Menú
Profiteroles
40 minutos | Media

Profiteroles

Disfruta de este delicioso postre de origen francés que puedes rellenar con tu ingrediente favorito.

Receta archivada en: Bollería, Masas y rebozados, Chocolate, Horno, Francesa, Postres

Ingredientes para Menos 10 Más personas

Receta paso a paso

  1. Calienta en un cazo el agua, 80 gramos de mantequilla, dos cucharadas de azúcar y un poco de sal. Cuando hierva, añade la harina y remueve hasta que espese.
  2. Continúa removiendo a fuego medio hasta que la masa se separe de las paredes del cazo y se seque por completo. Después, haz un agujero en el centro y ve añadiendo los huevos uno a uno.
  3. Pon a calentar el horno a 200 grados e introduce la masa resultante en una manga pastelera y haz pequeñas esferas con la mezcla, bien separadas entre sí.
  4. Cuando acabes con la masa, pinta los futuros profiteroles con huevo batido y hornéalos durante 20 minutos.
  5. Mientras se enfrían, ve montando la nata con 5 cucharadas de azúcar y prepara la crema de chocolate derritiéndolo con 30 gramos de mantequilla y un poco de nata líquida.
  6. Corta los profiteroles por la mitad y rellénalos con la nata montada con una manga pastelera. Para terminar, báñalos con la crema de chocolate y sírvelos.

Receta completa

Los profiteroles nunca decepcionan. Estos dulces de origen francés se han ganado un hueco en cualquier mesa que se precie para terminar una buena cena o comida con un postre elegante pero delicioso. Lo mejor de todo es que su elaboración no te llevará mucho tiempo y que puedes servirlos de formas tan diferentes que parecerán platos distintos y variados. No esperes más para ponerte manos a la obra y anímate a cocinar estos exquisitos bollos.

Elaboración de la masa

Comienza calentando en un cazo grande el agua junto con 80 gramos de mantequilla, dos cucharadas de azúcar y un poco de sal hasta que comience a hervir. Llegados a ese punto, baja el fuego y mantenlo cocinando durante unos pocos minutos más. Después, retira el recipiente y añade toda la harina de golpe, al tiempo que remueves hasta que la masa quede bien integrada y homogénea.

Los profiteroles son de origen francésLos profiteroles son de origen francés

De nuevo, vuelve a poner la cazuela en el fuego y me removiendo con energía hasta que se forme una bola que se despegue fácilmente de las paredes. El objetivo es que la masa pierda toda la humedad y que a mezcla se quede lo más seca posible. De este modo, sabrás que está completamente cocinada cuando puedas tocarla con el dedo o algún utensilio que tengas a mano y no queden restos pegados.

Entonces, puedes retirar el cazo del fuego para hacer un agujero en el centro de la masa e ir introduciendo los huevos uno a uno, removiendo bien sin incluir el siguiente hasta que el anterior haya quedado bien integrado. El resultado debe ser una masa tan espesa que no tendría que haber problemas a la hora de separarla en pequeñas porciones para hornear.

Mientras pones el horno a calentar a 200 grados, rellena una manga pastelera con la masa, pero si no tienes a mano siempre puedes reemplazarla por una bolsa hermética limpia con un pequeño agujero en una de las esquinas. Así, vierte un poco de la mezcla en una bandeja con papel de horno creando pequeñas esferas que luego se convertirán en profiteroles, pintándolos con huevo con la ayuda de un pincel de cocina. Recuerda separarlos bien, porque van a doblar su tamaño y pueden llegar a pegarse.

Baña los profiteroles con crema de chocolate para acompañarBaña los profiteroles con crema de chocolate para acompañar

Ha llegado el momento de hornear los profiteroles durante unos 20 minutos, aunque el tiempo puede variar en función del tamaño y no deberás sacarlos hasta que estén bien doraditos. Una vez cocinados, debes dejarlos enfriar y el resultado debería ser un profiterol hueco y seco por dentro.

Elaboración de la nata y el chocolate

Mezcla la nata con 5 cucharadas de azúcar y móntala con la ayuda de una batidora de mano. Mientras, pon a calentar el chocolate y unos 30 gramos de mantequilla hasta que se derritan y resulte una masa homogénea. Después, añade un poco de nata y remueve bien hasta que todos los ingredientes se queden bien integrados.

Mientras que la crema se enfría, ve cortando los profiteroles por la mitad, separando la base de la cúspide, para rellenarlos con la nata montada con la ayuda de una manga pastelera o, en su defecto, una bolsa hermética. Cuando hayas terminado con todos los pastelitos, utiliza una cuchara sopera o un cucharón para bañarlos con el chocolate haciendo delgadas líneas que se crucen entre sí para que la presentación sea más vistosa.

Piensa diferente...

Del mismo modo, puedes sorprender a tus invitados y hacer profiteroles salados rellenos de queso de untar o paté, eliminando el azúcar de la masa inicial y añadiendo un poco más de sal. Estos bollitos son perfectos para presentarlos como entrantes en lugar de postres, aportando un toque original y divertido a cualquier cena o comida.

Consejos de preparación

  • Puedes congelar los profiteroles una vez rellenados con la masa para servirlos con chocolate muy caliente y que el contraste de temperatura sorprenda a los comensales.
Te puede interesar

Comentarios