Menú
Empanadillas árabes de guisantes
30 min | Baja

Empanadillas árabes de guisantes

Las empanadillas árabes de guisantes están deliciosas, no te pierdas esta receta que te encantará

Receta archivada en: Verduras y hortalizas, Cereales, Árabe, Platos principales

Ingredientes para Menos 4 Más personas

Receta completa

Esta receta es propia de una delicia árabe. Se nota, sobre todo, en el uso de las especias. En este caso, hemos incluido como principales la pimienta y el comino, que juntas dan un toque exótico. Aunque se pueden incluir otras, si sabemos usar las cantidades correctas y no nos pasamos.  

 
Esta receta es propia de una delicia árabeEsta receta es propia de una delicia árabe
Las empanadillas de guisantes son típicas en nuestro país para la hora del almuerzo, aunque si las hacemos al estilo árabe quedarán más exquisitas. En este caso, podemos escoger una masa de empanadilla fresca, aunque la original sería hecha con masa de fatay.  
 
Primero, cocemos bien los 100 gramos de guisantes verdes en una olla con agua y sal. Lo dejaremos a fuego lento durante 10 minutos, para que no se hagan del todo, pero que tampoco estén duros. Mientras tanto, podemos precalentar el horno a no más de 200 grados, para que así vayamos adelantando.  
 
Para hacer tiempo y tenerlo todo listo para cuando tengamos el ingrediente indispensable para nuestras empanadillas, podemos ir troceando y picando la cebolla y el ajo. El pimiento rojo, por otro lado, lo partiremos en cachos pequeños y un poco alargados, para que luego se note su textura en el relleno.  
 
Una vez tengamos los guisantes listos, los sacamos y los ponemos sobre una sartén, calentada previamente con un chorrito de aceite de oliva. Ahí también incluiremos la cebolla, los dos dientes de ajo y el pimiento rojo que hemos dejado listos. Espolvoreamos un poco de comino sobre los ingredientes y salpimentamos al gusto. No es bueno echar mucha pimienta negra, ya que es de sabor fuerte, al igual que el comino, porque mataría un poco el gusto de los guisantes. Con una pizca de todo bastará para darle el toque de sabor necesario.  
 
Cuando tengamos todo lo anterior bien salteado, procedemos a colocar el relleno sobre las obleas. La masa de las empanadillas las colocaremos sobre la bandeja del horno con papel especial para horno o un poco engrasadas con aceite, para que luego no se nos peguen las empanadillas. El relleno de guisantes lo dispondremos con forma triangular, de manera que luego no se nos desborde la masa al cerrar las obleas. Para que luego no se nos abran, podemos aplastar los bordes con los dedos o ayudarnos de un tenedor.  
 
Introducimos la bandeja con las empanadillas preparadas en el horno ya caliente y dejamos que se hagan durante unos 10 o 15 minutos. Todo depende de cuándo cojan un color más dorado, sin llegar a que se quemen. Cuando veamos que ya están listas, apagamos el horno y las dejamos reposar dentro con la puerta del electrodoméstico abierto.  
 
Este postre típico se puede tomar frío o templadoEste postre típico se puede tomar frío o templado
Este postre típico se puede tomar frío o templado. Lo mejor y lo más recomendable es esperar hasta que coja una temperatura más fresca, para que se asienten los ingredientes y notemos mejor la textura y sus sabores. También podemos añadir unas gotas de limón para servir las empanadillas. Lo mejor para la masa es la realizada en fatay, un pan parecido al de pita y que es especial para este tipo de recetas, aunque algo difícil de conseguir.  

Consejos de preparación

 Durante la preparación del relleno podemos añadir a la mezcla de especias un poco de cayena -ya sea con un par de gramos durante el salteado o en polvo- y cúrcuma. Eso dependerá de la intensidad que se quiera conseguir, ya que ambas especias son fuertes. Además, después de cocer los garbanzos podemos licuarlos un poco, pero dejando algunos tropezones, que son la gracia de las empanadillas.

Te puede interesar

Comentarios