, además, les añades salsa ranchera y cebollino te será difícil no acabar con toda la fuente solo.

2. Envueltas en papel de aluminio.

Este se trata del método tradicional para asar las patatas. No se consigue el exterior crujiente pero si son las que tienen un interior más cremoso. Además son las más saludables.

Las patatas en papel de aluminio son una opción muy saludableLas patatas en papel de aluminio son una opción muy saludable

Para que te queden genial estos son los pasos a seguir:

    Precalienta al horno entre 220-230ºC mientras lavas bien las patatas.

    Ponles sal y pimienta al gusto. Puedes añadir otras especias si te apetece.

    Envuélvelas en papel de aluminio.

    En el horno, colócalas sobre una rejilla (si es bandeja no pasa nada) y deja que se hagan durante aproximadamente 55-60 minutos.

    Déjalas reposar y espera a que no quemen para quitarles el papel.

3. Aplastadas o al estilo 'Jamie Oliver'

Este modo de preparación es bastante trabajoso pero el mejor si queremos sorprender a nuestros invitados con unas increíbles patatas asadas.

Las patatas aplastadas o al estilo 'Jaime Oliver son perfectas para sorprenderLas patatas aplastadas o al estilo 'Jaime Oliver son perfectas para sorprender

Los pasos que recomienda seguir el famoso chef inglés son:

    Precalienta el horno a 190ºC.

    Pela las patatas que quieras preparar asegurándote de que tienen un tamaño similar.

    Lávalas y ponlas en una olla grande (¡que no se amontonen!). Cúbrelas de agua fría con sal y déjalas cocerse durante unos 7 minutos.

    Cuécelas y déjalas en el escurridor durante un par de minutos. Una vez han secado al aire, sacude el colador. El golpeteo sirve para que se rompa la superficie de las patatas y después nos queden unas patatas asadas más crujientes.

    Después de este peculiar proceso, ponlas sobre una bandeja y añádeles aceite (unas 3 cucharadas), vinagre (2 cucharadas) y condiméntalas con sal y pimienta.

    Tras mezclarlo todo bien, déjalas en el horno durante 30 minutos o hasta que las veas doraditas.

    Saca con precaución la bandeja del horno y ayúdate de una espumadera para aplastarlas ligeramente. Al estar casi cocinas debe resultarte fácil, sino necesitan más tiempo en el horno.

    Después deja que continúen asándose durante 35-45 minutos más o menos para obtener el resultado dorado que esperamos.

4. Una alternativa divertida: ¡Muffins de patata al horno!

No se trata de patatas asadas de forma estricta pero es una receta que merece la pena darle una oportunidad. Para preparar 6 muffins (3 personas):

Las patatas con forma de muffins son una alternativa original y divertidaLas patatas con forma de muffins son una alternativa original y divertida

    Cocemos unas patatas y las aplastamos (unos 300 gramos) en un bol. ¡Ya puedes poner el horno a precalentar!

    Añadimos al bol 110 gramos del queso rallado que nos guste. Si lo rayas en el momento quizá tenga mucha agua por lo que es recomendable secarlo con un papel de cocina. Es recomendable añadir también 30 gramos de queso parmesano.

    A las patatas y el queso, sumamos 60 mililitros de nata para cocinar, 1 huevo batido, sal y pimienta.

    Engrasamos el molde para magdalenas con un poco de mantequilla o aceite, sobre el que repartiremos la masa.

    Mételo en el horno y deja que se horneen durante unos 15 minutos a 200ºC.

Te puede interesar

Comentarios