Menú
Fiambre de pollo o pavo
220 minutos | Baja

Fiambre de pollo o pavo

El fiambre es un ingrediente perfecto para preparar un sándwich o un bocadillo, pero muchas veces tiene menos carne de lo que pensamos. Con esta receta te asegurarás de que tu fiambre sea natural 100%.

Receta archivada en: Carnes, Sandwich, Vapor, Aperitivos

Ingredientes para Menos 3 Más personas

Receta paso a paso

  1. Corta la carne en pequeños trozos y tritúrala junto a unas cucharadas de ajo y cebolla en polvo, pimentón dulce, orégano y sal.
  2. Extiende un trozo grande de papel film o transparente en una superficie lisa y espolvorea por encima un poco de pimentón dulce.
  3. Cuando la carne esté perfectamente picada, ponla encima del papel film y dale forma alargada con las manos.
  4. Espolvorea un poco más de pimentón dulce y enrolla la carne en el papel film creando un rulo. Asegúrate de apretarlo mucho y no dejar aire dentro antes de cerrarlo por los extremos con un nudo prieto.
  5. Guarda el fiambre en la nevera durante 1-2 horas.
  6. Pon agua a calentar en una cazuela y baja a fuego medio-bajo cuando vaya a romper a hervir.
  7. Mete el rollo de carne en el agua y deja que se cueza durante 1 hora.
  8. Pasado ese tiempo, apaga el fuego y deja el fiambre dentro hasta que el agua se enfríe.
  9. Saca el rollo, sécalo y mételo en la nevera durante aproximadamente 9-12 horas.
  10. Quita el papel film y corta el fiambre en lonchas del grosor que más te guste.

Receta completa

Receta completa

Los fiambres y embutidos son ingredientes muy útiles, ya que con ellos podemos preparar rápidamente un bocadillo o un sándwich que nos salve una comida. Sin embargo, por mucho que se anuncien como naturales o libres de grasa, lo cierto es que la mayoría de ellos tan sólo contienen un porcentaje muy bajo de carne. Además, muchos de estos embutidos comprados en el supermercado contienen fécula, aditivos y niveles muy elevados de azúcar. Por eso, desde Bekia Cocina queremos enseñarte a preparar tu propio fiambre de pavo o pollo, asegurándote de que sea completamente natural y libre de ingredientes que puedan dañar nuestra salud. Podrás decidir si hacerlo de pavo o pollo, dependiendo de cuál te guste más, y añadir tu propio toque personal con diferentes especias como la albahaca, el romero o el curry.

El fiambre casero es una forma fácil y económica de cuidar tu alimentaciónEl fiambre casero es una forma fácil y económica de cuidar tu alimentación

Elaboración

La pechuga que utilices para hacer tu propio fiambre debe pesar aproximadamente 500 gramos, ya sea de pollo o de pavo. Por lo tanto, si la pechuga es pequeña quizá necesites 2 o 3. El primer paso será limpiar la carne y eliminar la grasa, después córtala en trozos medianos y ponla en una trituradora, en un procesador de alimentos o en la Thermomix. Añade una cucharada pequeña de ajo en polvo y otra de cebolla. Luego añade el resto de las especias adaptando la cantidad a tu gusto. Por último, echa dos cucharaditas de sal. Pica toda la mezcla hasta formar una masa. En caso de usar la Thermomix, ponla a velocidad 5 durante 15 segundos y luego sube a velocidad 7 durante otros 10 segundos. Si no tienes ninguna forma de picar la carne en casa no te preocupes, sólo tendrás que acordarte de pedirle al carnicero que te la pase dos veces por la picadora en el momento en el que la compres.

Cuando tengas todo perfectamente picado, extiende un trozo de papel transparente sobre una encimera o superficie lisa y espolvorea un poco de pimentón por encima. A continuación, pon la carne ya picada encima y con las manos dale forma alargada. Échale un poco más de pimentón por encima y enrolla la carne en el papel film, como si fuera un caramelo. El resultado será una especie de rulo que tendrás que asegurarte que quede perfectamente apretado y sin burbujas de aire en el interior. Por último, cierra los extremos con dos nudos apretados y guarda en la nevera durante un par de horas para que poco a poco el embutido vaya impregnándose con las especias.

Cuando haya pasado el tiempo indicado, pon una cazuela llena de agua a calentar a fuego medio. Justo cuando vaya a llegar al punto de ebullición, baja el fuego y mete el rollo de fiambre. Vigila que el agua no rompa a hervir en ningún momento. Lo mejor es que pongas una rejilla en la cazuela para que la carne no toque el fondo, pero si no tienes una no pasa nada. Deberás dejar el rulo de carne en el agua caliente durante aproximadamente 1 hora. Luego apaga el fuego y deja el fiambre dentro hasta que el agua se enfríe por completo. Por último saca la carne, sécala con un trapo de cocina y guárdala en la nevera durante mínimo 8 horas (lo ideal es que esté 12 horas dentro del frigorífico).

Prueba a hacer tu propio fiambre caseroPrueba a hacer tu propio fiambre casero

Después de haber pasado tanto tiempo en la nevera comprobarás que el fiambre ya está sólido. Ahora tan sólo tendrás que retirar el papel film y cortarlo en lonchas con un cuchillo bien afilado o con una máquina especial para cortar fiambre. Como has podido comprobar, hacer tu propio fiambre es de lo más sencillo y apenas te llevará tiempo hacerlo. De esta forma, podrás asegurarte de que el embutido que coméis en casa es totalmente hecho a base de carne y tu familia apenas notará la diferencia respecto al comprado en el supermercado. Y recuerda que el aliño puedes adaptarlo a tu gusto, ya que puedes echarle todas las especias que tu prefieras. Por ejemplo, puedes darle un sabor más exótico añadiéndole unas cucharadas de curry o un toque picante con un poco de pimienta molida.

Cuando lo tengas ya cortado en lonchas sólo tendrás que guardarlo en un tupper en la nevera y lo tendrás listo cada vez que necesites usarlo. Puedes comerlo de diferentes maneras, dependiendo del grosor que tengan las lonchas. Por ejemplo, las lonchas finas son perfectas para preparar un bocadillo o un sándwich mixto a la plancha. Pero si lo prefieres puedes cortar trozos más gruesos y comerlo sólo acompañado de un poco de arroz, verduras a la plancha o patatas. Y es que este embutido casero es una forma saludable y alternativa de comer carne, evitando así los ingredientes nocivos con los que se condimentan muchos de los embutidos que se pueden comprar en el supermercado.

Te puede interesar

Comentarios