Menú
Trufas de Oreo y chocolate blanco
50 minutos | Baja

Trufas de Oreo y chocolate blanco

Atrévete a sorprender a tus amigos e invitados con este delicioso y sencillo postre. Estas trufas encantarán a mayores y a pequeños y volverán locos a los amantes del chocolate blanco.

Receta archivada en: Chocolate, Cocina rápida, Postres

Ingredientes para Menos 20 Más unidades

Receta paso a paso

  1. Triturar las galletas Oreo.
  2. Añadir el queso de untar y mezclar hasta lograr una pasta homogénea.
  3. Hacer pequeñas bolitas con la masa y dejarlas enfriar durante 30 minutos en la nevera.
  4. Derretir el chocolate blanco y bañar las bolitas de Oreo en él con la ayuda de un palillo.
  5. Meter las bolitas cubiertas de chocolate en el congelador durante 10 minutos.

Receta completa

¿A quién no se le hace la boca agua con los bombones? Y es que hay mucha gente que no puede resistirse a comer un dulce después de la comida o de la cena. El protagonista del postre de hoy es el chocolate, un ingrediente de lo más versátil que permite hacer miles de recetas diferentes: desde magdalenas hasta bombones y natillas. Normalmente, el chocolate suele utilizarse como cobertura en tartas o bien en polvo para aportar un toque de color y de sabor a los bizcochos. Sin embargo, los más golosos están de enhorabuena con este postre que está completamente hecho de chocolate.

La receta que explicamos a continuación no sólo está deliciosa, sino que es de lo más fácil y rápida de hacer: las trufas. En su receta original, las trufas están hechas de chocolate con leche o negro. Sin embargo, en la receta que te vamos a enseñar hoy hemos decidido darle un toque personal y usar galletas Oreo y chocolate blanco para prepararlas. Esta mezcla es un éxito asegurado y gustará tanto a pequeños como a mayores. Además, es ideal para regalar a tus amigos y familiares. ¿Te vas a resistir a probar estas deliciosas trufas de chocolate blanco y galletas Oreo? No lo dudes y atrévete a sorprender a tus invitados con este dulce que harán que se chupen los dedos. ¡Manos a la obra!

Las trufas son una buena opción para sorprender a tus invitadosLas trufas son una buena opción para sorprender a tus invitados

Elaboración

El primer paso será picar las galletas Oreo con ayuda de una trituradora o de una Thermomix. Las galletas debes usarlas tal y como salen del paquete, sin abrirlas ni quitarles el relleno. Y es que la crema que traen dentro será indispensable para darle un toque de sabor único a las trufas. Si no tienes un electrodoméstico con el que picar las galletas, no te preocupes. También puedes meterlas en una bolsa de congelar y triturarlas a mano con un rodillo de cocina. Eso sí, asegúrate de que la bolsa esté perfectamente cerrada para evitar que el polvo de las galletas se te desparrame. Una vez hayamos conseguido una masa perfectamente homogénea, deberemos reservar dos cucharas del polvo de galleta para usarlo al final de la receta como decoración de los bombones.

A continuación, será el momento de añadir el queso crema (tipo Philadelphia) a las galletas Oreo y mezclar todo hasta que los ingredientes se hayan integrado perfectamente y tengamos una masa compacta. Al principio es mejor que te ayudes de una paleta de silicona para juntar los ingredientes, pero luego tendrás que empezar a amasar con tus propias manos para comprobar que no queden grumos y se forme una pasta homogénea y sin tropezones. Cuando tengamos la mezcla hecha tendremos que empezar a hacer pequeñas bolitas, cogiendo pequeños puñados de la pasta y dándoles forma con las manos. Éste será el relleno de nuestras deliciosas trufas.

Las galletas Oreo cada vez ganan más adeptosLas galletas Oreo cada vez ganan más adeptos

El tamaño depende del gusto de cada uno; y es que hay personas que prefieren que estos bombones sean pequeños y quepan en la boca y otros que disfrutan dándoles un pequeño mordisco cuando se los están comiendo. Una vez tengamos todas las bolitas hechas, las tendremos que colocar en una bandeja o plato sobre papel plata o de horno. También puedes utilizar film transparente, pero puede que las trufas se queden pegadas a él y cuando las despegues se deformen en la parte inferior. El próximo paso será meter los bombones en la nevera durante 25-30 minutos. Ten mucho cuidado de que las bolitas no se toquen entre sí, ya que cuando se enfríen será difícil despegarlas sin que se rompan o pierdan su forma redonda.

Mientras las trufas se enfrían en el frigorífico es el momento de empezar a preparar la cobertura con la que las bañaremos. Deberemos derretir los 180 gramos de chocolate blanco al baño María. Para ello, pon una olla mediana al fuego llena de agua y deja que se caliente. Cuando el agua empiece a hervir, introduce el chocolate en un recipiente metálico más pequeño (trocéalo antes si has decidido utilizar una tableta) y coloca éste sobre la cacerola con el agua caliente. Para que el chocolate no se queme es muy importante que bajes el fuego al mínimo y que nunca dejes de remover con una cuchara de palo. Y es que el chocolate no tarda demasiado en fundirse, pero es muy fácil que se queme. Eso sí, lo que nunca debes hacer es derretir el chocolate en el microondas, ya que no serás capaz de controlarlo perfectamente y terminará quemándose y adquiriendo un sabor muy amargo.

Puedes decorarlas con un poco de chocolatePuedes decorarlas con un poco de chocolate

Una vez esté el chocolate blanco esté totalmente derretido y sin grumos, será el momento de sacar nuestras trufas de la nevera, pero antes asegúrate de que están perfectamente frías y firmes. El siguiente paso será ir introduciendo una a una cada bolita en el chocolate derretido hasta que éstas queden completamente cubiertas. Para evitar que queden huellas en la cobertura de las trufas te recomendamos que las pinches con un palillo cuando vayas a mojarlas. Luego, deberemos volver a dejarlas sobre la bandeja. Cuando ya tengamos todas las trufas bañadas, podremos empezar a decorarlas espolvoreando el polvo de galletas Oreo que habíamos reservado al principio. Si lo prefieres, también puedes echar por encima algunos palitos de chocolate, bolitas de colores o un poco de chocolate negro derretido. El último paso será meterlas en el congelador durante 10 minutos. Ahora, tus trufas ya están listas para servirlas, aunque te recomendamos que las metas durante media hora más en la nevera antes de dárselas a tus invitados.

Como has podido comprobar, preparar estas deliciosas trufas no te llevará más de un ratito. Además, es un postre ideal para hacer con niños. Y es que éstos se lo pasarán en grande amasando las bolitas y metiéndolas en el chocolate derretido, por no decir que querrán comerse todas las trufas en cuanto prueben la primera. No tienes excusa, prepara tus propias trufas de galletas Oreo y chocolate blanco y deja a tus amigos y familiares asombrados con este postre diferente pero delicioso.

Te puede interesar

Comentarios