Menú
Fritura de queso
30 | Baja

Fritura de queso

Estos deliciosos palitos se coronan como un aperitivo que gustará a todo el mundo y que, además, es muy fácil de preparar.

Receta archivada en: Quesos, Masas y rebozados, Comida para niños, Sartén, Norteamericana, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

1 Corta la mozzarella en trozos de unos 5 cm de largo y 1,5 de ancho.

2 Reboza los palitos de queso en la harina, el huevo y el pan rallado.

3 Déjalos unas cuantas horas en el congelador a un día entero en la nevera.

4 Fríelos en aceite hirviendo durante unos 2 o 3 minutos, hasta que estén dorados.

Receta completa

La cocina estadounidense ha regalado al mundo varios platos deliciosos que muy pocos pueden resistirse a probar. Hamburguesas, tortitas, muffins, ... Todo lo que preparan está riquísimo y la fritura de queso no se queda atrás. Estos deliciosos palitos cautivarán a cualquier amante de la comida rápida gracias a su textura y sabor únicos.

Además, la receta es muy fácil de preparar y puede personalizarse al gusto de cada uno, utilizando tantos tipos de queso como se quiera. No esperes más y anímate a probar este sabroso plato que hará que tus papilas gustativas salten de alegría.

Elaboración

Lo más recomendable es que para esta receta se utilice queso mozzarella cortado en rulos, pero se puede utilizar otra clase de queso, como emmental o gouda, y tampoco es indispensable que ya venga repartido en porciones, ya que si no es así se puede cortar en casa con el tamaño que se quiera. También se puede utilizar queso vegano, previamente preparado de la forma que se desee.

Se puede utilizar cualquier tipo de queso para esta deliciosa recetaSe puede utilizar cualquier tipo de queso para esta deliciosa receta

Empieza batiendo los huevos con energía como si fueras a preparar una tortilla. Cuando estén bien revueltos, coloca la harina y el pan rallado en dos recipientes diferentes para comenzar a realizar el empanado. El pan rallado se puede aderezar con sal, pimienta, orégano, ajo en polvo o cualquier otra especia que se quiera emplear al gusto para conseguir un sabor único y personalizado. Coge uno de los palitos de queso y pásalo por la harina. Cuando esté bien cubierto, báñalo en el huevo y después rebózalo en el pan. Repite este proceso tantas veces como trozos de queso tengas, pero asegúrate de que están bien cubiertos para que el queso no se salga cuando vayan a freírse.

Cuando estén todos los plaitos cubiertos, mételos en la nevera durante un día o en el congelador por varias horas, para que queden bien conglomerados y luego no se deshagan una vez vayan a cocinarse. Lo mejor para este tipo de plato es que se prepare en una freídora, pero una sartén también puede servir siempre y cuando el aceite esté bien caliente. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, empieza a meter los palitos de queso en el aceite hirviendo, pero no pongas muchos de golpe para que la temperatura no varíe mucho. Deberán cocinarse a fuego medio durante unos dos o tres minutos, hasta que estén dorados por fuera.

Este debería ser el aspecto final de tus frituras de quesoEste debería ser el aspecto final de tus frituras de queso

Una ve listos, es aconsejable que se coloquen sobre varias capas de papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y no queden demasiado grasientos. El último paso es disfrutar de este delicioso manjar de queso fundido que no dejará indiferente a ningún amante de la comida rápida.

Te puede interesar

Comentarios