Menú
Tarta de café
60 minutos. | Media

Tarta de café

Este postre es muy fácil de preparar, y lo mejor de todo es que puedes probar con este nuevo sabor alejado del clásico chocolate o la tarta de queso.

Receta archivada en: Tartas, Bollería, Horno, Postres

Ingredientes para Menos 10 Más personas

  • 25 gramos de cacao en polvo
  • 150 gramos de galletas maría
  • 70 gramos de mantequilla
  • 100 mililitros de café expreso
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 400 mililitros de nata líquida para montar
  • 7 hojas de gelatinas
  • 100 gramos de chocolate con un mínimo 50% de cacao

Receta paso a paso

  1. Comenzar preparando la base de la tarta. Para ello, triturar las galletas hasta que quede un polvo fino sin ningún trozo. Después, fundir la mantequilla, mezclar con el cacao y añadir a las galletas trituradas. Remover todo muy bien.
  2. Echar la mezcla de galleta, cacao y mantequilla en el fondo de un molde desmontable de 19 centímetros de diámetro. Repartir y presionar con el dorso de una cuchara para que quede bien firme y pegado al fondo. Posteriormente, meter en la nevera y dejar endurecer.
  3. Hidratar las láminas de gelatina en un bol con agua fría.
  4. Para preparar el mousse de café, mezclar el café caliente con las hojas de gelatina previamente hidratadas y escurridas con un paño. Disolver bien y dejar templar un par de minutos.
  5. Tener el queso mascarpone a temperatura ambiente. Mezclar el café con él, teniendo que quedar bien integrados los dos ingredientes, sin grumos.
  6. Montar la nata, para lo cual tiene que estar muy fría. Cuando esté a medio montada, incorporamos el azúcar glas y seguimos batiendo hasta que esté bien firme.
  7. Añadir a la nata poco a poco la crema de queso con el café, mezclar con movimientos envolventes, de abajo a arriba, muy despacio, para que no pierda volumen.
  8. Verter la mezcla de todos los ingredientes que nos ha salido en el molde, sobre la base de galletas, y nivelar la superficie con una espátula de cocina.
  9. Reservar en la nevera hasta que se enfríe y cuaje, unas 4 o 5 horas.
  10. Decorar la tarta con el chocolate. Para ello, fundir el chocolate y, con la ayuda de una manga pastelera con boquilla muy fina, hacer líneas cruzadas sobre un papel de horno. Dejaremos enfriar en nevera.
  11. Desmoldar la tarta y colocar los hilos de chocolate alrededor y una porción en la parte de arriba de la tarta. Nuestro postre está listo para servirse.

Receta completa

Esta tarta que os presentamos es una delicia para los amantes de un buen café. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que, aunque su sabor no es fuerte, no a todo el mundo le gusta el sabor del café o que no es un postre muy conveniente para niños, aunque podemos sustituir el ingrediente principal por café descafeinado para que ellos lo puedan tomar. La tarta de café es una buena opción para ofrecerla como postre después de una suculenta comida ya que al tener textura mousse es más ligera que otros postres compuestos de bizcocho o las que están hechas al horno.

El café es un ingrediente que no se suele consumir de esta maneraEl café es un ingrediente que no se suele consumir de esta manera

Elaboración

Antes de comenzar a elaborar a preparar la tarta de café, lo primero que haremos es picar las galletas. Una buena opción para ello es utilizar la picadora de la batidora, ya que de este modo la textura que queda es ideal, resultado un polvo fino sin trozos que puedan dificultar que luego se fusionen bien los ingredientes que tenemos que añadir a continuación. El siguiente paso es fundir la mantequilla. Para ello, tenemos dos opciones: en el microondas o ponerlo en una cazuela en el fuego de la cocina. Es más rápido en el microondas y queda igual de bien. Después, mezclamos el cacao y la mantequilla y esta pasta la añadimos a las galletas picadas. Remover y mezclar bien. A continuación, colocamos en la base del molde desmontable y la extendemos bien con una espátula o una cuchara y la prensamos fuerte, dejando una base firme. Reservamos en la nevera mientras preparamos el mousse de café.

A la hora de comenzar la preparación del mousse, el primer paso es hidratar las láminas de gelatina. Es muy sencillo, ya que tan solo tenemos que ponerlas en un bol con agua fría. Las dejaremos ahí mientras preparamos el café, el ingrediente principal de la receta. Para ello, podemos utilizar café soluble o café exprés, haciendo 100 mililitros de este último o bien 100 mililitros de agua mezclados con 5 cucharaditas del soluble. En este momento sacamos la gelatina del bol y las escurrimos en un paño limpio. Cuando el café esté preparado y todavía caliente, echamos las hojas de gelatina hidratadas en él y removemos para que se disuelvan bien, dejando templar unos dos minutos.

Continuamos con la elaboración de la tarta mezclando el queso mascarpone con el café. Se tiene que remover bien esta mezcla para que no queden grumos del queso y los sabores se unan de manera equilibrada. Este paso es muy importante para que la receta quede perfecta. Lo siguiente es montar la nata. Es fundamental que esté muy fría, para lo cual puedes meterla unos minutos en el congelador, además de que también es conveniente que el bol o recipiente que usemos para montarla esté también muy frío, metiéndolo también en el congelador unos 15 o 30 minutos antes de usar. Dicho esto, cuando la nata esté a medio montar incorporaremos poco a poco el azúcar. Es conveniente que sea azúcar glas porque así se desarmará más rápidamente. Si quieres que quede más dulce, puedes echar más gramos de los que se indican en los ingredientes de la receta.

Esta es una buena opción si no te gusta el chocolate como para comerte una tarta de este saborEsta es una buena opción si no te gusta el chocolate como para comerte una tarta de este sabor

Seguidamente, mezclamos la nata con la crema de queso y café. Podemos envolverlo con una lengua de silicona o con la mano, como mejor nos parezca. Lo importante es mezclarlo con movimientos envolventes, despacio y de abajo a arriba. De esta manera la nata no perderá consistencia ni volumen. Posteriormente, vertemos la mezcla en el molde sobre la base de galletas que habremos reservado en la nevera para que se quede durito. Introducimos de nuevo el molde en la nevera durante 4 o 5 horas hasta que cuaje y quede firme la crema que nos ha salido de la mezcla de todos los ingredientes.

El último paso importante es el relativo a la decoración de la tarta con chocolate. Para ello, usaremos el que tiene un mínimo de un 50% de cacao. Primero lo fundiremos en el microondas o en el fuego de la cocina, y después colocaremos un papel de horno sobre la encimera. Con ayuda de una manga pastelera y una boquilla fina, vamos poniendo líneas de chocolate finas cruzándolas unas con otras. Dejamos enfriar en la nevera.

Cuando la tarta está cuajada, la sacamos de la nevera y la desmoldamos. A continuación, vamos colocando los hilos del chocolate sobre las paredes de la tarta. Podemos colocar un trozo de hilos de chocolate sobre el centro también. Lo último de todo es colocar la tarta en una fuente y servir. El último consejo que os dejamos es hacerla un día antes de consumirla, ya que está más rica al coger más sabor.

Te puede interesar

Comentarios