Menú
Ensaladilla rusa
1 hora | Baja

Ensaladilla rusa

Las ensaladillas rusas son el plato estrella de muchos restaurantes, ahora también puede ser tu plato estrella.

Receta archivada en: Ensaladas, Rusa, Aperitivos

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta completa

Receta completa

La ensaladilla rusa es uno de los platos más socorridos de la cocina española. No sólo es que sea de lo más sencilla de elaborar, sino que además puede prepararse con un día de antelación, las sobras pueden durar varios días más si la conservamos en la nevera, y es un acierto casi seguro si se incorpora al menú, porque suele gustar a todo el mundo.

No es extraño que sea un clásico de las comidas entre amigos, aunque es cierto que se suele reservar para el verano. Se toma fría y refresca en los días de calor, pero es igualmente válida para consumir durante el otoño o el invierno. Así que no hay que privarse de disfrutarla con independencia de la temporada del año en que estamos.

La ensaladilla se toma fría y refresca en los días de calorLa ensaladilla se toma fría y refresca en los días de calor
La primera parte de la receta pasa por cocer las patatas en abundante agua con un puñado de sal, hasta que estén tiernas. Es algo que se ha de hacer con bastante antelación, para que enfríen antes de continuar con la receta. Una vez cocinadas se pelan y se cortan en trocitos muy pequeños, como si fueran para tortilla de patata. Al estar la patata cocida se deshace ligeramente y es precisamente esa la textura que se busca. También se cuecen los huevos y se reserva una de las yemas para decorar el plato.

Se dejan enfriar las patatas y se incorporan a un bol grande en que se mezclarán con el resto de ingredientes. Ahí se van añadiendo los huevos cocidos y las aceitunas también picados, el atún desmenuzado y los guisantes. A continuación se incorpora la mayonesa, en función del gusto de cada uno y se mezcla todo bien.

La ensaladilla rusa ya está lista y ahora sólo queda decorarla. Se sirve en el recipiente en que se llevará a la mesa y por encima de colocan los pimientos rojos y la yema del huevo que hemos reservado y que hay que rallar. Para que el plato esté en su punto lo más recomendable es guardarla en la nevera hasta que llegue la hora de servirla en la mesa.

Consejos:
Si no tienes tiempo para prepararla, pero sobre todo para esperar a que las patatas que has cocido se enfríen, puedes recurrir a patatas en conserva que se venden ya cocidas en los supermercados. Son muy socorridas para un caso como este, porque bastará picarlas y mezclar con el resto de ingredientes.

[img=La ensaladilla rusa es baastante calórica]https://img.bekia.es/cocina/0000/92/2.jpg[/img]
La ensaladilla rusa es uno de esos platos que se elaboran a ojo, no hay necesidad de ser escrupuloso con las cantidades, al igual que no pasa nada si falta alguno de ellos -las patatas no pueden faltar, son fundamentales. También se pueden incorporar otros a los propuestos, como el maíz cocido, zanahoria o remolacha rallada, incluso brotes de soja.

Si a alguno de los comensales no les gustan determinados alimentos que habitualmente se echan a la ensaladilla rusa no pasa nada, bastará no mezclarla antes de llevar a la mesa y hacerlo de un modo más divertido y creativo. Basta colocar todos los ingredientes en cuencos y que cada uno elabore su propio plato como si fuera un buffet libre.

Se considera a este plato como una bomba calórica, puesto que la mayonesa es básica en su elaboración. En realidad el resto de ingredientes están permitidos en cualquier dieta para bajar de peso, así que no tienes que renunciar a comerla si estás a régimen. Basta eliminar la mayonesa para tener una receta light. Otra opción sería optar por una mayonesa baja en calorías, aunque la más recomendable es la hecha en casa, o incluso una salsa de yogur.

Consejos de preparación

La ensaladilla rusa se conserva perfectamente durante dos o tres días desde que se ha hecho, siempre y cuando se guarde en la nevera. Eso la convierte en un plato especialmente pensado para elaborar el día antes para, si por ejemplo tienes invitados  a comer, no preocuparse de la cocina. Y por eso mismo son las sobras perfectas. Casi todas las personas que la preparan lo hacen pensando en que quede para el día siguiente.

Te puede interesar

Comentarios