Menú
5 consejos sencillos para cocinar de forma saludable

5 consejos sencillos para cocinar de forma saludable

El cómo cocines y cómo sean tus recetas está unido a cómo es tu salud. Descubre 5 consejos para cocinar saludable.

Muchas personas buscan la forma de que las comidas sean un poco más sanas de lo que lo son en realidad. Las recetas que hagas diariamente y tu forma de cocinar determinarán tu salud, ya que los alimentos están estrechamente ligados con la salud de las personas. Pero para lograrlo, no es necesario que alteres demasiado tus hábitos de cocina, simplemente saber unos pequeños trucos será más que suficiente. Aprende a transformar tus comidas habituales en una versión más saludable de tu cocina.

Trucos para cocinar mejor y más saludable

1. Usa agua o caldo en lugar de aceite

Hay muchos casos en los que puedes utilizar el agua en lugar de aceite. Por ejemplo, para saltear verduras puedes usar caldo porque te ayudará a que mantenga los alimentos sabrosos sin la necesidad de usar aceite. Al freír hamburguesas, chuletas y pechugas de pollo, comienza con un aerosol con aceite para cocinar anti-adherente (sin necesidad de poner un chorro) y deja que la carne se dore unos minutos.

Usa agua o caldo en lugar de aceiteUsa agua o caldo en lugar de aceite

A continuación, agrega caldo o agua para terminar la cocción con vapor. Este método produce el color marrón deseado y mantiene la carne bien hecha. Trata de usar caldo de pollo en puré de patatas en lugar de mantequilla para un tipo diferente de sabor y que también estará muy rico.

2. Evita los alimentos preenvasados

Los alimentos que están preenvasados o pre empaquetados están cargados de azúcar, sodio y grasas poco saludables, además, las porciones pueden ser exageradas para tu organismo. Intenta limitar el uso de estos productos y reemplázalos con alimentos frescos y caseros siempre que sea posible.

Evita los alimentos preenvasadosEvita los alimentos preenvasados

Hay algunos alimentos preenvasados que pueden ser aceptables como las verduras o las frutas congeladas. Puedes usar estos alimentos como sustitutos de otros alimentos como macarrones, queso o patatas congeladas que son alimentos procesados y malos para tu salud y tu dieta.

3. Cambia la carne roja por pechuga de pollo

Reducir la cantidad de carne roja en tu dieta y en tus recetas es una buena opción para mantenerte más saludable. Puedes reducir el consumo de la carne roja aumentando la pechuga de pollo o de pavo magra sin hueso. Esto eliminará algunas calorías y mucha grasa de tus comidas diarias.

Evita la carne roja Evita la carne roja

Se puede utilizar este tipo de carne en cualquier comida en la que utilices carne picada o carne roja. Seguirán siendo unos platos exquisitos y además, tu salud no se verá gravemente resentida a causa de abusar demasiado de las carnes rojas en tus recetas. Por si fuera poco, empezarás a notar cómo te sientes mejor de salud y cómo la báscula empieza a tratarte de forma más amistosa (bajando de peso).

4. Escurre las grasas

Después de cocinar el pavo o el pollo, escurre cualquier grasa que pueda tener y enjuaga con agua caliente. Esto te asegurará que estás quitando el exceso de grasa a la carne y tendrás recetas más saludables.

Escurre las grasasEscurre las grasas

5. Integra más verduras en tus recetas

Si vas a hacer una receta que de acompañamiento tiene patatas fritas, puedes saltarte ese paso y añadir otro diferente: añadir verduras a la receta. Las verduras siempre serán una buena opción para cualquier receta. Incluso en lugar de patatas fritas puedes añadir un puré de patatas hervidas, con coliflor o zanahoria. Las patatas fritas están bien, pero no hay que abusar de ellas... Puedes tomarlas de vez en cuando pero no como un habitual o empezarás a tener una dieta poco saludable.

Integra más verduras en tus recetasIntegra más verduras en tus recetas

También puedes agregar como complemento arroz, zanahorias, brócoli, ensaladas... Tú eliges, y cuando lo hagas ten en cuenta soluciones saludables para ti y para tus platos combinados.

Si realizas estos cambios simples a tu forma de cocinar, estarás teniendo una cocina mucho más saludable porque reducirás grasas, azúcar y sodio... Te sentirás más sano/a y además, tendrás más ganas de seguir cambiando de forma saludable tu forma de cocinar y comer. Una cocina saludable no tiene que ser complicada, pero tendrás que encontrar el momento para comenzar.

Te puede interesar