Menú
Carpaccio de bacalao
1 hora | Baja

Carpaccio de bacalao

Esta elaboración es una gran opción para aquellos que buscan una comida saludable y fácil de cocinar dado que solo usa alimentos naturales y se prepara de forma directa al plato.

Receta archivada en: Pescados, Directo al plato, Platos principales

Ingredientes para Menos 1 Más personas

  • 1 filete de bacalao desalado (entre 125 y 150 gramos)
  • 1 lata de anchoa
  • 8 aceitunas negras sin hueso
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 1 cucharadita de café de pimienta
  • 1 cucharadita de café de orégano

Receta completa

Estar a dieta no significa comer solamente ensaladas. Son muchos los platos, más o menos elaborados, con los que quieres deleitarte si no quieres consumir demasiadas calorías. Tanto si estás buscando perder peso como mantenerlo o estar en forma, comer carpaccio es una opción muy saludable, porque es un plato que suele estar elaborado con ingredientes naturales y frescos, evitando así el consumo de procesados y de los que tienen muchas grasas saturadas y azúcares añadidos, los cuales no son buenos para tu salud en general y, además, pueden ayudarte a ganar peso.

Con la llegada del buen tiempo es normal que te apetezca comer platos fríos, por lo que el carpaccio puede ser una excelente opción. Además, la elaboración de este plato es muy sencilla a la par que deliciosa, por lo que no requerirás de mucho tiempo para prepararlo y sorprender a tus invitados o bien ponértelo en un recipiente para llevar, por ejemplo, al trabajo y disfrutar de él fresquito más tarde.

Cómo preparar un carpaccio de bacalao paso a paso:

Si el filete que has comprado es fresco deberás congelarlo con tal de asegurarte de que puedes después consumirlo en crudo. Recuerda que este es un proceso importante de realizar con tal de evitar posibles problemas de salud que podría causarte el consumo del pescado crudo y que deberás consultar con el profesional de la tienda en caso de duda o con una persona especializada.

Descongela el trozo de bacalao cuando vayas a consumirlo de la manera más natural posible, es decir, manteniéndolo en agua tibia o a temperatura ambiente, evitando el uso del descongelado del microondas, puesto que si te pasas de tiempo podrías llegar a cocerlo y no estarías elaborando el carpaccio con el trozo de pescado en crudo como desearías.

Una vez descongelado, quítale la piel con mucho cuidado y corta el filete de balacao desalado en tiras lo más delgadas que puedas. Asegúrate de haberlo escurrido bien antes de hacerlo, ya que el bacalao suele retener mucha agua. Cuando tengas todas las tiras finitas y bien cortadas colócalas por encima del plato intentando que no se queden algunas encima de las otras, de manera que el resto de ingredientes lleguen bien a todas las partes del pescado.

Aplica unas gotas de aceite de oliva al plato para que el bacalao no se quede pegadoAplica unas gotas de aceite de oliva al plato para que el bacalao no se quede pegado

Con las aceitunas negras puedes preparar una olivada o bien cortarlas a rodajas y colocarlas por encima del bacalao. En el caso de que quieras preparar una olivada deberás cortar las aceitunas en trozos muy pequeños junto a varias tiras de anchoa, una y media aproximadamente, con un poco de sal, pimienta y aceite de oliva deberás machacar bien la mezcla, de manera que quede una pasta uniforme, la cual será la que esparcirás a pequeños montoncitos por encima del carpaccio de bacalao que tendrás ya preparado en el plato.

Si no quieres hacer olivada, podrás seguir decorando el carpaccio de bacalao, además de con las aceitunas negras que ya habrás puesto, con trocitos de anchoas, la sal, la pimienta y el aceite de oliva virgen extra, que tendrás que asegurarte de que llegue bien a todos los trocitos de bacalao, para que todos se puedan impregnar de su sabor y evitar el fuerte gusto a pescado, del mismo modo que deberás hacer con la olivada.

La mezcla de todos estos ingredientes hará que, un plato tan sencillo, esté repleto de sabor y pueda deleitar a casi todos los paladares. Para terminar de dar un toque más italiano a este plato de dicha procedencia, podemos aplicar una cucharadita de café de orégano, de manera uniforme por todo el plato, asegurándonos de no poder demasiada de esta especie, ya que tiene un sabor bastante fuerte.

Para evitar que el bacalao se quede pegado en el plato al refrigerarlo o durante la preparación de la receta es importante aplicar una gotita de aceite de oliva en el mismo y esparcirlo bien con un dedo, de manera que quede engrasado y el pescado no se quede pegado al mismo después. Recuerda que este es un plato fresco, por lo que si no vas a consumirlo al momento lo mejor es que lo tengas siempre refrigerado, al ser pescado crudo es también importante tener en cuenta que mientras antes lo comas tras su preparación, mejor.

Te puede interesar

Comentarios