Menú
Ravioli relleno de pesto
30 minutos | Baja

Ravioli relleno de pesto

La pasta es uno de los platos más consumidos, aunque se puede tomar de infinidad de maneras, cambiando sabores, formas o salsas.

Receta archivada en: Pastas, Verduras y hortalizas, Italiana, Platos principales

Ingredientes para Menos 2 Más personas

Receta completa

Un buen plato de pasta no disgusta a nadie, y menos aún si se trata de unos deliciosos raviolis rellenos de pesto. En Italia, al ravioli se le conoce como cualquier tipo de pasta que vaya rellena, ya sea de carne, de queso, de verdura o de alguna salsa, como es este caso. Los raviolis pueden tener diferentes formas ya que se elaboran de forma artesanal y pueden llegar a ser desde redondos hasta rectangulares.

Sin embargo, este tipo de pasta no es la única conocida que va rellena. También existen los tortelloni, que son iguales pero de un tamaño mayor; los panzerotti, que tienen forma de media luna; los agnolotti, con forma de empanadilla; los cappelletti, que recuerdan a un sombrero por la forma en la que están doblados, y los tortellini, los más conocidos, que tienen forma de anillo. Esta receta de raviolis rellenos de pesto es ideal como primer plato en un día cualquiera o bien para sorprender a unos amigos o a tu pareja. Puedes darle la forma que prefieras a la pasta, hasta corazones, pero lo que debes saber es que este plato es muy fácil de hacer y no te llevará demasiado tiempo.

Acompaña estos raviolis con un poco de quesoAcompaña estos raviolis con un poco de queso

Nutricionalmente se trata de un plato lleno de energía ideal para personas que se mueven mucho a lo largo del día, como deportistas, niños o adolescentes. Es calórica sobre todo por los hidratos de carbono presentes en la pasta, pero también por los piñones (los frutos secos con los que se elabora el pesto) y el aceite de oliva.

Elaboración

Para hacer la pasta de forma artesanal, coloca la harina en un cuenco grande, añade en el centro los dos huevos y mezcla todo bien hasta que consigas una masa uniforme. A continuación, ten preparado un hueco en la encimera que esté bien limpio y seco y vierte en él la masa.

Para amasar, presiona con la palma de tu mano y haz rodar la masa varias veces hasta que deje de estar pegajosa y quede elástica. Haz una bola con toda la masa, envuélvela en film transparente y deja que repose a temperatura ambiente durante 2 horas.

Transcurrido el tiempo señalado, comprueba si está lista. Para ello, forma una bola lisa, hunde en ella el dedo y comprueba que al cabo de unos segundos vuelve a su posición original. Una vez comprobado, corta la masa en 2 o 3 trozos (depende de la cantidad de huevos que hayas utilizado) y envuelve la masa que no vayas a utilizar en film transparente para evitar que se seque.

Espolvorea la encimera con harina y coloca sobre ella un trozo de la pasta cortada. Espolvorea más harina sobre esta masa y aplánala con la ayuda de un rodillo hasta que quede una masa muy fina y lisa. Con la ayuda de un molde, empieza a cortar los trozos de pasta que quieras cocinar, teniendo en cuenta que por cada ravioli se necesita una capa inferior de pasta y otra superior con la que se debe sellar el relleno.

La salsa pesto es una elaboración muy fácil de prepararLa salsa pesto es una elaboración muy fácil de preparar

Empieza a distribuir el pesto por cada uno de tus trozos de pasta. Para ello, utiliza una cuchara pequeña untada en un poco de agua. Una vez distribuido todo el relleno, coloca encima la otra capa de pasta que previamente habías cortado. Pega bien los bordes y sella bien tus raviolis para evitar que se abran durante la cocción. Para acabar, espolvorea con otro poco de harina y deja secar los raviolis durante una hora a temperatura ambiente.

Pasado este tiempo, es hora de cocinar tu pasta. Pon agua con un poco de sal en una cacerola y ponla a hervir. Cuando hierva, echa en ella la pasta y deja cocinar a fuego medio durante unos 5 minutos. Comprueba que está hecha probando un trozo del borde de la pasta dado que esto es lo que más tarda en cocinarse al llevar dos capas. Si este está tierno, saca los raviolis del agua y ponlos en agua fría.

Escurre la pasta y colócala en un plato. Añade un chorro de aceite de oliva virgen extra, albahaca seca, espolvorea un poco de queso en polvo y ¡listo! Distribuye la pasta en dos platos y a disfrutar de esta deliciosa receta.

Consejos de preparación

  • Si deseas cualquier tipo de relleno diferente, solo tienes que cambiarlo, así como la salsa. Existen muchas opciones para el relleno, siendo las más típicas la carne o el queso. En cuanto a la salsa, puedes añadir desde tomate frito hasta salsa de trufa, según cuales sean tus gustos.
  • No te olvides de sellar bien los raviolis a la hora juntar las dos capas de pasta con el relleno en el interior. Puedes ayudarte de un tenedor para presionar los bordes y que queden bien cerrados. Sin no se cierran bien, todo el relleno se saldrá cuando la pasta empiece a cocinarse.
Te puede interesar

Comentarios