Menú
Pasta al pesto rojo
1 hora | Baja

Pasta al pesto rojo

Aunque lo habitual es que el pesto sea verde, también existe una variedad que es el pesto rojo con el que conquistarás a todos tus comensales.

Receta archivada en: Pastas, Verduras y hortalizas, Italiana, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

  • Para hacer la pasta fresca
  • 300 gramos de harina
  • 3 huevos
  • Sal
  • Aceite
  • Para hacer el pesto rojo
  • 75 gramos de tomates rojo seco en aceite
  • 12 gramos de albahaca
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de carne ñora o pimiento choricero
  • 20 gramos de avellanas
  • 45 mililitros de aceite de oliva virgen
  • 15 gramos de queso grana padano
  • Sal

Receta completa

La pasta suele ser uno de los latos preferidos por todos. Es cierto que cada uno tiene sus preferencias y su modo de cocinar este ingrediente, pero igualmente es un plato muy recurrido y que cada semana solemos comer con gusto. Además, es muy versátil, pues acepta muchas formas diferentes de ser elaborado. Desde Bekia te vamos a proponer que hagas un plato de pasta con salsa de pesto rojo , una alternativa al tradicional pesto verde e igual de rica.

Elaboración de la pasta fresca

Lo primero que tienes que hacer antes de ponerte a elaborar la pasta es limpiar bien una superficie de tu cocina, es decir, tienes que realizar la mezcla encima de la encimera, por lo que debe estar en estado adecuado. Una vez que lo tengas listo puedes comenzar a echar los ingredientes.

El primer paso es echar sobre esa superficie toda la cantidad de harina. A continuación, debemos abrir un hueco en el medio, como si fuera un volcán. Justo en ese espacio que queda vamos a echar los huevos partidos y les ponemos un poco de sal. Ahora hay que batirlos, por lo que con un tenedor y con cuidado, aunque se puede mezclar con la harina, déjalos líquidos. Con cuidado, tienes que ir incorporando la harina hacia el centro, donde están los huevos, hasta que no quede nada.

Vas a notar que poco a poco la mezcla se va convirtiendo en una masa, por lo que es el momento de utilizar las manos y comenzar a mezclar y a amasar bien. Es importante que te armes de paciencia y de fuerza para realizar la pasta, pues vas a notar que al principio hay muchos grumos y vas a pensar que es imposible un buen resultado. Sin embargo, con paciencia -unos 10 o 15 minutos- va a ir tomando forma de masa de pasta, pues se volverá lista y elástica.

Tienes que realizar la mezcla de la masa de la pasta encima de la encimeraTienes que realizar la mezcla de la masa de la pasta encima de la encimera

Debes tener en cuenta que la masa puede quedar un poco pegajosa, lo que significará que hay que añadir un poco de harina para eliminar esa sensación y esa sorba de huevo. Por otra parte, puede quedar muy seca, lo que nos va a indicar que es necesario un poco de huevo batido. De esta manera, la forma de saber que está lista es cuando tengamos una masa lisa, elástica y sin grumos, de manera que cuando la apretemos con un dedo vuelva a su forma original. Cuando lo tengas, envuélvela en papel film y métela al frigorífico una media hora.

Cuando haya pasado el tiempo, es el momento de estirar la pasta. Tenemos que ir haciéndolo poco a poco y mientras tanto dejar en el frigorífico el resto de la pasta. Debes añadir un poco de harina en la encimera y la aplastamos un poco con las manos. A continuación, debes pasarla por la maquina para pasta un par de veces, hasta que notes que está perfecta. Debes ir cerrando la abertura del rodillo cada vez que la pases, consiguiendo que la masa cada vez sea más fina. Cuando tengas el grosos deseado es el momento de colocar el accesorio que hayas escogido y que va a dar forma a nuestra pasta, ya sean espaguetis, tagliatelle, etc.

Una vez cortada, tenemos que dejar reposar la pasta en una bandeja con bastante harina, evitando de este modo que se pegue entre sí. También puedes optar por colgarla en un secador de pasta, ya que es más útil, hasta el momento que vaya a ser cocinada.

Elaboración de la salsa de pesto roja

Ahora es el turno del pesto rojo, la salsa que vamos a añadir a nuestra pasta y cuya elaboración es sencilla. Lo primero que tienes que hacer es coger un mortero y añadir en él el ajo pelado y partido y comenzar a macharlo hasta que sea una pasta. En ese momento añade también las hojas de albahaca, previamente limpiadas de los tallos, y aplástalo todo hasta que suelen como un líquido.

Cuando consideres que está listo, pruébalo para saber si es necesario añadir un poco de salCuando consideres que está listo, pruébalo para saber si es necesario añadir un poco de sal

A continuación, hay que ir añadiendo más ingredientes que van a conformar la salsa de pesto rojo. Es el turno de los tomates secos, que los has tenido que escurrir antes, y también de la carne de ñora. Cuando estén incorporados debes ir mezclándolos bien con el resto que teníamos machacados. Todavía queda por añadir el queso, que deberás incluirlo junto a las avellanas, sin parar de machacar y mezclar bien para lograr que todo conforma una masa uniforme. Por último, añade un chorrito de aceite a la vez que vas removiendo, hasta conseguir que emulsione. Cuando consideres que está todo bien trabajado, pruébalo para saber si es necesario añadir un poco de sal. Si está perfecto, tápalo y resérvalo para después.

Terminar la elaboración del plato

Ya tenemos hecha la pasta y la salsa de pesto rojo, lo que significa que tenemos todo lo necesario para terminar de elaborar esta receta. Tan solo te quedan un par de pasos para poder degustar y disfrutar de este delicioso plato de pasta.

Por ello, pon a calentar una cacerola grande con agua, con el fuego fuerte para que rompa a hervir cuanto antes. Cuando llegue ese momento añade la pasta y un puñado de sal y déjala cocer durante unos minutos. Ten en cuenta que el tiempo será inferior ya que la pasta está elaborada por nosotros mismos. También debes recordar que tienes que dar unas vueltas y separar con un tenedor la pasta en los primeros segundos de cocción, para evitar que se pegue.

Debes recordar que tienes que dar unas vueltas y separar con un tenedor la pastaDebes recordar que tienes que dar unas vueltas y separar con un tenedor la pasta

Mientras tanto, coge una sartén y añade un chorro de aceite de oliva. A continuación incorpora el pesto que habíamos reservado ya preparado y mézclalo bien. Cuando la pasta esté lista, escúrrela muy bien y añádela a la sartén moviendo y mezclando con el pesto para que se integre bien de sabor. Cuando hayan pasado un par de minutos, apaga el fuego y sírvelo en tu plato, ya que la pasta al pesto rojo estará calienta y lista para que la puedas comer.

Te puede interesar

Comentarios