Menú
Bombón helado blanco
120 | Baja

Bombón helado blanco

¿A quién no le gusta un delicioso helado de vainilla recubierto de chocolate blanco? Con esta sencilla receta podrás aprender a prepararlos en casa y sorprender a tus amigos e invitados.

Receta archivada en: Helados, Lácteos, Batidos y zumos, Directo al plato, Postres

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

  1. Disuelve 3 cucharadas de maicena en 60 mililitros de leche.
  2. Pon en una cazuela el resto de la leche, los 250 mililitros de nata líquida, los 110 gramos de azúcar, las semillas de vainilla, la leche con la maicena disuelta y una pizca de sal.
  3. Pon la mezcla a calentar sin para de remover y, cuando llegue a ebullición, deja que hierva durante 2 minutos.
  4. Retira el cazo del fuego y tritura la mezcla con una batidora de mano para que no quede ningún grumo.
  5. Deja reposar el helado para eliminar las burbujas.
  6. Derrite la mitad del chocolate blanco al baño María y cubre los moldes de helado con él. Luego mételos en el frigorífico durante 1 hora.
  7. Cuando la cobertura de chocolate se haya solidificado, vierte el helado de vainilla en los moldes, pero sin llenarlos por completo. Coloca los palitos de madera y mételos en el congelador durante 4 horas como mínimo.
  8. Cuando haya pasado el tiempo, derrite el resto del chocolate para cerrar la cobertura. Cubre cada helado cuando el chocolate fundido se haya enfriado un poco, haciéndolo de uno en uno y alisando el chocolate rápidamente antes de que se solidifique.
  9. Vuelve a meter los helados en el congelador durante un par de horas antes de que estén listos para comer.

Receta completa

Receta completa

Poco a poco empiezan a subir las temperaturas como consecuencia de la llegada de la primavera y, ¿qué mejor forma de celebrarlo que con un delicioso helado? De fresa, cola o cítricos... actualmente podemos encontrar helados de prácticamente cualquier sabor. Sin embargo, el chocolate sigue siendo el rey de los helados y el preferido por la mayoría de la gente. Además, ahora mismo se pueden encontrar un montón de recetas para hacer tus propios helados caseros y hoy en Bekia Cocina queremos enseñarte a preparar un delicioso helado bombón de chocolate blanco. ¡Toma nota porque seguro que querrás hacerla por segunda vez!

Elaboración

Para empezar a preparar el que será el interior del bombón helado de chocolate blanco tendrás que disolver la maicena. Vierte 3 cucharadas pequeñas de maicena en 60 mililitros de leche y remueve hasta que se hayan disuelto por completo. Te resultará más sencillo si la leche está recién sacada de la nevera o fría. A continuación, pon el resto de la leche en un cazo y añade los 250 mililitros de leche líquida y los 110 gramos de azúcar. Con la punta de un cuchillo, haz un corte longitudinal en la vaina de vainilla, extrae las semillas y añádelas al cazo junto a una pizca de sal. Si lo prefieres, puedes sustituir la vaina por 1 cucharada de extracto de vainilla. Luego pon el cazo a calentar a fuego medio-bajo y añade la maicena disuelta en la leche.

El chocolate sigue siendo el rey de los heladosEl chocolate sigue siendo el rey de los helados
Cuando la mezcla llegue a ebullición, baja el fuego a la temperatura mínima y deja que la mezcla hierva durante aproximadamente 2 minutos. Eso sí, no te olvides de remover continuamente con una cuchara de palo para evitar que se te pegue al fondo de la cazuela. Cuando haya pasado el tiempo indicado, retira el cazo del fuego y vierte la mezcla en el vaso de una batidora de mano para triturarla y que no quede ningún grumo. De esta forma conseguirás un helado de vainilla completamente homogéneo y suave. Cuanto la hayas batido, vuelve a poner la mezcla en el cazo y déjala reposar ahí durante más o menos media hora para eliminar las posibles burbujas que hayan quedado.

Mientras la mezcla reposa, es el momento de empezar a preparar la cobertura de chocolate blanco para que estos helados bombón queden perfectos. Para ello tendrás que derretir la mitad del chocolate blanco, ya sea éste en forma de tableta, medallones o lágrimas. La mejor forma de fundirlo es al baño María, ya que en el microondas es muy fácil que éste se queme. Llena una cazuela de agua y ponla a fuego medio. Mientras se calienta, pon el chocolate ya partido en otro cazo más pequeño resistente al calor y colócalo sobre el agua caliente. Remueve continuamente para evitar que el chocolate blanco se queme y retira el cazo del agua caliente cuando éste ya esté completamente derretido. Continua removiendo para se funda por completo.

El siguiente paso será verter un poco del chocolate fundido en los moldes de polo, moviéndolos para que el chocolate se reparta de forma homogénea. Otra forma de hacerlo es utilizando un pincel de cocina para pintar el interior de los moldes con el chocolate. Cuando ya tengas todos los moldes con su cobertura de chocolate blanco, mételos en la nevera durante 1 hora para que se solidifique. Cuando haya pasado ese tiempo y los saques, comprueba que el chocolate está perfectamente sólido por todos lados. A continuación, vierte la mezcla de vainilla que habías reservado en los moldes. Pero ten cuidado de no llenarlos hasta arriba, ya que deberás dejar hueco para la cobertura superior de chocolate. Ponle los palitos a los helados y mételos en el congelador durante, al menos, 4 horas. En cuanto a los moldes, puedes optar por utilizar unos rígidos o bien unos de silicona, siendo éstos últimos más fáciles a la hora de desmoldar.

Cuando compruebes que los polos ya están congelados y sólidos por completo, podrás derretir el resto del chocolate blanco también al baño María para la cobertura del otro lado. Te recomendamos que una vez empieces a cubrir los helados lo hagas de uno en uno, y es que el chocolate se solidifica muy pronto. Por eso tendrás que verter la cobertura y rápidamente alisarla con la ayuda de un cuchillo. Luego vuelve a meterlos en el congelador durante un par de horas y ya tendrás bombones helados blancos listos para disfrutarlos. Otra opción si no quieres hacer la cobertura por pasos es verter directamente el helado en el molde y meterlo en el congelador durante, como mínimo, 4 horas. Cuando compruebes que está solido, derrite los 250 gramos de chocolate blanco. Cuando esté completamente fundido, deja que el chocolate se enfríe durante unos minutos y luego viértelo en un vaso alto. A continuación, coge el helado por el palo e introdúcelo en el chocolate para hacer la cobertura bombón. Al sacarlo escurre el chocolate que sobra y luego mantenlo erguido durante 1 minuto. Cuando el chocolate adquiera una tonalidad mate es que ya se ha solidificado y podrás volver a meter los helados en el congelador.

Te puede interesar

Comentarios