Menú
Hígado encebollado
1 hora | Baja

Hígado encebollado

Aunque muchas personas no encuentren la casquería como una parte interesante de los animales, hay muchas recetas que pueden sorprender por su gran sabor, como el hígado.

Receta archivada en: Carnes, Verduras y hortalizas, Guisos, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta paso a paso

    1. Cortamos las cebollas en juliana y las ponemos en una cazuela con aceite para que se doren.

      Cortamos el hígado en trozos grandes o pequeños, al gusto, y los pasamos por harina.

      Cocinamos los trozos de hígado en una sartén a parte.

      Echamos el hígado cocinado en la cazuela con la cebolla.

      Le añadimos un vaso de vino blanco.

      Dejamos cocinar a fuego lento hasta que el vino reduzca, durante aproximadamente cinco minutos.

      Servimos en un plato el hígado encebollado y espolvoreamos un poco de perejil fresco troceado por encima.

  • Receta completa

    Es habitual que muchas personas no encuentren un gran atractivo culinario en la casquería, pero seguramente de todos los productos que se puede encontrar en esta sección de la carnicería, el hígado es el menos odiado.

    Es un alimento perfecto para todas las edades, un plato ideal para preparar dos o tres veces al mes y tener una comida muy completa y deliciosa, si se acompaña por ejemplo de patatas, e incluso la tapa ideal para una reunión y cena con amigos en casa.

    Es importante que el hígado no se quede crudo al cocinarloEs importante que el hígado no se quede crudo al cocinarlo

    El hígado de ternera encebollado es un plato que cambia mucho cuando está bien cocinado. Es importante prepararlo bien, prestar atención a que no quede crudo, pero tampoco pasarnos demasiado con el tiempo para que no pierda su jugosidad. Además, se puede guardar en la nevera para comer de un día para otro. Una vez presentado este delicioso plato, comenzamos a preparar el hígado encebollado. Vamos a necesitar una cazuela mediana y una sartén, ambas con un poco de aceite.

    En la cazuela más grande verteremos las dos cebollas cortadas en juliana para dorarlas. Es importante que controlemos la cantidad de cebolla, ya que si es demasiado poca perderá la gracia del "encebollado". Dos grandes sería el mínimo que debemos incorporar, aunque si somos unos amantes de la cebolla podemos ponerle más.

    Por otra parte, echamos en un plato harina para enharinar los filetes de hígado. Podemos cocinarlos en forma de filete o en daditos, ambas opciones son igualmente deliciosas, pero cambia dependiendo del uso que vayamos a darle. Para servirlo en forma de tapa, es aconsejable cortarlo en dados no muy pequeños, mientras que si se quiere servir en un plato con guarnición, el filete quedará mucho más elegante y nos dará una mejor presentación.

    El hígado se puede cocinar en filetes o en dadosEl hígado se puede cocinar en filetes o en dados

    Una vez enharinado el hígado, pasamos a tostarlo un poco en la sartén con aceite, y cuando lo tengamos listo, lo incorporamos a la cazuela en la que tenemos la cebolla dorándose. Echamos a la mezcla un vaso de vino blanco (también se puede usar tinto), sal y pimienta al gusto, y dejamos reducir el caldo durante aproximadamente 5 minutos. Una vez lo tengamos listo, únicamente quedará echarlo en un plato y si queremos darle un toque de color, esparcir un poco de perejil troceado sobre el hígado encebollado. ¡Que aproveche!

    Te puede interesar

    Comentarios