Menú
Ratatouille
1 hora y 30 minutos | Baja

Ratatouille

La forma de elaborar y los ingredientes de este plato suelen varias, pero lo que siempre se mantiene es la verdura como protagonista principal de esta receta francesa.

Receta archivada en: Verduras y hortalizas, Horno, Francesa, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta completa

Cuando pensamos en los diferentes platos que componen la gastronomía francesa se nos vienen a la cabeza muchas ideas. Entre ellas está el ratatouille, un guiso de verduras muy rico y muy fácil de hacer. Seguramente cuando veas los ingredientes que lo conforman te acuerdes de un plato típico español. En concreto del pisto manchego, que se caracteriza de la misma manera que el ratatouille por estar elaborado a base de verduras.

Esta receta la puedes utilizar como plato principal o también guarnición. Es un plato ligero pero seguro que con la cantidad de verduras que lleva no te quedas con hambre. Además, lo puedes tomar en frío o en caliente, dependiendo de cómo te guste comer estos ingredientes. Desde Bekia te vamos a contar cómo se elabora esta sencilla receta y cuáles son los ingredientes que se suelen utilizar, aunque pueden variar dependiendo del lugar o restaurante.

Esta receta la puedes servir como plato principal o también guarniciónEsta receta la puedes servir como plato principal o también guarnición

Como ocurre con muchas recetas, los ingredientes van variando según donde comas este plato. Dependiendo de eso, podrás comprobar como se añaden unos u otros ingredientes, aunque siempre se respeta que todos los productos sean verduras. Esta es la clave de este plato, si no tuviera verduras no seria ratatouille. También te queremos contar que la forma en la que se elabora puede variar. De esta manera, se puede realizar al horno, en la sartén, cazuela, haciendo todas las verduras a la vez o por separado. De nuevo hay diferentes maneras, aunque todas se consideran que son esta receta.

Por último, debes saber que es un plato en el que la presentación cobra bastante importancia. Las verduras tienen todas la misma forma, en rodajas, para que el plato tenga una imagen uniforme. Lo que sí puede variar es la forma en la que se disponen en el plato, ya que unas veces puede ser formando una espiral, otras veces haciendo círculos o capas. Lo importante es elegir una de ellas e ir intercalando los ingredientes, para que se mezclen colores y visualmente sea potente, ya que es una de las características del ratatouille.

Elaboración

Lo primero, y casi lo único, que tienes que hacer es cortar las verduras en rodajas. Ya que es algo muy fácil puedes prestar más atención en que todas tengan un grosor parecido, siguiendo con la idea de que la presentación del plato sea bonita y similar. Puedes escoger un grosor de entre 3 y 5 milímetros, es decir, casi medio centímetro. Puedes empezar a cortar la berenjena. Primero lávala y quítala la parte de arriba, pero no quites la piel, ya que se puede comer. Una vez que tengas todo cortado puedes meterlo en agua un cuarto de hora, para quitar así algo de amargor. Sin embargo, no es necesario y tampoco se notará mucho si no lo haces. Repite el proceso con el tomate, teniendo cuidado para que no se aplaste y se salga todo el líquido.

A continuación tienes que realizar lo mismo con el calabacín. Primero quita la parte de los extremos y después córtalo en rodajas. Sigue haciendo el mismo proceso con los pimientos, previamente limpiados bien todas las semillas que llevan por dentro. Para este ingrediente tendrás que tener algo más de cuidado, ya que al ser hueco es más complicado y se puede romper. Para evitarlo utiliza un cuchillo que corte muy bien.

Lava, corta y coloca las verduras en forma de espiralLava, corta y coloca las verduras en forma de espiral

Una vez que lo tenemos cortado pon el horno a precalentar a 180 grados, para que cuando tengas todas las verduras preparadas las puedas meter en ese momento. Ahora es el momento de comenzar a montar el plato, lo que se puede considerar como la parte más divertida o entretenida. Lo primero de todo es elegir el recipiente en el que vas a montar el plato. Puedes optar por la propia bandeja del horno, por una fuente de cristal, o por lo que tú prefieras, siempre y cuando sea un material apto para el horno.

Presentación

Cuando tengas el recipiente ponte a mano todas las verduras para ir colocándolas una a una. Eso sí, antes también debes pensar en cómo las vas a distribuir. Como te hemos dicho, tienes la opción de hacerlo en forma de espiral, haciendo círculos o simplemente montando una capa sobre otra. También es importante que añadas un chorrito de aceite de oliva en el fondo para evitar que se peguen.

La presentación del ratatouille también depende un poco de nuestros gustos, ya que podemos ir jugando con los colores de la forma que más nos guste. Es decir, combina los ingredientes a tu manera, siempre siguiendo el mismo orden para que no se pierda el hilo. Nosotros te proponemos que coloques en primer lugar la berenjena, seguida del pimiento rojo, del calabacín, del pimiento verde, de la cebolla y del tomate en último lugar. Aunque como hemos dicho, esto es algo libre, por lo que prueba diferentes ordenes hasta que decidas cuál te gusta más. Si eliges la forma de espiral recuerda que cada verdura debe ir superpuesta en la anterior.

En la presentación del ratatouille podemos ir jugando con los coloresEn la presentación del ratatouille podemos ir jugando con los colores

Todavía queda un último paso que es muy importante en este plato. Y es que, otro de los aspectos y elementos que dan un sabor potenciado al ratotouille son las hierbas aromáticas. Por tanto, debes echar en un bol o recipiente un chorro de aceite de oliva y mezclarlo con orégano, albahaca, romero, etc. También añade el perejil y el ajo picado y un poco de sal. Mézclalo todo muy bien y comienza a distribuirlo por encima de las verduras que ya tenemos colocadas intentado que todas ellas queden impregnadas.

Por último, introdúcelo al horno y deja que se cocine durante aproximadamente media hora. Las verduras tienen que quedar blanditas y un poco pochadas. Cuando esté listo puedes sacarlo y comerlo al momento, aunque también se puede comer frío o pasado cierto tiempo, ya que se intensificará el sabor.

Te puede interesar

Comentarios