Menú
Nachos con salsa de queso
1 hora | Baja

Nachos con salsa de queso

Con esta sencilla receta podrás sorprender a tus amigos con unos crujientes nachos caseros acompañador de una salsa de queso Cheddar con chorizo. ¡Te pedirán la receta!

Receta archivada en: Bollería, Quesos, Cocina rápida, Mexicana, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

  1. Mezcla en un recipiente la harina de maíz y de trigo y añade una cucharada de sal.
  2. Poco a poco, y sin dejar de remover, añade al agua caliente hasta conseguir una masa homogénea que sea fácil de trabajar.
  3. Haz una bola con la masa, envuélvela en papel transparente y deja que repose en la nevera durante media hora.
  4. Para empezar a preparar la salsa de queso, corta la cebolla y pochala en una sartén con un chorrito de aceite.
  5. Pincha el chorizo y mételo en el microondas durante unos segundos. Luego quítales la piel y pártelo en trozos pequeños.
  6. Cuando la cebolla ya esté tierna, añade el chorizo y las espinacas perfectamente escurridas. Deja que todo se cocine con el fuego al mínimo.
  7. Saca la masa de los nachos de la nevera y ponla sobre un trozo de papel film. Extiéndela con un rodillo de cocina hasta lograr una masa fina.
  8. Corta la masa en triángulos con un cuchillo y vete recortándolos.
  9. En una sartén con aceite caliente fríe los nachos hasta que éstos adquieran un tono dorado por ambos lados.
  10. Sácalos y ponlos a escurrir sobre un trozo de papel de cocina. Deja que se enfríen sobre una fuente.
  11. Corta el queso Cheddar en trozos y añádelo a la cebolla, el chorizo y las espinacas que están en la sartén subiendo un poco el fuego.
  12. Sin dejar de remover incorpora la leche evaporada y deja que la salsa espese.
  13. Cuando la salsa tenga la textura adecuada, viértela en un cuenco y espolvorea por encima un poco de cilantro picado. Sírvela a tus invitados junto a la fuente de nachos.

Receta completa

La comida mexicana se caracteriza por sus intensos sabores que muchas veces cuentan con un ligero toque picante (o no tan ligero). Sin embargo, ya no tenemos que trasladarnos al país azteca para disfrutar de sus deliciosos platos, sino que en casa podemos preparar nuestros propios burritos, tacos o unos crujientes nachos. Los nachos son pequeños triángulos de tortilla de maíz que se fríen o tuestan para conseguir una textura crujiente. Con la receta de hoy podrás aprender a preparar tus propios nachos con una cremosa salsa de queso con chorizo que te hará perder la cabeza. Aunque si lo prefieres, en casa también puedes acompañarlos de guacamole, pico de gallo o frijoles fritos.

Elaboración

Parte de esta receta consiste en preparar los nachos, aunque si lo prefieres puedes saltarte este proceso y comprar directamente una bolsa de nachos, de esta forma tan sólo tendrás que preparar la salsa de queso. Si optas por hacerlos tu mismo tendrás que empezar por mezclar en un recipiente los 100 gramos de harina de maíz, la cucharada de harina de trigo y un poco de sal. A continuación, vete agregando los 80 mililitros de agua caliente poco a poco mientras remueves. Deja de echar cuando consigas una masa homogénea que se pueda manejar fácilmente, aunque si ves que te ha quedado un poco espesa puedes añadir más agua. Cuando tengas la masa preparada, haz una bola con ella, envuélvela en papel film y guárdala en la nevera durante media hora.

Los nachos son pequeños triángulos de tortilla de maíz que se fríen o tuestan para conseguir una textura crujienteLos nachos son pequeños triángulos de tortilla de maíz que se fríen o tuestan para conseguir una textura crujiente

Mientras la masa de los nachos reposa en la nevera es el momento de comenzar a preparar la salsa de queso Cheddar. Si las espinacas que vas a utilizar son congeladas, entonces pon una pequeña cazuela al fuego con una pizca de sal. Cuando el agua rompa a hervir, echa las espinacas todavía congeladas y sácalas cuando vuelva a llegar a ebullición. Acuérdate de escurrirlas muy bien. En cambio, si prefieres utilizar espinacas frescas no necesitarás hervirlas, bastará con cocinarlas en una sartén y siempre removiendo hasta que poco a poco vayan perdiendo el volumen y las hojas queden tiernas. Cuando estén listas escúrrelas.

A continuación, pica los 60 gramos de cebolla en trozos muy finos y échala en una sartén con un chorrito de aceite y un poco de sal. Mientras dejas que la cebolla se poche, mete los 65 gramos de chorizo fresco en el microondas durante unos segundos, pero pinchándolo para evitar que explote y facilitar que con el calor vaya perdiendo un poco de su grasa. Sácalo del microondas, quítale la piel y pártelo en trozos pequeños. Cuando la cebolla ya esté tierna y haya adquirido un tono transparente, incorpora el chorizo a la sartén junto con las espinacas escurridas.

Prepara nachos con una cremosa salsa de queso con chorizo que te hará perder la cabezaPrepara nachos con una cremosa salsa de queso con chorizo que te hará perder la cabeza

Baja el fuego al mínimo y deja que se cocine todo mientras sacas del frigorífico la masa de los nachos. Extiéndela sobre una hoja de papel de hornear colocado sobre una encimera o superficie lisa y comienza a estirarla. Lo ideal es que el grosor de la masa ya estirada sea de pocos milímetros, ya que tiene que quedar lo más fina posible. Cuando ya la tengas estirada comienza a hacer pequeños triángulos con un cuchillo y vete separándolos. En una sartén vierte un par de dedos de aceite en el que freír los nachos, comprobando que éstos quedan perfectamente dorados por ambos lados. A medida que los vayas sacando colócalos en un trozo de papel de cocina, de forma que vaya absorbiendo el aceite que sobra.

Mientras los nachos ya listos se templan sobre una fuente, termina de preparar la salsa que los acompañará. Corta los 200 gramos de queso Cheddar en trozos y añádelo a la sartén, subiendo un poco el fuego. Por último, agrega los 200 mililitros de leche evaporada y deja que se cocine todo a fuego lento. Poco a poco verás como la salsa se va espesando hasta adquirir la consistencia adecuada. Eso sí, no dejes que espese demasiado ya que cuando la salsa se enfríe el queso fundido se endurecerá. Cuando esté lista viértela sobre un cuenco y espolvorea un poco de cilantro cortado por encima. Sírvesela al momento a tus invitados junto a tus deliciosos nachos.

Te puede interesar

Comentarios