Menú
Dorayakis
30 minutos | Baja

Dorayakis

Este pequeño bollito se dio a conocer de una manera espectacular gracias a la serie de animación 'Doraemon', siendo el dulce preferido del protagonista.

Receta archivada en: Bollería, Alergias e Intolerancias, Sartén, Japonesa, Postres

Ingredientes para Menos 6 Más personas

Receta completa

La comida japonesa se está poniendo cada vez más de moda, pero a parte del sushi y el ramen, todavía se conocen pocos platos típicos de la gastronomía nipona. El dorayaki es un postre típico de esta región, famoso por ser el bollo preferido de 'Doraemon, el gato cósmico'.

Sacarlo de la televisión y hacerlo realidad es muy sencillo. Se trata de un dulce muy fácil de preparar y que seguro gusta a todo el mundo, pues su sabor y textura son una mezcla entre el bizcocho y las tortitas. En esta receta se incluye el proceso de elaboración del relleno tradicional del bollo: el anko, una pasta dulce de judías rojas que recuerda un poco a la mermelada.

El dorayaki es un bollo jugoso que se puede rellenar de formas muy distintasEl dorayaki es un bollo jugoso que se puede rellenar de formas muy distintas

Sin embargo, para los que estén menos dispuestos a probar cosas nuevas, siempre existe la opción de rellenar el dorayaki con crema de cacao, nata montada o cualquier acompañamiento que el comensal prefiera. No obstante, cabe señalar que el anko no está nada mal y que también puede ser un estupendo condimento para utilizarse en las tostadas u otro tipo de repostería.

Elaboración del dorayaki

Utiliza un recipiente grande y profundo para verter todos los ingredientes y elaborar la mezcla. Comienza con la harina, el azúcar, y el polvo de hornear. Cuando estén bien mezclados, añade los huevos, la miel y el agua tibia.

Una vez añadidos todos los ingredientes debes empezar a batirlos. Lo más recomendable es que se haga con una batidora, pero si no es posible, siempre puede hacerse con un batidor manual, removiendo lentamente al principio y más enérgicamente después. El resultado debe ser una mezcla fluida y homogénea, sin grumos.

Mientras la masa reposa, empieza a calentar a fuego medio una sartén grande con un poco de aceite de oliva, extendiéndolo ayudándote de una brocha o de un papel de cocina. Cuando aprecies que el aceite está listo, ayúdate de un cucharón de sopa para verter un poco de masa en la sartén. Se recomienda que los dorayakis se hagan de dos en dos, ya que se sirven a pares.

Hay dorayakis de muchos tipos y saboresHay dorayakis de muchos tipos y sabores

Manteniéndo el fuego medio, espera unos tres minutos para que la parte del dorayaki se haga. Cuando empieces a observar que los bordes empiezan a solidificarse y que empiezan a salir burbujas de la masa, dale la vuelta con una rasera o espátula para que se haga por el otro lado.

Con un minuto más en la sartén es suficiente para que el bollo termine de hacerse. A la hora de sacarlos del fuego, ve apilándolos de dos en dos para posteriormente añadir el relleno elegido. Recuerda que estos dulces se comen como si se tratara de sándwiches. Repite el proceso tantas veces sea necesario hasta acabar con la masa. Si te has pasado un poco con las cantidades y has hecho masa de más, no te preocupes, puedes guardarla en tu nevera por un tiempo máximo de 12 horas.

Elaboración del anko

Mientras pones el agua a hervir, lava con entusiasmo las judías. Te será mucho más fácil si te ayudas de un colador. Cuando el agua llegue a ebullición, vierte las judías y déjalas hervir a fuego medio, durante unos 10 minutos y removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, hay que cambiar el agua para limpiar las impurezas. De nuevo, el colador será tu mejor aliado.

El anko es una elaboración a base de judíasEl anko es una elaboración a base de judías

Colma las judías con agua limpia y ponlas de nuevo a cocinar con el fuego al máximo, y cuando empiecen a hervir, bájalo al mínimo. Cuando las judías estén blandas, puedes retirarlas de la cocción y dejarlas reposar unos diez minutos antes de continuar su preparación.

Cuela las judías y vuelve a ponerlas en el fuego al mínimo. Ve añadiendo el azúcar poco a poco mientras vas removiendo, observando cómo se va formando una pasta más o menos homogénea, dependiendo del gusto de cada uno. Cuando consideres que está justo como te gusta, retira la masa y sírvela en algún tarro con tapadera para asegura su conservación.

Te puede interesar

Comentarios