Menú
Sopa de ajo
30 minutos | Baja

Sopa de ajo

Con el frío apetece comer caliente, y las sopa siempre sientan de maravilla. Si estás cansado de la simple sopa de fideos, prueba con el ajo.

Receta archivada en: Verduras y hortalizas, Huevos, Guisos, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

    1. Corta los dientes de ajo en rodajas, mételos en una cazuela con aceite y retíralos antes de que se quemen.

      En el mismo aceite, fríe el pan duro en rodajas, hasta que se dore.

      Añade a la cazuela agua y pimentón dulce, pon a fuego lento.

      Añade el ajo que tenemos ya cocinado y el jamón en taquitos, deja 20 minutos.

      Prueba de sal y añade al gusto.

      Sube el fuego, y cuando comience a hervir casca los huevos 6 minutos.

      Emplatar.

  • Receta completa

    La sopa de ajo es, en muchos hogares, el plato estrella del invierno. Una receta muy sencilla que nos ayudará a entrar en calor en los días de lluvia, excelente para pasar un resfriado o para comer en familia.

    Aunque sea realmente sencillo de hacer, lo cierto es que alimenta bastante y resulta exquisito, y a pesar de que en cada hogar se prepara de un modo diferente, aquí aprenderemos la receta básica para que después la adaptemos a la forma que más nos guste.

    Hay hogares que la preparan con un poco de chorizo e incluso cambiando el pan por fideos, pero si hay dos ingredientes que no deberían faltar en una sopa de ajo tradicional, esos son el ajo y el pan duro, así que cuando tengas una barra de pan en casa y se quede dura, ¡ya sabes lo que puedes hacer!

    El pan puede cambiar por fideos o verduras sin problemasEl pan puede cambiar por fideos o verduras sin problemas

    Para empezar, pelaremos los ajos y los cortaremos en rodajas. Hay quien elimina del ajo la parte más estrecha que atraviesa el diente desde la punta hasta la raíz para que no repita, pero lo ideal es cocinarlo entero. Por otra parte, cortamos el pan duro en rodajas, al estar duro nos permite hacerlo en cualquier grosor, preferiblemente que sean finas.

    En una cazuela profunda, ponemos los ajos a dorar con aceite de oliva, con mucho cuidado de que no se quemen, ya que estropearán la sopa entera. Una vez tengan buen color, los retiramos en un plato y, seguidamente, añadimos las rebanadas de pan para freírlo con el mismo aceite.

    Cuando el pan esté tostado le echamos el agua, la cantidad puede variar dependiendo de los comensales y lo llenos que te gusten los platos. Al mismo tiempo vertemos el pimentón dulce que le dará a la sopa el color y sabor tan característico.

    Ponemos a fuego lento y añadimos los ajos ya cocinados, los taquitos de jamón pequeños, también podemos usar lonchas de jamón serrano cortadas en tiras finas, depende del gusto de cada uno, y dejamos que se cocine todo durante 20 minutos aproximadamente.

    El jamón le da un toque de sabor diferente a la sopa de ajoEl jamón le da un toque de sabor diferente a la sopa de ajo

    Una vez transcurrido este tiempo, subimos el fuego para que hierva con fuerza y cascamos los huevos dejando que caigan en la sopa. Se recomienda no cascar los huevos en la propia cazuela, para evitar dentro de lo posible que caigan restos de cáscara, y con el movimiento del hervor la clara se esparcirá por toda la sopa mientras la yema queda cuajada, esto le dará el toque final a la sopa. Puedes dejarlo sobre 6 minutos para que queden bien cocinados.

    Este es el mejor momento para añadir la sal, así podremos encontrarle el punto perfecto ya contando con la sal del propio jamón. Con esto, tendríamos una exquisita sopa de ajo para hacer el frío mucho más soportable, ¡buen provecho!

    Te puede interesar

    Comentarios