Menú
Codillo asado
2 horas y media | Baja

Codillo asado

Aprende a cocinar la deliciosa receta del codillo asado, un manjar para todos los amantes de la carne que podrás acompañar de patatas al horno, arroz y hasta verduras. No te olvides de una buena copa de vino y prepárate para sorprender a todos tus comensales.

Receta archivada en: Carnes, Horno, Española, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta paso a paso

1 Salpimentar los codillos.

2 Hornear durante 60 minutos a 160 grados.

3 Voltear los codillos y hornear 50 minutos más.

4 Pincelar con el glaseado de miel, naranja, kétchup, canela y nuez moscada.

5 Subir la temperatura a 180 grados y dorar durante 20 minutos.

6 Voltear, pincelar y dorar durante 15 minutos más a 190 grados.

7 Servir.

Receta completa

Los codillos asados son una receta deliciosa que a cualquier amante de la carne seguro le encantará encontrar en el menú, durante una cena de amigos o una reunión familiar. Es un plato con el que siempre acertarás, sencillo de cocinar y que, además, si cocinas correctamente puede ser exquisito.

Lo perfecto es tener el tiempo suficiente para dedicar a la elaboración de este plato, ya que el secreto está en la paciencia, en dejar que esté el tiempo necesario dentro del horno, y en las veces que se pincele el glaseado en los codillos.

Elaboración

Para empezar, colocamos los codillos sobre un papel de horno. Se pueden cocinar tantos codillos como sean necesarios para la elaboración del menú, lo ideal es cocinar un codillo por comensal, y el glaseado que se necesite variará dependiendo de la cantidad que se utilice en cada pieza, pero si falta un poco durante la elaboración se puede hacer al momento, ya que es bastante sencillo y rápido.

Salpimentamos los codillos y los colocamos en una bandeja especial para horno. Hay quien prefiere cazuelas de barro, de cristal o de metal, la elección depende de los gustos personales de cada persona, aunque siempre es interesante recordar que con el papel de hornear será más sencillo limpiar la cazuela una vez se termine.

El codillo asado requiere paciencia y tiempo para que quede crujiente por fuera y muy tierno por dentroEl codillo asado requiere paciencia y tiempo para que quede crujiente por fuera y muy tierno por dentro

Comenzamos metiendo los codillos en el horno, que previamente deberemos haber dejado calentar a 160 grados. Esta parte es importante cumplirla para que el codillo quede jugoso y bien cocinado, y una recomendación que se debe tener en cuenta es poner medio vaso de agua en la cazuela para que haga de base y así evitar que se sequen y no podamos recuperar su jugosidad en los siguientes pasos.

Una vez transcurran 60 minutos, daremos la vuelta a los codillos y los dejaremos en el horno durante 50 minutos más.

Mientras se cocinan los codillos en el horno, se puede ir trabajando en la salsa que nos servirá para glasear los codillos mientras se cocinan. Para este glaseado se deberá mezclar dos cucharadas de miel, el zumo de una naranja, una cucharada de kétchup, una pizca de canela y una pizca de nuez moscada. Se remueve todo y aparta, nos servirá para el siguiente paso.

Una vez transcurridos los 50 minutos de horneado, se retiran los codillos del horno y se pasa a pincelar con el glaseado. Si tenemos un pincel de cocina puede resultar muy útil para esta labor, pero también es posible echar la salsa con una cuchara y dejar que resbale por todo el codillo. En esta primera parte, lo correcto sería no echar más de una cucharada de glaseado por codillo, ya que seguiremos echando mientras avance su cocción.

En esta ocasión, deberá subirse la temperatura del horno a 180 grados e introduciremos los codillos de nuevo, para dejar que se doren, durante 20 minutos. En esta parte es importante no dejar desatendido el plato, ya que podemos ir echando glaseado mientras se dora para conseguir ese color anaranjado que le da un aspecto delicioso al plato.

Puedes acompañar tu plato de codillo asado de unas sabrosas patatas al hornoPuedes acompañar tu plato de codillo asado de unas sabrosas patatas al horno

Cuando pasen los 20 minutos, daremos la vuelta a los codillo y colocaremos de nuevo en el horno, pero en esta ocasión a 190 grados.

A estas alturas, los codillos deberían estar perfectamente cocinados, dorados y crujientes en el exterior y muy tiernos por dentro. Esto se puede comprobar haciendo un pequeño corte a una de las piezas para asegurarnos que esté perfecto a la hora de servir. Es también importante tener en cuenta que los codillos son un plato que cuando mejor está es recién hecho, por lo que calcular el tiempo de cocción para llegar al momento exacto es un plan perfecto para conseguir el mejor resultado.

A la hora de acompañar los codillos, se puede utilizar desde arroz o patatas hasta algo más elaborado, como ñoquis o verduras al horno, dependiendo de los gustos de cada invitado. Otra parte que deberemos tener en cuenta es la bebida que servir a nuestros invitados, una gran elección para este plato sería un vino tinto, aunque hay quien prefiere el blanco a pesar de tratarse de un plato con carne. En la cocina no hay normas establecidas y cada persona puede acompañar este plato como lo prefiera, pero de lo que sí se puede estar seguro es de que con esta receta tendremos unos codillos deliciosos.

Te puede interesar

Comentarios