Menú
Salsa de almendras
30 minutos | Baja

Salsa de almendras

La salsa de almendras es ideal para acompañar a muchas recetas, pero, ¿cómo se hace? ¡Descubre esta fácil receta!

Receta archivada en: Salsas, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta completa

Receta paso a paso

La salsa de almendras es una receta clásica que liga a la perfección con carne, pescado o en todo tipo de pastas. Su grado de dificultad a la hora de realizar es medio: su preparación es sencilla, no tardarás más de media hora en realizar toda la receta, pero requiere de muchos ingredientes por lo que debes estar organizada ya que se elaboran todos al momento. 
Para comenzar, preparamos una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva y es importante que tengamos cerca el vaso donde posteriormente vamos a batir los productos, para ir echando aquellos que ya vamos friendo. Primero, sofreímos la media cebolla hasta que se quede pochada para posteriormente, añadir los dos dientes de ajo y dorar también. Añadimos el colorante para que la mezcla adquiera el color amarillo que queremos. Cuando le quede poco para que se termine de hacer, vertimos el vino blanco hasta que se evapore. Cuando ambos estén bien pochados y el vino se haya evaporado ya,  lo sacamos todo y lo echamos en el vaso de la batidora. 
La salsa de almendras es una<strong> </strong>receta clásica que liga a la perfección con carneLa salsa de almendras es una receta clásica que liga a la perfección con carne
Seguidamente, freímos las rebanas de pan, por delante y por detrás, sin que se hago demasiado para que no se ponga demasiado duro ni se queme. Una vez esté el pan crujiente y bien frito, lo sacamos y lo echamos también en el vaso para batir posteriormente. Después, añadimos las almendras y hacemos el mismo proceso, lo freímos por delante y por detrás unos segundos, con cuidado de que se queden bien fritas pero no quemadas. Sacamos y echamos en el vaso para batir. 
Para finalizar, echamos el pimiento seco, preferiblemente troceado, lo freímos vuelta y vuelta y sacamos y dejamos en el vaso para batir. De esta manera, hemos finalizado el proceso de freir los ingredientes que forman la receta de la salsa de almendras. Aunque el último proceso es echar los 75 ml de leche, llevar a ebullición y verter la pastilla de caldo de carne o pescado, según para cuál de los dos vas a utilizar la salsa de almendras, pasados unos segundos de la ebullición, echamos las dos cucharadas soperas de tomate frito, removemos bien para que ligue con el resto de los ingredientes y dejamos reposar para después, verter en el vaso de la batidora. 
Es importante que a la hora de verter los ingredientes, echemos también la parte sobrante ?en el caso de que la hay- del aceite de la sartén ya que esté lleva el gusto de todos los ingredientes que hemos freído. Echamos también la sal y la pimienta. Comenzamos a batir. Depende de lo espesa que quieres que se te quede la salsa de almendras deberás echar más o menos agua o leche, para que vaya cogiendo la consistencia que deseas. Lo recomendable es que este tipo de salsa quede espesa, pero a su vez, permita que sea suave y sin tropezones. 
Una vez finalizado este proceso, ya tendremos lista la salsa de almendras para incorporar al plato que más nos guste. 

Consejos de preparación

La salsa de almendras es un tipo de salsa que nos permite muchas variables en su preparación. Para que la salsa sea más fácil de batir, las almendras por ejemplo, puedes cambiar por enteras a molidas, de esta manera la salsa quedará mucho más fina y suave y no encontrarás tropezones cuando la consumas. 

Su grado de dificultad a la hora de realizar es medioSu grado de dificultad a la hora de realizar es medio

Igual ocurre con el pan. Lo normal y que produce mayor sabor al plato es utilizar pan normal porque es más sencillo de freir y posteriormente de batir, pero podemos utilizar pan de pueblo que nos dará una consistencia diferente, especialmente por la molla que la forma o pan de molde si queremos hacer la salsa más ligera y menos densa. 

Por otro lado, la receta clásica sólo lleva pimienta negra molida de especias, pero si queremos darle un toque diferente a nuestro plato y potenciarlo con más sabor podemos añadirle cualquier especia que le vaya bien a los ingredientes que forman esta salsa. Por ejemplo, nuez moscada, comino molido o un toque de canela (muy poco, sino anula el resto de sabores). 

En cuanto al producto que podemos utilizar para bañar con la salsa de almendras, los más recomendados son las albóndigas en el caso de la carne o los filetes limpios de merluza en el caso del pescado. 

Resultado final: emplatado

El color amarillo de este plato viste mucho cualquier producto con que lo bañemos, pero si queremos darle un toque más sofisticado, podemos añadirle trozos de huevo duro y ponerlos en una esquina del plato y dos o tres almendras enteras fritas en la parte superior del mismo.

Otra opción, es incluirle algún detalle con otro color para que resalte aún más por el contraste que adquiere. Una buena opción puede ser unas ramitas de perejil ubicadas en la parte superior o bien, de albahaca, hierbabuena o menta.

Te puede interesar

Comentarios