Menú
Macarons
45 minutos | Media

Macarons

Aprende a preparar los famosos bocaditos que se han vuelto el capricho francés pero que tiene su origen en la gastronomía italiana.

Receta archivada en: Masas y rebozados, Bollería, Francesa, Postres

Ingredientes para Menos 36 Más unidades

Receta completa

El macaron o macarrón es un tipo de galleta tradicional de la gastronomía italiana. Este dulce se dio a conocer en el siflo XVI, surgiendo del horno del pastelero de la corte francesa como cúpulas redondas con base plana, y en el siglo XIX se empezaron a unir de dos en dos con un relleno en medio. En la actualidad son una especie de pastelitos hechos con dos galletas y una crema o ganache de relleno.

No deben confundirse con los dulces de nombre parecido llamados macaroons, que son dulces densos hechos con almendra y clara de huevo o con una pasta de almendra gruesa. En realidad existen dos métodos de hacerlo, el francés y el italiano. La diferencia se centra en la manera de preparar el merengue

Elaboración

Lo primero que tienes que hacer es tamizar la harina de almendras con el azúcar glas, repite el proceso entre tres o cuatro veces. Resérvalo. Después con una varilla bate las claras envejecidas con mucha velocidad. Cuando empiece a salir espuma, añadimos los 30g de azúcar blanco.

El macaron de dos tapas y con rellenos es la forma moderna de prepararlosEl macaron de dos tapas y con rellenos es la forma moderna de prepararlos

Sigue batiendo con bastante velocidad, cuando estén a punto de montarse las claras le añadiremos el colorante en gel, elige los colores que más te gusten, puedes hacer variados o todos con la misma tonalidad, como más te guste. La cantidad de colorante dependerá de la tonalidad que queramos conseguir, aunque ten en cuenta que el color siempre bajará un poco al hornear. Sigue batiendo hasta que las claras estén montadas.

El siguiente paso es muy importante, porque en caso de no hacerse bien se estropearía todo. En el mismo cuenco añade la mitad de la mezcla de las harina de almendras más el azúcar glas y mezcla con una espátula grande. Integra todo con movimientos envolventes, y notarás cómo las claras empeizan a bajarse. No te preocupes por eso, eso significa que va todo bien. Añade la otra mitad y sigue mezclando todo. Si al coger un poco de tu mezcla notas que está espesa y cuelga un poco es que está bien. Si te pasas puede que quede demasiado líquido, y entonces no te saldrán los macarons.

Necesitas una manga pastelera en la que meter tu mezcla. Procura usar una boquilla del número 10. También puedes usar una plantilla que venden en grandes superficies dedicadas a la repostería para hacerlas de formas regulares. Se llama tapete para macarons. Aprieta la manga pastelera poníendola perpendicular a la superficie de trabajo y presiona sin mover hasta formar una pequeña bola casi del mismo tamaño que la plantilla del tapete.

Pueden hacerse de tantos colores queramos gracias al colorantePueden hacerse de tantos colores queramos gracias al colorante

Cuando esté listo, coloca el tapete sobre una bandeja de horno, y si quieres, para deshacerte de las burbujas da pequeños golpes en la parte trasera del tapete. Dejamos secar a temperatura ambiente hasta que la capa de arriba quede seca y lisa. Cuando notes que la superficie esté seca enciende el horno a unos 150ºC. Mete en el horno con calor por arriba y por abajo, procura que mejor sea sin aire, y hornea unos 13 minutos. Procura ir controlando los tiempos. A mitad del horneado abre la puerta para dejar salir el vapor. Los macarons deben tener un pie, que es esa parte esponjosa que queda al final. Cuando termine el horno, deja enfríar y no los quites del tapete hasta que no estén completamente fríos.

Después es hora de formar el macarons uniendo dos partes y rellenando el interior con lo que más nos guste, puede ser con chocolate, dulce de leche, buttercream, mermelada, lemon curd, y un largo etcétera de sabores.

Te puede interesar

Comentarios