Menú
Crumpets
90 minutos | Media

Crumpets

Estos pastelitos son muy parecidos a las tortitas, aunque con una forma más pequeña y gruesa. Tradicionales de la cocina inglesa, se suelen servir acompañados de un poco de mantequilla y miel.

Receta archivada en: Bollería, Masas y rebozados, Sartén, Británica, Postres

Ingredientes para Menos 8 Más personas

Receta paso a paso

  1. Pon los 250 gramos de harina de trigo en un recipiente amplio junto al ½ sobre de levadura en polvo. Mezcla para que ambos ingredientes se integren.
  2. Añade un poco de sal y una pizca de azúcar, así como los 150 mililitros de agua ligeramente templada. Remueve hasta tener una mezcla homogénea y sin grumos.
  3. Agrega a la masa los 200 mililitros de leche entera también ligeramente caliente y vuelve a mezclar hasta tener una masa ligada.
  4. Tapa el recipiente con un paño de cocina limpio y deja que la masa repose a temperatura ambiente durante 1 hora.
  5. Pon a calentar una sartén con un poco de mantequilla y, en el momento en el que ésta se haya derretido, vierte un cucharón de la masa de los crumpets en la sartén usando un molde con forma redonda.
  6. Cuando comiencen a salir burbujas en la superficie de la masa, dale la vuelta con el molde usando una espátula. Retira el molde cuando la masa se haya cuajado y no haya peligro de que se desparrame por la sartén.
  7. Tras unos minutos, cuando la masa se haya dorado de forma homogénea por ambos lados, retira el crumpet de la sartén.
  8. Sírvelos templados acompañados de mantequilla, miel, mermelada o un poco de compota de fruta.

Receta completa

El crumpet es una receta que tiene su origen en la cocina británica y que los escoceses suelen servir junto con el té. Se trata de una especie de tortita gruesa hecha a base de levadura, leche y agua que se prepara en la sartén. El pikelet, otro término con el que también se conoce al crumpet, es perfecto para servir durante el desayuno o bien durante una merienda con amigos o familia. Se puede acompañar de diferentes ingredientes, por ejemplo con un poco de miel y mantequilla o bien con fruta fresca o en forma de mermelada. Anímate a preparar estos deliciosos crumpets con esta sencilla receta que te presentamos a continuación.

Los crumpets tienen su origen en la cocina británica, ideales para el desayunoLos crumpets tienen su origen en la cocina británica, ideales para el desayuno

Elaboración

Para la masa de estos crumpets clásicos, lo primero que hay que hacer es poner los 250 gramos de harina de trigo en un recipiente amplio junto al medio sobre de levadura en polvo. Remueve con una cuchara de palo para que ambos ingredientes se integren y luego incorpora una pizca de sal, un poco de azúcar y los 150 mililitros de agua que deberá estar ligeramente tibia. Mezcla todo con una cuchara de palo hasta que los ingredientes se hayan ligado entre sí y tengas una mezcla homogénea y sin grumos. A continuación, calienta ligeramente los 200 mililitros de leche entera e incorpóralos a la masa, volviendo a remover después. El siguiente paso será cubrir el recipiente con un paño de cocina limpio y dejar reposar la masa a temperatura ambiente durante 1 hora. Una vez pasado ese tiempo será el momento de hacer los crumpets en la sartén. Para ello, lo mejor es que utilices unos moldes pequeños o aros de emplatar para que el crumpet resulte con una forma redonda, pequeña y gruesa.

Los crumpets son una merienda muy rica para cualquiera que quiera probarlosLos crumpets son una merienda muy rica para cualquiera que quiera probarlos

Echa un poco de mantequilla en una sartén y ponla a calentar y en el momento en el que se haya derretido, vierte un cucharón de helado en el molde ya puesto en la sartén. En el momento en el que empiecen a formarse burbujas en la superficie de la masa será el momento de darle la vuelta al crumpet. Para ello utiliza una espátula y dale también la vuelta al molde. En el momento en el que veas que la masa ya está perfectamente cuajada y que lo puedes quitar sin que la masa se desborde, retira el molde. Tras unos minutos más, cuando el crumpet ya se haya hecho de forma homogénea por ambos lados, retíralo de la sartén. Repite la operación hasta terminar con toda la masa. Luego los crumpets podrás servirlos calientes acompañados de un poco de mantequilla o de miel o bien con la mermelada que más te guste o algún tipo de compota. Los crumpets también se pueden tomar fríos y están igual de deliciosos, aunque nunca se deben guardar más de un día para evitar que se acaben poniendo malos.

Te puede interesar

Comentarios